BACK DEL EVENTO

Los Martín Fierro desde adentro

Los entretelones de la premiación que reunió a las máximas estrellas de la televisión argentina.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Martín Fierro.

El Hotel Hilton de Buenos Aires se convierte en el centro de atención del espectáculo argentino durante la noche de los Premios Martín Fierro. La alfombra roja por donde desfilan las figuras está protegida por una valla que la separa de la selva de periodistas que se configura del otro lado. Allí sobrevive el más fuerte: el pelotón de noteros acreditados defiende con uñas y dientes su espacio sobre la barrera para poder acaparar al famoso de turno el mayor tiempo posible. Los últimos en llegar se resignan a esperar a los invitados a la intemperie, donde son abrazados por un frío que apenas se soporta.

Los periodistas de chimentos presentes no disimulan su emoción por la gala. Se dejan deslumbrar por los atuendos de las famosas y critican sin piedad a aquellas que no son de su agrado. "Siempre tan simpática…", ironiza una periodista sobre Mariana Fabbiani, que pasa raudamente sin hacer declaraciones. El que no está muy a gusto es Pablo Layus. El cronista estrella de Intrusos lleva varias ediciones cubriendo el evento y confiesa que es uno a los que "más odia venir a trabajar". "Hay un ego tremendo y una idea muy grande de figurar", se queja.

La magnitud del acontecimiento no solamente se ve reflejada en la convocatoria de las máximas figuras del medio (esta edición reunió a Marcelo Tinelli, Susana Giménez y Mirtha Legrand), sino también queda en evidencia en las puertas del hotel, donde se amontona gente con el objetivo de ver pasar a algún famoso. No importa que la temperatura no llegue a dos dígitos cuando el deseo de poder gritarle un piropo de lejos a Pampita está por cumplirse. Iván de Pineda, conductor de la transmisión de la alfombra roja, le da el gusto al público cholulo y se acerca para sacarse un par de selfies con ellos.

La primera celebridad en pasar por la alfombra es Brian Buley, el actor enano nominado como Revelación por su trabajo en la serie El Marginal. Es su primera vez en la fiesta. "¡No sé con qué me voy a encontrar!", nos comenta. También destaca el trabajo de su compañero uruguayo Nicolás Furtado, que se lució junto a él en la ficción pero no fue tenido en cuenta para las nominaciones: "Él tendría que estar acá. Es una excelente persona y como actor es un genio". Finalmente vaticina que "vamos a ganar".

El pronóstico se cumple. Si bien su premio como Revelación queda en manos de Andrea Rincón por su papel en La Leona, El Marginal culmina la noche como gran ganador y se lleva el Martín Fierro de Oro. Pablo Culell, creador de la ficción, dialoga con Sábado Show minutos después de recibir el galardón. "Teníamos ganas de ganarlo", admite. El Marginal tomó fuerza a través de Netflix, y al respecto Culell analiza que ya "no importa por dónde se ve, sino el contenido". "Nosotros hacemos ficción para que se el público lo vea en la plataforma que sea, por todas partes y en el momento que quiera", concluye.

La Leona es la otra ficción premiada de la noche. Y cuando Nancy Duplaá sube a recibir la estatuilla de Mejor Actriz por su protagónico en esa novela, aporta el momento político de la noche. Arremete contra el gobierno al lamentar una Argentina "que cierra fábricas y deja obreros sin trabajo". Echarri retoma el concepto cuando sube al escenario.

"No podía no decirlo", explica la actriz a Sábado Show. "Más allá del compromiso político que tenemos, no podemos no estar conectados con la realidad argentina y nuestro cuento tenía que ver con eso". Su marido se suma y redobla la apuesta: "Me encantaría que Cristina (Fernández) gane las próximas elecciones".

Una hora después del fin la fiesta, apenas quedan rastros del evento. El lobby del hotel permanece vació y silencioso hasta que se abren las puertas del ascensor. "¿Al garaje por dónde se va?", se escucha en un timbre de voz inconfundible, y todas las miradas apuntan hacia ella. Susana Giménez camina hacia la recepción del hotel y demuestra que el despiste con el que se ganó un lugar en el corazón del público no es impostado. "Pensé que no quedaba nadie. ¡Por favor sin cámaras!", exclama. La diva se esconde en un living del lobby mientras se prepara el operativo para su retirada. Una niña le pide una foto y ella accede "pero rápido porque sino viene todo el mundo". Minutos después se escapa por una puerta que la dirige al garaje para evitar pasar por la puerta principal. Así se esfuma la última estrella de la noche.

<b>Sebastián Ortega y Pablo Culell, creadores de El Marginal. Es un orgullo que El Marginal funcione tanto a nivel mundial, pero también es bueno que lo destaquen en mi país", comenta Culell a Sábado Show tras recibir el Martín Fierro de Oro." style="display: inline;">
Sebastián Ortega y Pablo Culell, creadores de El Marginal. "Es un orgullo que El Marginal funcione tanto a nivel mundial, pero también es bueno que lo destaquen en mi país", comenta Culell a Sábado Show tras recibir el Martín Fierro de Oro.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)