UNA APUESTA A RECONSTRUIR LA IDENTIDAD LOCAL

"Chiquito" volverá a galopar

Cientos de jinetes participarán esta tarde de la reconstrucción de la gran carga de Arbolito.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fogón: a orillas del río Tacuarí, la marcha hizo una parada para pasar la noche. Foto: N. Araújo

Fue uno de los mayores gestos de heroicidad en la guerras fratricidas. En medio de la batalla de Arbolito, entre los blancos de Aparicio y las fuerzas del gobierno, Antonio Floricio "Chiquito" Saravia perdió la vida en una carga a lanza que se volvió leyenda.

El héroe blanco sigue generando admiradores tras 120 años de aquella decisión fatal en Arbolito. Ahora, ya vuelto un símbolo de audacia, coraje y entrega a la revolución, "Chiquito" convoca a cientos de jóvenes blancos que en la tarde de hoy reconstruirán la carga.

En la mañana de ayer una extensa fila de jinetes partió desde Melo con dirección a Arbolito, una pequeña población situada a 35 kilómetros de la capital de Cerro Largo.

En la noche se armó un campamento a orillas del río Tacuarí, en el balneario Arachania, donde se realizaron fogones criollos. Las tradicionales guitarreadas volvieron sobre los versos del poeta uruguayo Yamandú Rodríguez:

"Donde Chiquito cayó brota siempre un hilo de agua/ a donde van los troveros a bautizar sus guitarras/ Y es, desde el 97, un manantial de tacuaras/ donde cuando un niño pide la bendición de sus tatas/ la madre siempre le dice esta bienaventuranza: Hijo, que Dios te haga guapo como Chiquito Saravia".

Para esta jornada estaba previsto salir temprano en la mañana hacia el monumento a la batalla. Una vez en el lugar de los hechos se producirá una sesión recordatoria del directorio del Partido Nacional, en la que participarán todos los líderes partidarios.

Posteriormen-te, tendrá lugar la recreación de la "Carga de Arbolito". Habrá un grupo de jinetes que representará a las tropas del ejército del gobierno colorado y otro grupo que hará las veces de los lanceros que acompañaron a "Chiquito" Saravia en el enfrentamiento.

La representación del enfrentamiento es "reivindicada por los blancos como una muestra de coraje y heroísmo", explicó el dirigente local del Partido Nacional Jimmy Berní.

Es que la carga estuvo encabezada por "Chiquito" y un grupo de apenas 14 voluntarios que se animaron a seguir al caudillo que en ese entonces tenía 43 años de edad. Aquella maniobra costó la vida de la mayor parte de los lanceros y quedó grabada a fuego en la memoria de los blancos.

La agrupación nacionalista detrás de la organización de la recreación se llama "División Cerro Largo". Se trata de una agrupación que no tiene fines partidarios. Se dedica a la permanente recordación de los hechos históricos que tuvieron lugar en la zona durante las guerras de 1897 y 1904.

En este caso la organización de la reconstrucción de la carga estuvo en manos del teniente coronel (r) Carlos Melo. El militar se ocupó de reunir a los jinetes y adiestrarlos para la escenificación del combate.

Además, durante mucho tiempo Melo se ocupó de investigar detalles de todo el episodio bélico y la situación posterior al combate.

Batalla.

El 19 de marzo de 1897 tuvo lugar la batalla de Arbolito. Fue durante la Presidencia de Juan Idiarte. El comandante Justino Muniz enfrentó a las fuerzas revolucionarias lideradas por Aparicio Saravia.

En sus orígenes, Justino Muniz era blanco pero a raíz del episodio de la muerte de su hijo menor en el incendio de la estancia Las Torres (que era pulpería), cerca de Arbolito, atacada por una división blanca al mando de "Chiquito" Saravia por orden de Aparicio, se dividieron para siempre y terminó con el desenlace de Arbolito.

La batalla comenzó a la hora 5:30 de la mañana y terminó a las 17: 00. Al mediodía "Chiquito" Saravia ya tenía dos disparos de carabina en su cuerpo. Realizó varias cargas durante el combate, en una de ellas recibe una puñalada y queda muy mal herido.

