LA EDUCACIÓN PÚBLICA EN PROBLEMA

Gremio docente denuncia "presiones" en Secundaria

Amenazan a profesores en Maldonado: “Inician las clases o hay sumarios”.

El enfrentamiento entre el Consejo de Secundaria y la Federación Nacional de Profesores (Fenapes) sigue en pie. El gremio denunció, el miércoles 6 en la Comisión de Educación de Diputados, que los profesores de un liceo de Maldonado fueron "presionados" por las autoridades para comenzar las clases el lunes 4.

"El liceo Nº 6 de Maldonado comenzó las clases el lunes próximo pasado y lo hizo porque hubo presión de las inspecciones", contó el dirigente de Fenapes Andrés Bentancor en la comisión. "O empiezan o ...", indicaba el sindicalista, cuando la diputada blanca Graciela Bianchi le interrumpió para completar la frase: "O sumario". "Exacto; hubo presiones", continuó Bentancor, según consta en la versión taquigráfica a la que accedió El País.

Para que no quedaran dudas, aseguró que la filial de Maldonado de Fenapes denunció que las inspecciones "presionaron" a las direcciones para que comenzaran las clases, cuando aún no estaban dadas las condiciones edilicias para hacerlo. Fenapes aseguró que los docentes tuvieron que hacer "malabares" para dictar las clases en el liceo de Maldonado que cuenta con siete salones, pero tiene 18 grupos de alumnos. Los docentes "transformaron la biblioteca en dos salones y el comedor en dos partes para crear otra aula".

En su intervención, Bentancor aclaró que el liceo "no tiene 100 años", sino que está "recién creado". Sin embargo, antes de decidir la construcción, las autoridades "no tuvieron la visión estratégica de considerar que el barrio San Martín, donde está el liceo, tuvo un crecimiento demográfico impresionante". A eso se suma que la parada de ómnibus más cercana está a cuatro cuadras del centro de enseñanza.

Bocas de drogas.

Como si fuera poco, Bentancor señaló que no podía ser "omiso" y dejar de decir que hay dos bocas de venta de droga en la zona del liceo de Maldonado. "Los chiquilines de primer ciclo salen a las 18:45 o a las 19 horas y deben ir desde el liceo hasta la parada de ómnibus. Hoy todavía no se ha solucionado el problema de la seguridad. No tienen servicio 222, sino un patrullero que va a dar vueltas por allí y una empresa de seguridad que, en realidad, es la de la obra, porque este liceo seguía en obra hasta el 1º de abril", afirmó.

Pero el liceo 6 de Maldonado no es el único con problemas que debió comenzar las clases, según Fenapes. El liceo 5 de la localidad de Las Piedras de tiempo completo no cuenta con un comedor para alimentar a los estudiantes que permanecen allí ocho horas diarias. De todos modos, la falta de comedor no es lo "más grave", dijo Bentancor, y puso como ejemplo otras situaciones como la falta de baños, porque el edificio todavía estaba en plena construcción. "Tenían dos baños inventados. Tampoco tienen ni una sombra. Estamos hablando de contenedores en los que no hay sombra. Nosotros estuvimos un día a las cinco de la tarde y había más de 35 grados adentro de los contenedores", afirmó.

Después de escuchar estas denuncias, la diputada Bianchi dijo que el edificio del Liceo Bauzá —donde ella fue directora— las ventanas de hierro de 1957 "están podridas". En consecuencia, aseguró que "todo lo que se haga y se gaste en ese liceo, si no se cambia la herrería, es plata tirada". De todos modos, opinó que el problema de la educación "no pasa solo por los edificios".

"Caos" en secundaria.

La semana pasada, el sindicato de Secundaria denunció que hay 45.000 horas de profesores que están sin asignar y la directora general, Celsa Puente, lo desmintió al sostener que son 15.500 y tachar a los gremialistas de "infames exhibicionistas" y a los docentes de padecer el "mal de Diógenes" por acumular horas de clases. El gremio la llamó "ignorante" y puso en duda su capacidad para mantenerse al frente de Secundaria

El miércoles en el Parlamento, Fenapes denunció los problemas de gestión, conducción y relacionamiento que ven en Secundaria. Describieron una "situación caótica".

