FOTOGALERÍA

El sueño de una playa sin olas a minutos de Punta

Desde el 23 de diciembre pasaron 8.000 turistas por la laguna artificial.

Playa artificial de Solanas. Foto: Ricardo Figueredo
Foto: Ricardo Figueredo
Foto: Ricardo Figueredo
Foto: Ricardo Figueredo
Foto: Ricardo Figueredo
Foto: Ricardo Figueredo
Foto: Ricardo Figueredo
Foto: Ricardo Figueredo
Foto: Ricardo Figueredo
Foto: Ricardo Figueredo
Foto: Ricardo Figueredo
Foto: Ricardo Figueredo
Foto: Ricardo Figueredo
  •  
CAMILA BELTRÁN03 ene 2017

No es necesario viajar 6.000 kilómetros para disfrutar de las playas del Caribe. En Solanas, a poco más de una hora de la capital y a 20 minutos de Punta del Este, un nuevo emprendimiento permite a los uruguayos y a los turistas que llegan al país transportarse por un rato y vivir unas vacaciones similares a las de las islas caribeñas.

Agua cristalina, arena blanca, palmeras, sombrillas, reposeras a disposición sin costo, además de sillones, mesas en la arena y dos paradores con un servicio que alcanza los platos y bebidas hasta el lugar en donde se encuentra el cliente son las características principales del Solanas Crystal Lagoon, una laguna artificial de más de 5 hectáreas que fue inaugurada hace menos de un mes, dentro del complejo hotelero Solanas Vacation Club.

La playa artificial.

La imagen que se observaba ayer en la laguna era la misma que se puede ver en las playas de cualquier balneario del país.

Algunos niños corrían por la arena, otros estaban concentrados haciendo castillos con baldes, palas y rastrillos y unos cuantos llegaban a la laguna con las tablas de barrenar debajo del brazo.

En tanto, muchos adultos aprovechaban el tiempo para leer bajo la sombrilla, algunos nadaban a lo largo de la laguna y la gran mayoría aprovechaba el cielo despejado y el sol.

"Es igual que estar en la playa pero con la diferencia que no hay corrientes ni olas peligrosas. Acá puedo dejar a mi hijo en el agua y estoy tranquila", indicó una madre argentina sentada en una reposera, debajo de una sombrilla.

Varios turistas que habían llegado a Solanas a disfrutar de unas semanas de vacaciones junto a sus hijos pequeños coincidieron en que uno de los aspectos más destacables del lugar era la seguridad.

Los bañistas estaban custodiados por 8 guardavidas ubicados en las características sillas altas, observando atentos todo lo que pasaba, tanto a su alrededor como dentro de la laguna.

Además de la seguridad, otro de los aspectos que resaltaron los veranentes del lugar son las variadas actividades que se ofrecen en la laguna.

"No solo te da la posibilidad de tener una playa a pocos metros de tu alojamiento, sino que le ofrece a los chicos una diversidad de juegos y actividades para que hagan y se mantengan entretenidos", comentó otra mujer con un bebé en sus brazos.

Mientras tanto, su marido y otros cuatro hijos habían ido a inscribirse para andar en kayak por las aguas de azul turquesa.

Hoy en día el servicio es únicamente para los huéspedes que se están alojando en Solanas, pero de acuerdo al gerente general del complejo, Alejandro D´Elía, "para la próxima temporada estará abierta al público. Todavía no sabemos si vamos a cobrar entrada o no".

Actividades.

Actualmente la laguna cuenta con 800 reposeras y 400 sombrillas, y estiman que la capacidad máxima, tanto de la playa como de la laguna, es de 1.500 personas.

"De esa forma se logra que todos estén cómodos y todos puedan disfrutar de las actividades en el agua así como también tener lugar suficiente —si se quiere— para tirar una toalla y acostarse en la arena", indicó D´Elia.

Desde la inauguración —el pasado 23 de diciembre— han pasado por la laguna cerca de 8.000 personas y el "pico" llegó a ser de 900 personas en un solo día.

"El 85 por ciento de nuestro público es argentino y tenemos un 20 por ciento más de reservas que el año pasado", puntualizó el gerente general.

Entre algunas de las actividades que se pueden realizar en la laguna figuran el kayak individual y doble; el stand up paddle (remar parado en una tabla); los pedalines para 4 personas con tobogán incluido; una pelota gigante donde la persona se introduce y puede navegar; juegos inflables; y una zona de deportes que permite practicar fútbol playa, fútbol tenis y voley.

Asimismo, de acuerdo a D´Elía, habrán clases de buceo, y regatas a vela para niños.

"Todas son actividades náuticas pero sin motor, no solo por un tema ecológico sino también porque ensuciarían el agua, que luego es muy difícil de limpiar", indicó el gerente.

Un paisaje que costó 14 millones de dólares

El proyecto del Solanas Crystal Beach—que comenzó en el año 2013— requirió una inversión de 14 millones de dólares. De acuerdo al gerente general del Solanas Vacation Club, Alejandro D´Elia, lo más costoso es el mantenimiento del agua.

"La mayor parte de la inversión está bajo tierra porque mantener el agua limpia de la laguna artificial requiere mucha tecnología, sobre todo el tema del filtrado", explicó.

Para ello utilizan una innovadora tecnología que trabaja con 100 veces menos productos que las piscinas convencionales y consume sólo 2% de la energía que demandan los sistemas tradicionales de filtración.

El lugar permanecerá abierto durante casi todo el año, excepto los meses de invierno. "La idea es que luego del verano se use para deportes náuticos", indicó D´Elia. El proyecto es único en el país y fue desarrollado por una empresa chilena que ya ha realizado obras similares en más de 15 países.

Márama, el Chino y el Tony en la laguna azul

La laguna artificial ha comenzado a ser elegida por marcas locales para realizar campañas publicitarias, así como también por diversas personalidades de la música, el fútbol y la televisión, que filman spots o vacacionan. Ayer a las 18:00 horas, en las canchas de Solanas Vacation Club, se llevó a cabo un partido de fútbol que enfrentó a varias figuras. Según contó el personal del lugar, "fue un partido entre amigos".

Entre ellos estuvieron Antonio "Tony" Pacheco, Álvaro "Chino" Recoba, Diego Lugano, Christian Basseda, Damián Macalusso y Matías Biscay.

Horas antes, el periodista Federico Buysán, junto a su esposa, la también comunicadora Catalina Ferrand, y sus dos hijas, estuvieron disfrutando la playa artificial.

Fue también el lugar elegido por la banda uruguaya Márama para hacer el videoclip de su canción "Pasarla bien", que ya tiene 6 millones de reproducciones.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.