Después de varias horas de tiroteos con las bien parapetadas fuerzas blancas, desata personalmente la legendaria carga que terminó con la vida de Antonio Floricio.

La batalla era controlada por la gente de Aparicio que se mantenía a una distancia de unos tres kilómetros. Transcurridas unas seis horas de lucha encarnizada, Aparicio Saravia ordena un alto el fuego para el recambio de divisiones, según explicó a El País la profesora e historiadora Teresita Pírez.

En ese momento entra en juego el grupo de lanceros a cargo de "Chiquito". No está claro cómo se dieron los acontecimientos que llevaron a que "Chiquito" resolviera atacar.

La mayor parte de los historiadores establecen que "Chiquito" murió por no acatar una orden expresa de Aparicio. No obstante, los nacionalistas de Cerro Largo no quieren estigmatizar al caudillo como un "desobediente" a Aparicio.

De todos modos, "Chiquito" entendió que podía resolver la pelea con una carga de lanza, atacando un sector del ejército enemigo. En la carga le balearon el caballo. El caudillo se atrincheró detrás de su equino y cuando se le terminaron las balas apareció el enemigo.

El "Pardo Toranza" fue uno de los primeros. Logró acercarse a "Chiquito" y lo mató de un machetazo, desnucándolo, según establecen algunos de los textos de historia más usados. Sin embargo, la profesora Pírez sostiene que le partió la cabeza de un machetazo.

La docente recuerda que las tropas del gobierno saquearon el cadáver. Robaron todo lo que tenía valor económico: relojes, botas, libras, espuelas, sombrero, de acuerdo a su jerarquía.

Basilisio Saravia, hermano de "Chiquito", que luchaba en el bando gubernista, ordenó un alto el fuego y mandó a su tropa a devolver todas las pertenencias del fallecido.

Esa noche un primo de "Chiquito", por orden de Basilisio Saravia, tomó el cuerpo mutilado y lo cargó en un carro de pértigo, hizo noche en el lomo del Cerro Largo en el comercio de la familia Perdomo.

Dejó el cadáver tapado en el carro y al día siguiente, temprano, siguió viaje hacia Santa Clara, cortando campo para entregar el cuerpo a sus familiares.

La tumba de "Chiquito" Saravia está en el cementerio de Santa Clara, departamento de Treinta y Tres.

Es de mármol negro. En ese mismo cementerio yacen también los restos de Aparicio Saravia.

Ahora se plantea por parte de dirigentes del Partido Nacional llamarle "El panteón al soldado desconocido" o "servidores del 1897".

Allí, en ese monumento, están los restos de todos quienes fueron víctimas del combate que quedaron tirados en el campo de batalla cuyos familiares nunca se acercaron a retirarlos, por lo que se resolvió construir un osario común donde yacen los restos de los servidores del ejército del gobierno y del ejército blanco revolucionario.

La profesora Pírez recuerda que los blancos se habían levantado en revolución reclamando el voto secreto, el respeto del pacto de la cruz, registro cívico permanente, el cambio de la balota por la credencial entre otros aspectos.

"Nunca Aparicio Saravia y los suyos pelearon por conquistar el poder, el objetivo era otro", aseguró la docente.

Hospital.

En la zona quedan pocas construcciones que recuerden los tiempos bélicos. Uno de ellos tiene que ver con una casona construida en piedra asentada en barro, que permanece intacta, erigida justo en el corazón mismo del centro poblado; fue el centro médico de las tropas del gobierno. A ese lugar se trasladó a los heridos en la batalla para curarlos.

Posteriormente, fue utilizado como Hospital de Campaña por los vecinos de la zona, según recordó el alcalde Luis Seguí. El paso del tiempo fue diluyendo esa triste historia de la casa de piedra, transformándose en un centro comunal, ahora remodelado, donde funciona como local de fiestas de quinceañeras, casamientos e incluso reuniones sociales.