La presidenta de Fenapes, Virginia García Montecoral, señaló que la conducción de Secundaria "está en los mandos medios y más de una vez de-sautorizan a las autoridades que dan una orden". Como consecuencia, argumentó que "el funcionamiento cotidiano de un organismo que nuclea a cientos de miles de alumnos, trabajadores y docentes esté desbarrancado". "No hay una gestión clara. Se actúa de acuerdo al meparecismo, me parece tal cosa o tal otra y la Federación Nacional de Profesores de Enseñanza Secundaria que ha sostenido históricamente y sostiene la defensa de la educación pública de este país dice que eso es realmente catastrófico en cualquier situación y en cualquier gobierno", afirmó García.

La presidenta de Fenapes describió un "clima tremendamente difícil y tenso" entre las autoridades de Secundaria y los docentes. Según dijo, en varias oportunidades "se han mandado equipos de inspectores para que presionaran sobre las salas de directores". Como ejemplo, citó el caso del polémico libro de inglés que costaba $ 1.000 para los alumnos y cuyo uso fue recomendado por Secundaria.

Fustigan a Puente por su "virulencia".

"El grado de violencia y de virulencia de las declaraciones de la directora general es incomprensible, inadmisible y obviamente, reprobable en todos sus términos", dijo el secretario general de Fenapes, José Olivera, el pasado miércoles 6 en su comparecencia en la Comisión de Educación de la Cámara de Representantes.

Así describió la conducta de la directora del Consejo de Educación Secundaria, Celsa Puente, en las redes sociales, luego de que el gremio dijera a El País que las clases se retomaban con 45.000 horas libres y ella negara esa información de forma contundente. "No solo se insultó por las redes sociales, sino que el lunes se siguió con la misma lógica a través de las declaraciones de prensa", insistió Olivera.

El sindicato también cuestionó las declaraciones de respaldo a Puente "en nombre del presidente de la República" Tabaré Vázquez que hizo la ministra de Educación, María Julia Muñoz. "Creo que en término de opinión esto es aceptable; todos pueden opinar lo que quieran. El problema es si aún sigue rigiendo el criterio de que lo político está por encima de lo jurídico", preguntó Olivera parafraseando al expresidente José Mujica.

ABANDONO.

"Solo falta traer a los liceales en helicóptero".

La presidenta de la Federación Nacional de Profesores (Fenapes), Virginia García, dijo el pasado miércoles 6, en la Comisión de Educación de Diputados, que el 90% de los alumnos que asisten a las instituciones educativas de Secundaria hasta finalizar el curso, aún teniendo 60 faltas, promueven. Además relató las peripecias de los docentes para hacer volver a los alumnos al sistema.

"El tema es que dejan de ir, y a nosotros, los docentes de todas las categorías, nos falta traerlos en helicóptero; los vamos a buscar, les mandamos profesores, al asistente social, a la adscripta, etcétera. Pero hay un aspecto legal: si la familia no cumple con la obligación de mandar el chiquilín a estudiar, no se toman medidas para solucionarlo", afirmó.

La presidenta de Fenapes explicó que las faltas de alumnos son comunes en el primer y el segundo quintil de ingresos, "pero también con un chico cuyo padre es bancario y dice: Este chiquilín no está haciendo nada. Vamos a dejarlo en casa. Entonces, hagamos lo que hagamos, si el Estado no garantiza que se obligará a la familia a que el chiquilín concurra a estudiar y que no lo hará salvo situaciones extremas, el objetivo no se va a poder lograr", acotó.

García también describió la difícil tarea que cumplen los profesores adscriptos en Secundaria. "¡Ustedes no tienen idea de lo que es ser adscripto en este país! En realidad, la diputada sí (por Graciela Bianchi) ¡Es impresionante! ¡Es desesperante!", afirmó la titular de Fenapes.

Según dijo, cuando "salen algunas cosas en la prensa", al adscripto "le dan ganas de salir corriendo y poner un puesto de tortas fritas". García describió la tarea del adscripto como "un trabajo espantosamente desgastante, estresante y, además, mal pagado, porque los adscriptos cobran menos que el profesor de aula".

"Los directores también cobran menos que el profesor de aula y, además, nos echan las culpas a pesar de que, por ejemplo, ayer tuve que ir al Cuarenta Semanas a buscar a Juancito González y me mordió un perro. ¡Esas cosas pasan! Una profesora fue a buscar a un chiquilín y terminó con una pierna quebrada porque la metió en un pozo. Pero eso no es heroico y pasa en todo el país, son miles los implicados", concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)