VIDEO

Maduro, aislado, avanza con su resistida Constituyente

Trump cortaría compra de crudo, que dejaría a Venezuela casi sin divisas.

Nicolás Maduro se encierra en su propio régimen. Desoye el pronunciamiento de 7,6 millones de venezolanos en el plebiscito simbólico del domingo; también hace oídos sordos a los reclamos de una larga lista de países y organismos, se sigue distanciando de la región declarando personas "non gratas" a expresidentes, y hasta desafía a Donald Trump que amenaza con sanciones a Venezuela.

Para agregarle más leña a la hoguera en que se ha convertido Venezuela, Maduro reunió anoche al Consejo de Defensa, integrado por las cabezas de los poderes públicos, "para responder integralmente la amenaza imperial", según anunció en Twitter. Según imágenes transmitidas por la televisión oficial, Maduro estaba acompañado, entre otros, por el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, y los presidentes del Tribunal Supremo y del Poder Electoral, Maikel Moreno y Tibisay Lucena.

"Nada ni nadie podrá detenerla, la Constituyente va. Hoy el pueblo venezolano es libre y responderá unido ante la insolente amenaza planteada por un imperio xenófobo y racista", afirmó el canciller venezolano Samuel Moncada, en respuesta a Trump.

El presidente estadounidense aseguró que "tomará rápidas y fuertes medidas económicas" si Maduro persiste en la elección, el 30 de julio, de la Constituyente con la que pretende seguir en el poder. Según Trump, pese a que 7,6 millones de venezolanos votaron contra la Constituyente el domingo, son "ignorados por un mal líder que sueña con convertirse en un dictador".

Ayer un alto funcionario de la Casa Blanca dijo que el gobierno de Trump mantiene todas sus opciones abiertas para responder a Venezuela, cuando se le preguntó si se consideraba prohibir la importación de petróleo venezolano.

Además, la administración Trump evalúa imponer sanciones contra varios funcionarios venezolanos de alto rango, dijeron a Reuters fuentes en Washington. Entre los acusados estarían el diputado chavista Diosdado Cabello y el ministro Padrino López.

En los últimos años, varios miembros del gobierno de Venezuela han sido acusados por cargos que van desde tráfico de drogas hasta violaciones a los derechos humanos. El más reciente fue el vicepresidente Tareck El Aissami.

Las relaciones entre Estados Unidos y Venezuela han sido tirantes desde 1999, cuando el fallecido Hugo Chávez asumió como presidente. Si bien en el 2010 Venezuela retiró a su embajador en Washington, nunca rompió relaciones comerciales con Estados Unidos, que se mantiene como el principal mercado para el crudo venezolano.

Venezuela depende casi enteramente de sus exportaciones petroleras, de donde obtiene alrededor del 95% de sus ingresos en divisas. El país exporta unos 780.000 barriles por día (bpd) de crudo a Estados Unidos que, junto con India, son de los pocos clientes que le pagan en efectivo.

Las protestas callejeras contra Maduro siguieron ayer en Venezuela. Foto: EFE
Las protestas callejeras contra Maduro siguieron ayer en Venezuela. Foto: EFE

"Un embargo petrolero de Estados Unidos sobre Venezuela implicaría perder el 75% de las exportaciones (11.000 millones de dólares anuales) gracias a la Constituyente de Maduro", dijo el diputado y economista opositor Ángel Alvarado en Twitter.

Presión internacional.

El cerco internacional creció tras el plebiscito. La Unión Europea, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, España, Alemania, Canadá, Brasil, Argentina, México, Colombia, Perú y Panamá también pidieron a Maduro dejar de lado la Constituyente. Uruguay por ahora guarda silencio.

Maduro rechazó esos llamados y tildó de "insolente" a la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, quien no descartó sanciones.

Francia llamó este lunes al "diálogo sincero" para resolver la crisis, en tanto que un centenar de legisladores de Colombia y Chile denunciaron a Maduro ante la fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) en La Haya por violación de derechos humanos.

"La presión internacional por sí sola no va a lograr algo crucial, pero sí podría facilitar el desenlace de la crisis", pues la Constituyente tiene un costo "para los intereses económicos y políticos del gobierno", comentó a la AFP Mariano De Alba, experto en asuntos internacionales.

Según el analista, es posible que "las amenazas de la comunidad internacional convenzan al menos a ciertos grupos que sostienen al régimen de que lo más conveniente es buscar una salida negociada, pues ello sería mejor que perder abruptamente el control del país".

Venezuela declaró "non gratos" a los expresidentes Vicente Fox (México), Jorge Quiroga (Bolivia), Andrés Pastrana (Colombia), Laura Chinchilla y Miguel Ángel Rodríguez (Costa Rica), observadores del plebiscito y quienes abogaron por más presión internacional para detener la Constituyente. De regreso a su país, el expresidente Rodríguez declaró: "No se me ocurre mayor honor para un costarricense que ser persona non grata para una dictadura".

Por otra parte, el presidente de Bolivia, Evo Morales, el único que ha salido abiertamente a apoyar a Maduro, consideró como una "conspiración económica" la advertencia de sanciones de Trump.

Abren otro proceso en contra de la fiscal Ortega.

La Contraloría General de Venezuela inició un nuevo proceso contra la fiscal general, Luisa Ortega, por "su falta de cooperación" en la auditoría abierta el pasado 3 de julio por ese órgano estatal.

Esta nueva acción legal contra Ortega —que ha roto con el oficialismo— fue anunciada por el contralor general, Manuel Galindo, y se suma al proceso del Tribunal Supremo de Justicia contra la fiscal, a la que el chavismo busca cesar.

¿Logrará la "hora cero" detener la Constituyente?

La Escalada. Impulsada por la participación de 7,6 millones de personas en un plebiscito simbólicos convocado por la oposición el domingo, la llamada "hora cero" incluye un paro nacional mañana jueves y la sustitución desde el Parlamento, de mayoría opositora, de 33 magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, organismo acusado de servir al gobierno. Si bien consideran adecuadas esas acciones, dirigentes opositores y analistas políticos opinan que son "insuficientes" y tardías, pues la elección de los 545 asambleístas de la Constituyente convocada por Maduro sigue prevista para el 30 de julio. "Acato el anuncio (de paro general), pero el país espera mucho más. Se debe tener cuidado en interpretar bien la expresión popular", dijo Henrique Capriles, uno de los principales líderes de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), sin precisar cuáles eran sus expectativas.

El politólogo Édgard Gutiérrez señaló a la AFP que no se debió esperar hasta el jueves para realizar el paro y al viernes para cambiar a los jueces, cuya designación por parte del anterior Legislativo chavista es considerada ilegítima.

"Si tu objetivo es impedir la Constituyente y tienes 12 días, debes actuar con ese cronómetro. Eso implica una escalada, acciones diarias que vayan en esa dirección", dijo Gutiérrez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)