Si se niegan a entregar documentos al ser multados por la Intendencia

Dueños de perros pueden ser detenidos por la Policía

Luego de una campaña informativa que duró 10 días, los inspectores de la Intendencia de Montevideo salieron a fiscalizar —junto con efectivos policiales— la presencia de perros sueltos en espacios públicos, la utilización de bozales en animales peligrosos y que los propietarios recojan las heces de sus mascotas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Los inspectores de la IMM ya comenzaron a multar. Foto: A. Colmegna.

Las multas van de los $ 1.669 a $ 4.170 y quien se niegue a proporcionar sus datos, podrá ser detenido por la Policía. Entre el primer día de fiscalización y la tarde de ayer se aplicaron 17 multas, 15 de ellas por perros sin correa y 2 por canes que debían llevar bozal.

 

"Aunque la ley nacional y el Digesto Municipal exige el bozal para los perros (mayores de 25 kilos) que están en el espacio público, éste no se va a exigir en esta etapa, salvo que signifiquen una amenaza, que tengan una actitud que sea peligrosa para terceros", dijo a El País el director de Comunicaciones de la Intendencia, Santiago Brum.

"La campaña no pone foco en el bozal, sino en la limpieza y la salubridad del espacio público. En el primer día y medio, los inspectores destacaron que la gente está saliendo con bolsas en la mano", agregó.

La presencia de los cuadros inspectivos fue notoria en la rambla de Pocitos y en Punta Carretas, donde los funcionarios fueron con bolsitas y recogieron críticas de los vecinos.

El procedimiento.

Los inspectores que aplican las sanciones no pueden solicitar documentos a los peatones. Esta tarea queda a cargo de la Policía, la que puede acompañar a la persona a su domicilio en caso que no tenga la documentación consigo. Si el amonestado se niega a proporcionar su documento, la Policía podrá detenerlo, informó Brum.

"En caso que se trate de alguien que vino de lejos en auto, por ejemplo para llevar a su perro a la rambla, se supone que tiene la documentación del vehículo", observó el director de Comunicaciones de la IMM.

La multa para quienes no recogen las heces de sus perros se paga después en la IMM y es de 2 Unidades Reajustables ($ 1.670. En tanto, por llevar perros sin collar en la vía pública o para quienes adiestren sus animales en plazas, parques, playas y cualquier otro lugar de uso público no habilitado, el monto es de 3 UR ($ 2.500). Por ingresar con perros a lugares previstos para juegos infantiles en parques la sanción es de 4 UR ($ 3.336). Y en caso de la presencia de un perro peligroso sin bozal en un espacio destinado para niños, la multa asciende a 5 UR ($ 4.170).

Quejas.

Un hombre mayor que sale periódicamente a caminar varios kilómetros con sus perros por la rambla narró a El País un encuentro que tuvo el lunes con los funcionarios municipales y la seguridad pública.

"Yo los llevo atados hasta la rambla, y los suelto para que corran en el pasto que está detrás de las canchas, cerca del agua. Una persona me dijo que tuviera cuidado porque había inspectores por todos lados. Cuando los vi, até los perros y me acerqué a hablar con ellos. Me dijeron que no podían correr libres y les pregunté a dónde los tenía que llevar para que corran, porque no pueden estar todo el día atados o encerrados en un apartamento. El inspector me respondió que le había preguntado eso mismo a su jefe y que éste no le había podido dar una respuesta", relató el hombre, que vive en Pocitos.

"Enseguida me ofrecieron bolsitas para levantar la materia, pero yo siempre tengo bolsitas, se las mostré", agregó.

Este tipo de situaciones generó comentarios de otras personas que estaban en la rambla, con o sin perros.

Una mujer relató que "en Manga y en muchos lados del Cerro está lleno de perros sueltos, algunos de los cuales no son de nadie. Y ahí nadie los controla, porque en Pocitos saben que los dueños de los perros tienen plata para pagar los $ 1.600 de la multa".

Otro vecino de Punta Carretas agregó que "las personas que están en situación de calle, muchas de ellas habitualmente en la rambla, hacen sus necesidades a un costado de los contenedores de basura. A ellos tampoco los controlan, porque no les pueden sacar plata".

Jessica A,. una joven que vive en Punta Carretas, declaró indignada: "¿Hay tantos policías en la ciudad para destinarlos a eso? ¿También van a controlar que no roben las casas y la gente a la que asaltan a mediodía y a una cuadra del shopping?".

Un decreto que tiene 11 años.

El decreto que prevé sanciones para los responsables de mascotas que no utilicen correa cuando paseen con su perro por la vía pública y que no retiren los residuos que dejan los animales es el 31.007, publicado el 15/6/2004.

Cuando se aprobó la normativa, los inspectores aplicaron unas 130 multas en 15 días. Luego, disminuyeron el control sobre estas faltas.

Ricardo Prato, ex secretario general de la comuna, explicó que durante la pasada administración la tarea se le asignó a los inspectores "para cuando tuvieran tiempo para hacerlo". Uruguay tiene 1.200.000 perros. La mitad son de Montevideo, según la Comisión Nacional de Zoonosis. Muchos de ellos son callejeros y otros tienen dueños que los sacan a la calle a hacer sus necesidades.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)