ESTÁ GUARDADA EN UNA CAJA DE MADERA

Proponen a Defensa venta del águila del Graf Spee

Ministerio entiende que, a diferencia del pasado, esto podría ser posible.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Intacta: la pieza de 300 kilos fue rescatada en Punta Yeguas.

El diputado nacionalista Jorge Gandini le planteó al ministro de Defensa Nacional, Jorge Menéndez, que el Estado venda el águila del Graf Spee para obtener recursos para la cartera. En el pasado, se recibieron ofertas por la pieza que iban de los US$ 8 millones a los US$ 52 millones. El ministro dejó entrever que ahora están dadas las condiciones para que esto pueda ocurrir.

“He escuchado con atención la situación que el Ministerio exhibe en materia de recursos, la prudencia con que se maneja, la necesidad que existe en algunos rubros, particularmente en la Armada, y el control de toda esta gran área marítima que tenemos ahora, y eso me lleva a volver a preguntar sobre un tema que ya planteé varias veces. Se necesita dinero, algunos millones de dólares para estas plataformas, pero en un cajón está guardada el águila del Graf Spee que se rescató del mar”, destacó Gandini ante la Comisión de Presupuesto integrada con Hacienda de Diputados, a la que Menéndez concurrió a informar sobre la Rendición de Cuentas de la cartera.

“Del producido de la venta de esa águila, a través de un remate, el Estado obtendría el 50% del ingreso bruto que se pudiera obtener. Los particulares, por contrato firmado, tendrían el otro 50%, pero deberían hacerse cargo de una cantidad de gastos que ya tuvieron y que tendrán”, agregó el legislador nacional.

El mascarón de popa del Graf Spee se encuentra desde hace años guardado dentro de una caja de madera en un depósito del Fusna (Fusileros Navales) y ha sido objeto de una larga controversia por un reclamo de la parte privada (que tiene derechos por el rescate) y los planteos del gobierno alemán para que no sea vendido o exhibido.

La comunidad israelita no ha presentado reparos u objeciones con respecto al destino de esta pieza histórica, similar a otras que se exhiben en importantes museos del mundo.

Gandini recordó que “podría ponerse, para que no se malinterprete su destino, que solo podrá ser adquirida por museos con reconocida trayectoria, para que no termine en un destino no querido” y que “material de este tipo hay en varios museos del mundo, particularmente de la guerra y de Europa, y no generan ningún tipo de inconveniente porque el Holocausto es un hecho histórico y en ese contexto se acumulan elementos diversos”.

El ministro.

Menéndez recordó que la Justicia, en tercera instancia, determinó que el Estado uruguayo es el propietario de la totalidad del rescate. De todos modos, el permisario tiene el derecho sobre el 50% del producido de una venta.

“Hemos tenido intención proactiva con respecto a este tema. Han existido disímiles valoraciones de tasación inclusive, cuando recién se hizo el retiro: algunas muy bajas y otras muy importantes. No puedo decir cuánto vale o no vale este rescate. Además, debo decir que también hemos tenido una serie de aproximaciones de distintos actores; hay un espectro variopinto: embajadas, intendentes interesados en contar con ese objeto para exhibirlo en un museo”, indicó el ministro.

“Se me ocurre que se podría generar una instancia a nivel político (...). Hoy estamos en un contexto de relacionamiento internacional, con leyes, con tratados de los cuales dependemos y que los distintos países tratan de reivindicar, lo que podría generar algún tipo de certeza estatal como para poder realizarlo. La idea que me ha dado el diputado Gandini me genera un revulsivo como para poder pensar con esta idea que estoy trasladando”, agregó Menéndez.

Hace dos años.

En 2015, entonces como subsecretario de Defensa, Menéndez, reveló a la Comisión de Hacienda que el gobierno estaba “en conversaciones” con la embajada alemana, “desde donde se nos ha hecho determinado tipo de planteos en cuanto a situaciones que no van en la misma línea de lo que consideran el Ministerio ni nuestras asesorías. Pensamos que es un proceso que nos va a llevar un tiempito más”.

Una pieza que no se pudo vender ni exhibir

Entrevistado por El País en 2012, el buzo Héctor Bado, quien rescató el águila y otros elementos del Graf Spee, dijo que hubo “sugerencias” del gobierno alemán para que el águila no se exhibiera ni se sacara del país. Piezas similares se exhiben en otros museos del mundo, como en el Imperial War Museum de Londres.

“El gobierno alemán no tiene ningún derecho legal, aunque pueda hacer una reclamación diplomática. El Graf Spee pertenecía al Tercer Reich alemán y al poco tiempo de hundirse fue vendido al ciudadano uruguayo Julio Vega Helguera, que era personero de la Embajada Británica. Pero además, en el año 1975 sale la ley 14. 343 sobre cascos hundidos, en la que dice que todos los barcos (si no había una reclamación en un período de seis meses) pasaban a ser propiedad del Uruguay”, explicó Bado.

“En 1986, una empresa argentina pide para efectuar el rescate del Graf Spee. Y lo que hace el gobierno es dirigir notas a las dos Alemanias para ver qué opinaban, y las dos contestaron lo mismo: que no son continuistas de lo que fue el Tercer Reich alemán y que no tenían ninguna objeción para que se rescatara el barco. La empresa no hizo nada y en el mismo año el entonces presidente de la Comisión de Patrimonio, Mariano Arana, dice que el Graf Spee no tenía valor patrimonial para el Estado uruguayo. Una vez que empezamos a sacar cosas, ahí sí tuvo valor patrimonial... Suena a tomadura de pelo”, agregó el rescatista.

Consultado sobre cuál era el valor monetario de la pieza en 2012, el recordado explorador submarino dijo que había recibido una oferta de US$ 52 millones.

En el Parlamento.

Jorge Gandini | diputado del Partido Nacional

“Quedó definido a nivel internacional, a lo largo del tiempo, que Uruguay tiene derechos, y no otros países que en su momento reclamaron derechos sobre esa pieza. Es un bien que salió del mar, la Armada debería ser destinataria de esos recursos”.

Jorge Menéndez | ministro de Defensa Nacional

“Hoy estamos en un contexto de relacionamiento internacional, con leyes, con tratados de los cuales dependemos y que los distintos países tratan de reivindicar, lo que podría generar algún tipo de certeza estatal como para poder realizarlo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)