VIDEO

Macron en coche: ganó con el 66%

La UE reaccionó aliviada; en junio tendrá su primera prueba con las legislativas donde buscará mayorías parlamentaria. Le Pen anunció que el FN se renovará con vista a la elección legislativa de junio.

  •  
PARÍSAFP, EFE, REUTERS08 may 2017

Anoche lo primero que sonó en París fue Oda de la Alegría, himno oficial de la Unión Europea (UE) basado en la Novena Sinfonía de Beethoven, y no la Marsellesa, el mundialmente famoso himno nacional de Francia. Es que la confirmación de Emmanuel Macron como futuro presidente, imponiéndose en la segunda vuelta a la ultraderechista Marine Le Pen, fue un enorme alivio para los aliados europeos, golpeados por el Brexit y el avance de los partidos eurófobos, y temerosos por la llegada de Donald Trump al gobierno de Estados Unidos.

Macron, de 39 años, fue elegido presidente de Francia —el más joven de su historia, por delante de Luis Napoleón Bonaparte que tenía 40 años cuando fue elegido en 1848—, evitando así que cayera en manos de la extrema derecha. Con cerca del 66% de los votos, Macron reemplazará al socialista François Hollande, de quien fue ministro de Economía.

"Esta noche se abre una nueva página de nuestra larga historia. Quiero que sea la de la esperanza y la de la confianza recuperadas", declaró Macron a la AFP apenas confirmó su victoria.

"Todo el mundo decía que era imposible. ¡Porque no conocían Francia!", subrayó luego en la Explanada del Louvre, en su primer discurso como presidente electo.

Macron liderará una Francia muy dividida políticamente, con un desempleo endémico de 10% y amenazada por una ola de atentados terroristas.

Emmanuel Macron será el próximo presidente de Francia. Foto: Reuters

Un reflejo de esa división fueron las reacciones en la ultra derecha por el acto de anoche de Macron. Allí recordó que el Louvre "recorre nuestra historia, del Antiguo Régimen a la liberación de París" de la ocupación nazi, y dijo que "Europa y el mundo nos mira" porque "esperan que defendamos en todas partes el espíritu de la Ilustración (...) Esperan que seamos nosotros mismos".

Pero la elección de la obra de Beethoven no cayó bien en el FN de Le Pen, que de inmediato reprochó a Macron por no haber elegido a la Marsellesa para abrir su acto. "Primer acto de Macron: matar la Marsellesa e inscribir la Francia eterna, el Louvre, en la Europa federal y su himno. Resistamos", escribió en Twitter el vicepresidente del FN, Florian Philippot. Como en todos los mítines de Macron, el Marsellesa sí sonó, pero al final.

Y como si le contestara a Philippot, Macron dijo anoche: "Combatiré las divisiones que nos lastran", asegurando que había escuchado "la ira, ansiedad y dudas" de sus compatriotas.

Aunque Le Pen pierde por amplio margen, la derrota le dejó un consuelo: convenció al 34% del electorado con promesas en contra de la inmigración y el euro. No sólo eso, sino que se hizo un hueco entre los principales partidos franceses.

Reacciones.

El presidente saliente Hollande dijo que el resultado de las elecciones "confirma que una gran mayoría (...) quería unirse alrededor de los valores de la República y mostrar su compromiso con la Unión Europea".

Alemania fue la primera en congratularse de "una victoria para una Europa fuerte y unida", en palabras del portavoz de la canciller Angela Merkel.

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, se sumó a las felicitaciones por este voto a favor de un "futuro europeo". El euro acogió la victoria de Macron con una leve subida hasta los 1,1010 dólares en los primeros intercambios el lunes en Asia.

Al otro lado del Atlántico, Trump felicitó a Macron.

Los retos.

