DICTADURA MILITAR

Cayota investigará archivos del Vaticano sobre dictadura

Tabaré Vázquez había acordado con el papa Francisco su apertura.

El gobierno uruguayo anunció ayer que designó a Mario Cayota, exembajador en el Vaticano, como encargado de investigar los archivos de la Iglesia Católica referidos a violaciones de derechos humanos en la última dictadura militar en Uruguay (1973-85).

Una nota de la Presidencia confirmó que Cayota "fue nombrado por el presidente Tabaré Vázquez delegado del gobierno para tareas de investigación de los archivos de la Iglesia Católica de la época de la dictadura en Uruguay, documentos necesarios para la investigación de los delitos de lesa humanidad perpetrados entonces".

Vázquez había anunciado en diciembre que este año comenzarían las tareas de investigación sobre las violaciones a los derechos humanos durante el período de dictadura militar; tras la designación de Cayota los trabajos podrán comenzar en este mes de febrero.

En ocasión de un encuentro con Vázquez en el Vaticano, el papa Francisco se manifestó favorable al pedido del presidente uruguayo y su "total disponibilidad" para que se abran los archivos del Vaticano sobre la dictadura militar.

Entonces, se acordó que se iniciasen los contactos entre representantes del gobierno uruguayo y cardenales a cargo de los archivos para comenzar los trabajos que permitan recabar datos destinados a "avanzar un poco más en el tema de los ciudadanos y ciudadanas uruguayos desaparecidos" durante el último gobierno de facto.

Cerca de 200 uruguayos desaparecieron durante la dictadura, buena parte de ellos tras ser detenidos en Argentina, en el marco de la coordinación represiva de los gobiernos militares vigentes entonces en el Cono Sur, conocida como Plan Cóndor.

Una medida similar ya había sido adoptada por el papa Francisco para los archivos sobre la dictadura militar en Argentina (1976-1983), los cuales podrán ser consultados por las "víctimas y familiares directos de los desaparecidos".

El vicepresidente Raúl Sendic fue recibido el 17 de enero pasado por el papa Francisco, con quien conversó sobre el compromiso del Vaticano de habilitar el análisis de los documentos en su poder para investigar los crímenes cometidos por la dictadura en Uruguay.

La vista del vicepresidente Raúl Sendic al papa Francisco en Roma fue para analizar el avance en la apertura de los archivos de la Iglesia Católica de la época de la dictadura uruguaya.

Según informó Presidencia de la República, "la documentación puede ayudar en la investigación de los crímenes contra la humanidad perpetrados en el país entre 1973 y 1985".

Sendic encabezó la delegación uruguaya que el martes 17 de enero asistió a la audiencia en la que la Justicia italiana anunció el fallo absolutorio de 13 de los 14 uruguayos imputados por crímenes cometidos por la coordinación represiva de las dictaduras del Cono Sur entre los años 70 y 80, denominado Plan Cóndor. El único condenado a cadena perpetua fue el excanciller de la dictadura Juan Carlos Blanco.

En una entrevista con El País, el cardenal Daniel Sturla se mostró pesimista respecto del resultado de la apertura de los archivos vaticanos.

"Yo no tengo expectativa que pueda haber datos con respecto al tema concreto de desaparecidos porque también hicimos un relevamiento en los archivos de las curias diocesanas (en Uruguay) y no los hay. Lo que se encontraron fueron algunas cartas de familiares pidiendo datos, pero no datos del otro lado y no creo que en el archivo del Vaticano haya nada relevante al respecto", dijo Sturla a raíz del pedido del presidente Tabaré Vázquez al papa Francisco de que abra los archivos. Sturla agregó que en los datos que se han recogido en Uruguay y enviado a los familiares el problema que ha surgido es que al ser anónimos "faltan detalles" que no pueden indagarse. Con información de AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)