En tanto, el hospital utilizado por los blancos es una tapera. Según algunos vecinos de la zona, se mantienen algunos indicios de piedra, que serían los cimientos de un viejo rancho donde fueron curados de las heridas algunos de los lanceros de "Chiquito" Saravia luego del enfrentamiento.

Hay misterio sobre la identidad de los actores.

Llegar a desarrollar la reconstrucción de la carga de Arbolito llevó meses de preparación. Conseguir buenos jinetes, que se prestaran a ser "actores" fue todo un desafío. Además, requirió de años de estudios por parte de los organizadores sobre las condiciones en que se desencadenaron los hechos. Una vez realizada la etapa de "reclutamiento" fue necesario elaborar complejos ensayos en el lugar de la batalla. Para mantener el misterio la organización no reveló los nombres de los actores que interpretarán los papeles principales.

Un abrazo pacificador.

En la salida de la marcha hacia Arbolito se produjo un hecho político inesperado en la interna del Partido Nacional. El intendente de Cerro Lar-go, Sergio Botana, integrante de Alianza Nacional, y el diputado Gerardo Amarilla, miembro de Todos, se dieron un fuerte abrazo. El gesto fue definido como un "cierre" de la polémica interna suscitada días atrás luego que un grupo de intendentes y diputados de Alianza almorzara con el expresidente José Mujica. Se entiende que el Directorio se reunirá para homenajear a "Chiquito" Saravia sin choques internos.

Un pueblo que sigue perdiendo a su gente.

Arbolito tiene 189 habitantes, queda a 35 kilómetros de Melo al lado de la ruta nacional número 8 en el kilometro 364, frente al Cerro Largo, junto a las nacientes del arroyo del Campamento frente al Parque Eólico "Melo Wind".

El 15 de abril de 2013 la Junta Departamental de Cerro Largo, de acuerdo con la propuesta de la Intendencia Departamental, decretó la creación de un municipio en la localidad de Arbolito, siendo electo como alcalde Luis Seguí, un veterano conocedor de la zona.

Se estima que en el año 1867, treinta antes de la batalla, se formaba un pueblo alrededor de un solitario y frondoso árbol. Se trataba de un tarumá, un árbol sin espinas nativo, que produce flores y frutos que no son comestible pero que es escaso en la flora del Uruguay, que había nacido sin que nadie lo hubiese plantado.

Una de sus primeras medidas del nuevo alcalde fue conseguir un tarumá y plantarlo en el mismo sitio donde estaba el árbol que le dio origen al pueblo.

Arbolito tiene una escuela con 35 alumnos, comisaría, iglesia, juzgado y una fábrica de vinos de naranja.

"Cuando se viene uno a vivir a Arbolito se van diez del pueblo", dijo el alcalde. "De 25 jóvenes que estaban estudiando en el liceo o en UTU, en tercero abandonan los estudios", dijo Seguí.

Hace 15 años la escuela tenía 75 alumnos pero ahora le quedan 32. "La gente se va y no hay explicación clara sobre el fenómeno", indicó.

Frente al arbolito que le da nombre al pueblo, está la histórica capilla San Juan Bosco. No tiene un sacerdote que la atiende con exclusividad. El obispo Heriberto Bodeant explicó que ninguna capilla tiene sacerdote permanente, sino que dependen del presbítero de las distintas parroquias.

Energía.

El 19 de noviembre de 2015 Cerro Largo inauguró su primer parque eólico. La obra estuvo a cargo de una empresa italiana y costó 98 millones de dólares.

La población de Arbolito pensaba que el Parque Eólico le iba a dar mano de obra al pueblo. En los primeros días de octubre de 2014, La Intendencia de Cerro Largo ordenó parar las obras porque la empresa constructora no contrató personal del departamento.

El intendente Sergio Botana se amparó en normas paisajísticas. A los pocos días se revirtió la situación y se generaron varios puestos de trabajo para peones de la localidad. Al terminar la obra quedaron sin trabajo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te puede interesar
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)