CUMBRE NACIONALISTA

Lacalle Pou y Larrañaga bajan tensión de la interna

Aunque mantienen diferencias, procuran dejarlas atrás.

Los principales dirigentes nacionalistas se reunieron ayer en el Palacio Legislativo. Foto: D. Borrelli
Los principales dirigentes nacionalistas se reunieron ayer en el Palacio Legislativo. Foto: D. Borrelli

Los senadores Luis Lacalle Pou y Jorge Larrañaga se reunieron a solas ayer en procura de limar las asperezas surgidas en los últimos días a raíz de episodios políticos producidos en torno a las intendencias blancas en los departamentos de Soriano y San José, los que habían calentado la interna nacionalista.

Aunque ambos líderes mantuvieron reserva acerca del contenido de la reunión, fuentes nacionalistas aseguraron a El País que acordaron bajar los decibeles del diferendo y trabajar para el "fortalecimiento del Partido Nacional".

El jueves Larrañaga llamó a Lacalle Pou y acordaron reunirse el fin de semana. El encuentro se produjo ayer en un desierto Palacio Legislativo.

A lo largo de dos horas en el despacho de Larrañaga los senadores repasaron los últimos episodios que crearon fricciones entre los sectores Todos y Alianza Nacional.

Los informantes reconocieron que si bien "existieron matices entre los dos dirigentes", estos coincidieron en que "la buena relación que han cultivado es más importante que las diferencias y en que ellos tienen la responsabilidad de conducir al Partido Nacional hacia el gobierno".

También concordaron en la necesidad de crear "ámbitos de síntesis" entre sus sectores para mantener la unidad partidaria.

Diferencias.

El primer episodio de fricción entre ambos líderes surgió a principios de este mes a raíz de la situación del intendente de Soriano, el aliancista Agustín Bascou, al que los ediles del Frente Amplio denunciaran por supuestamente haberse beneficiado vendiendo combustible a vehículos de la Intendencia desde estaciones de servicio que eran de su propiedad en los años 2015 y 2016. Esto hizo que Lacalle Pou afirmara el sábado 30 de septiembre que de estar en el lugar de Bascou él hubiera renunciado a la Intendencia.

Esa declaración enfureció a los integrantes de Alianza Nacional quienes en una declaración oficial calificaron de "inoportunos" esos dichos y aseguraron que los mismos "afectan la unidad partidaria y su institucionalidad".

Cuando las aguas todavía no se habían aquietado, la semana pasada el intendente de San José, José Luis Falero, del sector Todos, echó de su gabinete a tres directores aliancistas. El motivo fue que los seis ediles aliancistas no votaron en septiembre en la Junta Departamental la aprobación de un crédito solicitado por la Intendencia al Banco República por $ 64 millones para obras.

Ahora Larrañaga y Lacalle Pou quieren dejar las diferencias atrás y "pensar en el futuro", aseguran los blancos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)