Publicidad

Reduce el riesgo de sufrir un infarto y mejora la salud ocular: los beneficios de caminar media hora a diario

Salir a pasear, a pie y durante al menos media hora, ha demostrado mejorar la salud física y mental de muchas maneras.

Compartir esta noticia
Caminata
Hombre caminando al aire libre.
Foto: Freepik.

Pablo Gutman, EFE
Salir a caminar y disfrutar del aire libre es uno de los propósitos de salud más fáciles de cumplir y mantener a lo largo del tiempo. Según la American Heart Association (AHA), caminar cinco veces a la semana por al menos 30 minutos cada vez está bien para cuidar la salud del corazón.

Pero también está bien caminar cinco, diez o 15 minutos, tantas veces como sea posible en el día. De hecho, entre más veces uno se levante y se mueva, mejor, porque evita largos períodos de comportamiento sedentario.

Los beneficios de una caminata corta.

Los especialistas de Clínica Baviera (CB) recomiendan incluir el paseo en nuestra rutina cotidiana, no solo por sus efectos positivos en nuestra salud en general, sino también por sus efectos en la salud ocular, en la que se especializa este centro médico. Mantener el cuerpo en movimiento puede mejorar e incluso evitar complicaciones como las migrañas con aura visual (dolor de cabeza acompañado de destellos de luz, visión borrosa o puntos ciegos), según CB.

“Mientras pasea y mira objetos adaptando su vista a las diferentes distancias de forma natural, no fuerza tanto el enfoque. Este pequeño ejercicio ayuda a descansar los ojos y evita molestias como la sequedad ocular”, apuntan.

Añaden que las caminatas también abren una pausa en el uso continuado y a veces abusivo de pantallas, tanto en casa como en el trabajo, el cual puede generar algunas molestias visuales.

Por otra parte, tomar sol mientras paseamos, con la debida protección, ayuda a mantener niveles saludables de vitamina D, (la cual se produce ¿por acción de los rayos solares. Esto ayuda no solo a fortalecer el sistema inmunológico y a mejorar nuestro estado de ánimo, sino que, además, puede contribuir a la prevención de problemas como la retinopatía diabética o el síndrome del ojo seco.

Dejar de lado el sedentarismo y disfrutar de una actividad física de forma recurrente como son los paseos también ayuda a controlar problemas como la diabetes o equilibrar los niveles de colesterol en el organismo.

Según un estudio de la Universidad de Tennessee, las mujeres que acostumbran caminar a diario presentan con el tiempo menos grasa corporal que aquellas que no lo hacen, y tienen un menor riesgo de sufrir coágulos de sangre. Caminar es ideal para bajar de peso, porque genera un gasto energético si se hace regularmente, y al ser una actividad de bajo impacto no ejerce tensión en el cuerpo como correr, saltar o bailar.

Caminar también favorece la tonificación de los músculos de piernas, glúteos y abdominales, mejora la circulación de la sangre y previene las enfermedades cardiovasculares. Así lo corroboraron investigadores de las universidades de Colorado y Tennessee, al hallar que las personas que caminaron entre 1,5 y 3 kilómetros diarios tuvieron un descenso de su presión arterial de casi 11 puntos en 24 semanas. Y los que caminaron media hora al día bajaron el riesgo de sufrir un infarto en un 20 por ciento.

Caminar permite mejorar la capacidad respiratoria y la oxigenación, por lo que reduce el estrés. Y, como cualquier ejercicio aeróbico, reduce los niveles de cortisol, una hormona que se libera en respuesta al estrés.

Para disfrutar de esta práctica y sus beneficios, es importante hidratarse antes, durante y después del ejercicio físico, usar protector solar, llevar un calzado cómodo y evitar exponerse al sol en horarios inadecuados.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

fitnessejercicio físicodeporte

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad