Buscan barcos para defender plataforma marítima

Un guardián para el nuevo mar

Presentaron al buque francés L’Adroit, el patrullero que tiene un gran despliegue técnico.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Buque francés L´Adroit . Foto: Marcelo Bonjour

El jueves pasado el buque patrullero francés L’Adroit zarpó desde el puerto de Montevideo hacia Buenos Aires, desde allí cruzará el Atlántico para llegar a Ciudad del Cabo y luego partir al canal de Mozambique con el propósito de combatir la piratería.

El barco fue construido por la empresa DCNS en los astilleros en Lorient (Francia). De hecho, el LAdroit sigue siendo propiedad de la empresa constructora que lo cedió a la Marina Nacional francesa, según explicó el vicepresidente para América Latina de esta empresa, Olivier Michel.

Saber el precio del LAdroit fue imposible. "Eso no se dice, pero es competitivo", respondió el empresario francés ante la consulta directa de El País.

El LAdroit hace cuatro años que está operativo en la Marina francesa y se ha desempeñado en el Golfo de Guinea, el mar Mediterráneo y ha participado en diferentes operaciones en el año 2015, tales como la misión europea Atalanta de lucha contra la piratería en el Golfo de Adén, o el rescate de franceses en Yemen.

Modernidad.

La embarcación tiene 82 metros de eslora, cuenta con los sistemas tecnológicos más avanzados y puede moverse sin dificultades en alta mar, lleva un cañón de 20 milímetros en su proa y posee una torre de control para manejar un helipuerto con hangar.

También tiene capacidad para trasladar hasta 48 personas, entre ellas se pudo ver a fusileros, pilotos, navegantes y técnicos que desarrollan la "guerra electrónica", un sistema que centraliza toda la información de la zona donde navega la embarcación.

Además, tiene dos embarcaciones tipo "zodiac" que cuentan con una importante cantidad de tecnología. Una de ellas opera como centro de comando a distancia, la otra se ocupa de darle seguridad a la primera y realizar tareas de salvataje o traslados médicos.

Todo esto la hace llevar el rótulo de "multipropósito", ideal para países que cuentan con pocos recursos y grandes necesidades de presencia militar en el mar como Uruguay.

Negocios.

Su presencia en el puerto montevideano se produjo en el marco de los vínculos de intercambio en defensa que inició en octubre pasado el presidente Tabaré Vázquez mediante su visita a París y que continuarán con la llegada del mandatario francés, François Hollande, a fines de febrero.

Uruguay viene tramitando ante Naciones Unidas la posibilidad de ampliar el mar territorial de 200 millas náuticas actuales a unas 350. En el gobierno se estima que el plenario del organismo multilateral podría aprobar el petitorio en los próximos seis meses. Posteriormente, el Parlamento uruguayo deberá legislar sobre el manejo del nuevo espacio territorial.

En la actualidad, la Armada Nacional no tiene equipamiento ni personal suficiente para hacer respetar los derechos uruguayos sobre las 200 millas que corresponden al país, por tanto menos va a poder atender lo que suceda en las 350 millas, según confirmaron a El País fuentes de las Fuerzas Armadas.

Como si fuera poco, las emergencias que se producen en las 200 millas tampoco se pueden atender de manera "profesional" debido a la falta de personal y equipamiento, según manifestaron los mismos informantes.

A todo esto se suma la posibilidad de que en la plataforma marítima uruguaya se extraiga petróleo. Para cumplir con estas necesidades la Armada Nacional pretende adquirir tres patrulleros de alta mar, con sus respectivos helicópteros, y un sistema de control mediante una cadena de radares que otorgue el complemento técnico para tener el control del tránsito marítimo. Las primeras estimaciones presupuestales suponen que se debería invertir unos US$ 260 millones.

El dinero no está pero ya hay ofertas concretas de armadores y fabricantes de Alemania, Francia, Israel y China.

Guardia con tecnología de punta.

Como parte de la infraestructura del buque militar francés LAdroit se incluye un moderno dron que es utilizado para la "guerra electrónica".

Es controlado desde el propio barco y opera junto al grupo de radares que utiliza la embarcación.

El LAdroit tiene una cabina que permite una visión de 360 grados, una rareza en buques de su tipo. El representante de la firma DCNS se mostró dispuesto a armar el buque en el país.

Recepción a bordo al más alto nivel.

Durante el mediodía del jueves pasado la tripulación del LAdroit recibió con un almuerzo al embajador de Francia en Uruguay, Sylvain Itté, al intendente Daniel Martínez, y a los subsecretarios de Relaciones Exteriores, José Luis Cancela, y Defensa, Jorge Menéndez quien acudió con su edecán militar de la Armada Nacional. Como anfitrión actuó el agregado militar de Francia en Uruguay, Arnaud de Pampelonne.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)