polémica

Políticos eligen la salud privada

Demagógicas", "descabelladas", "absurdas". Así calificaron algunos diputados las propuestas de los sindicatos de la salud y de la educación de impulsar un plebiscito para que todos los legisladores se atiendan en el sector público e igualen sus sueldos al de los docentes.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: L.Carreño.

La batalla presupuestal está instalada y como es habitual en estas instancias, docentes y funcionarios de la salud pública juegan todas sus cartas para convencer de que deben ganar más. Para conseguir sus objetivos, los sindicatos eligieron compararse con los senadores y diputados. Mientras un legislador gana $ 160.050 nominales, un docente que recién empieza tiene un sueldo de $ 21.000 por 20 horas semanales y los enfermeros $ 15.000 por 36 horas a la semana.

Si de cobertura sanitaria se habla, el 86% de los legisladores se atiende en mutualistas o tiene seguro médico privado, y solo el 14% restante es usuario de salud pública, de acuerdo a un relevamiento que realizó El País en base a un cuestionario a los senadores y diputados electos en 2014.

Esta vez, y a juzgar por las críticas recibidas, estos planteos de los sindicatos caerán en saco roto. El diputado frenteamplista José Carlos Mahía (Asamblea Uruguay) dijo a El País que no tendría ningún problema de atenderse en ASSE, aunque le parece "absurdo" obligar —como pretende la Federación de Funcionarios de la Salud Pública (FFSP)— a ser usuario de salud pública.


Si no puede ver la gráfica haga click aquí

"La verdad no tendría problema de atenderme en salud pública, no lo voy a hacer porque no tengo ganas. A mis hijos los envío a la educación pública. Pero me gustaría saber si todos los que son dirigentes (sindicales) hacen lo mismo", señaló Mahía, que además es docente.

Una posición parecida fue expresada por el diputado frenteamplista Daniel Caggiani (MPP), afiliado "de toda la vida" del Casmu. "Me parece que elegir a un prestador de salud es una resolución personal. Soy de la idea que tenemos que ir a un sistema donde toda la atención sea pública; pero hoy el sistema da la libertad a los usuarios para que elijan", precisó.

El también diputado frenteamplista Felipe Carballo (lista 711) prefirió no adelantar su posición al respecto y se mostró abierto a analizar el planteo de los funcionarios de la salud pública. De todos modos, dijo que está afiliado al sector mutual y que "nunca" se le pasó por la cabeza atenderse en ASSE.

Una reacción diferente le generó el planteo de la Asociación de Docentes de Educación Secundaria (ADES) de Montevideo, sindicato que ya inició la recolección de firmas para plebiscitar que los senadores y diputados ganen lo mismo que los profesores grado uno de Secundaria.

"Eso es un disparate, porque creo que lo que hay que hacer es igualar para arriba y obviamente lo importante es seguir pensando y desarrollando aumentos de sueldos para los funcionarios, como lo vienen haciendo los gobiernos del Frente Amplio", indicó Carballo. De todos modos, señaló que los trabajadores tienen derecho a plantear sus reivindicaciones.

En filas del Partido Nacional también fustigaron a los sindicatos. El diputado herrerista Jaime Trobo dijo que el planteo para obligar a los legisladores a afiliarse a ASSE "va en contra de la libertad garantizada en la Constitución".

"La Federación de Funcionarios de Salud Pública, que está notoriamente identificada con el Frente Amplio, debería exigir a los miembros del gobierno y a todo el gabinete del MSP a atenderse en salud pública, cosa que no ocurre", remarcó Trobo. Al momento, la presidenta de ASSE, Susana Muniz, integrante del Partido Comunista, es la única jerarca de gobierno que declaró ser usuaria de la salud pública.

Trobo señaló que él, al igual que casi toda su familia, se atiende en la Asociación Española desde hace años. "Bajo ningún concepto me cambiaría, porque quiero tener libertad de opción", afirmó.

Sobre la propuesta salarial, Trobo dijo que plantear las cosas en base a lo que gana un legislador "no conduce absolutamente a nada" y aseguró que lo importante "es llevar los salarios docentes a niveles adecuados". "Así como está planteada es una medida con propósito demagógico", concluyó.

El también diputado blanco Pablo Abdala (Alianza Nacional) consideró que "no tiene sentido" la propuesta de obligar a legisladores a atenderse en ASSE. "Ya en los tiempos de DISSE cualquier asalariado tenía acceso al mutualismo", argumentó. A su vez se mostró contrario a igualar salarios de legisladores con los de los docentes. "No solo se igualaría para abajo, sino que la política se convertiría en una actividad para ricos", aseguró.