La apuesta política de Macron fue un éxito pero el siguiente paso, las legislativas del 11 y 18 de junio, son una incógnita. La derrota de gaullistas y socialistas en la primera vuelta y el paso de la extrema derecha a la segunda abre un interrogante: ¿será capaz Macron de conseguir una mayoría parlamentaria y evitar una cohabitación complicada pese a no disponer de maquinaria de partido?

Tiene cinco años por delante para dirigir un Estado con armas nucleares, miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU y motor, junto con Alemania, de la UE, cuya zona euro quiere dotar con un presupuesto, un parlamento y un ministro de Finanzas propio.

Macron promete reformar el mercado laboral, simplificar los sistemas tributario y de pensiones, además de reducir regulaciones que cree que obstaculizan a la innovación.

Su programa económico, creado en conjunto con Jean-Pisani Ferry, ex jefe del centro de estudios Bruegel, en Bruselas, rompe con la aproximación de "impacto y pavor" de su rival de centroderecha François Fillon, que incluía recortes radicales de empleos en el sector público y la extensión de la semana laboral reglamentaria.

En vez de eso, contempla un curso más matizado que, según sus asesores, es más apropiado para lidiar con las causas de los problemas económicos de Francia. Muchos economistas independientes están de acuerdo con eso. Macron no eliminará la controvertida semana laboral de 35 horas, como prometió hacer Fillon, pero planea abordarla permitiendo a las empresas que negocien acuerdos ad hoc con sus empleados sobre horas de trabajo y compensaciones.

Sobre las pensiones, no tiene planes de elevar la edad oficial de jubilación de 62 años. En vez de eso, quiere unificar los planes de pensiones de Francia al pasar a un sistema de puntuación al estilo sueco, en que los pagos se vinculen a contribuciones de los cotizantes durante su vida laboral.

Para el nuevo presidente francés hay mucho en juego. Si fracasa con una agenda que llama a los franceses a abrazar la globalización y a la Unión Europea, podría tener dificultades para vencer al Frente Nacional de Le Pen en cinco años más.

"Ansioso por trabajar con él", mensaje de Trump

"Felicitaciones a Emmanuel Macron por su gran victoria hoy como próximo presidente de Francia", tuiteó el presidente Donald Trump. "Estoy ansioso por trabajar con él". Pese a que no tomó posición en la carrera presidencial francesa, había dado a entender que el reciente atentado en París beneficiaría a la aspirante de extrema derecha Marine Le Pen. El expresidente Barack Obama, en tanto, expresó muy claramente su apoyo a Macron.

Ultraderecha se reagrupará en un nuevo partido

La ultraderechista Marine Le Pen aplaudió el resultado "histórico y masivo" de su partido, el Frente Nacional (FN), a la vez que anunció su "transformación profunda". Le Pen deseó "éxito" a Emmanuel Macron ante los "enormes desafíos de Francia" y dijo además que estará "al frente del combate" de las elecciones legislativas de junio.

La líder de la extrema derecha francesa tiene previsto "proponer una transformación profunda" del Frente Nacional, con el "fin de constituir una nueva fuerza política que muchos franceses reclaman", dijo ante sus militantes reunidos al este de París una vez oficializada la derrota de ayer.

Al mismo tiempo, el número dos del FN, Florian Philippot, indicó que el partido de Le Pen "se transformará en una nueva fuerza política, que, por definición, no tendrá el mismo nombre".

Pese a que su resultado estuvo por debajo de las expectativas, que la situaban en torno al 40 %, Le Pen obtuvo unos 11 millones de votos, el mayor número de votos conseguido por una candidatura de extrema derecha en Francia.

Eso le permitió decir, en el discurso en el que reconoció su derrota, que el resultado logrado fue "histórico y masivo". "Ahora somos la primera fuerza de oposición a Macron, cuya política va a ser muy dura, porque se ha optado por la continuidad", señaló Le Pen.

La próxima cita electoral de Francia serán las legislativas del 11 y 18 de junio y el FN aspira a superar con creces los dos diputados que tiene actualmente. (AFP, EFE)

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.