El diputado colorado Ope Pasquet resumió su posición contraria a la obligatoriedad de atenderse en ASSE en una sola palabra: "descabellado". "Por lo pronto, es violatorio del principio de igualdad que consagra la Constitución de la República, en este país cualquier persona es libre de atenderse en donde le parezca", explicó.

Pasquet contó que desde hace 40 años es afiliado de la Asociación Española y no tiene pensado cambiarse al sector pública. "Cuando era menor de edad mis padres me afiliaron a una mutualista que se llamaba Cooperativa de Asistencia Médica, que luego dejó de existir y fue absorbida por la Española y desde esa fecha estoy afiliado ahí y nunca se me ocurrió cambiarme", comentó.

El diputado del Partido Independiente Iván Posada, dijo que "como cualquier uruguayo" que tiene la opción de elegir opta por la salud privada "porque es la atención de primer nivel". La propuesta de la Federación de Funcionarios de la Salud Pública, "es demagógica, de las tantas que habitualmente se hacen, en las instancias presupuestales", dijo Posada.

Proponen "voluntariado" legislativo.


La lista 711 que lidera el vicepresidente Raúl Sendic presentó una propuesta para que los legisladores tengan una función más proactiva, mejoren su imagen y trabajen como voluntarios. El planteo que se encuentra a estudio del Frente Amplio fue presentada a la bancada por el diputado Felipe Carballo.

El documento, al que accedió El País, parte de la base que en la población hay un desconocimiento acerca de las funciones y responsabilidades que tiene un diputado y "solo se prioriza lo que gana en comparación a un maestro o un jubilado". Con estas acciones, se buscará mostrar un lado "más humano" de la imagen del diputado "que a veces alejada de la realidad encierra un concepto más distinguido y metido dentro del Palacio".

En este marco, el grupo de Sendic plantea una nueva dinámica de trabajo que pasa por "salir más a la calle" y conocer de primera mano las necesidades de la gente. Para lograrlo plantean la realización de recorridas por los municipios.

Otra línea de trabajo pasa por impulsar el voluntario de los legisladores. El documento remarca que el trabajo voluntario "es una elección personal" y "se trata de trabajo gratuito, sin retribución o recompensa". "Buscamos un cambio de actitud, que impacte y sirva de ejemplo para otros", señala la Lista 711.

Como ejemplo de trabajo voluntario plantea la posibilidad de que los legisladores participen de actividades como deberes vigilados, o dicten clases de historia, matemáticas u otros oficios en los que tengan formación técnica.

SALUD PÚBLICA.


Cabrera cada vez más lejos de llegar a ASSE.


La Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP) está en pie de guerra. Reclaman sueldos mínimos nominales de 30.000 pesos, el doble de lo que perciben ahora. El gobierno ofrece, en tanto, aumentos selectivos para los trabajadores que menos ganan. La propuesta se la hicieron a los dirigentes del gremio el pasado martes en la Dirección Nacional del Trabajo (Dinatra). La respuesta fue una resolución que incluye más paros, piquetes, ocupación de ministerios y una posible huelga.

La resolución de la FFSP está firmada por su presidente, Pablo Cabrera, el mismo al que los trabajadores eligieron para ocupar un sillón en la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE). El Poder Ejecutivo pidió que le envíen tres nombres para elegir uno, pero los trabajadores propusieron solo el de Cabrera.

De esta manera, la designación del sucesor del procesado Alfredo Silva en ASSE está estancada. Fuentes del Ejecutivo sostuvieron a El País que ASSE pidió que no se designara a Cabrera para el cargo, luego de que la semana pasada decenas de sindicalistas irrumpieron en el edificio de la ex sede del Poder Ejecutivo donde está el despacho de la presidenta de la Administración, Susana Muñiz. Desde ASSE, en tanto, advierten que el sindicato no interceda en la decisión que se tome.

Lo cierto es que la designación del representante de los trabajadores está demorada y con ella la toma de ciertas decisiones que debe llevar a cabo el directorio con todos sus miembros.

Cabrera sostuvo que está dispuesto a tomar licencia como gremialista durante su actuación en el directorio de ASSE, a diferencia de lo que hizo Silva que se mantuvo de los dos lados del mostrador. Sin embargo, esto parece no darle confianza a un Ejecutivo que demora una decisión urgente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)