Empresas

Sharp busca comprador fuera de Japón

Al gobierno nipón le podría faltar el campeón nacional en producción de pantallas de cristal líquido.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Negociaciones. Los anuncios impulsaron el precio de las acciones de Sharp. (Foto: Reuters)

Una tras otra, las famosas compañías japonesas de electrónica de consumo se rindieron en el curso de los últimos cinco años en el negocio de fabricar pantallas, superadas por la competencia de bajo costo de Corea del Sur y China.

En varias oportunidades, el gobierno nipón se hizo presente para recoger las operaciones no lucrativas que las empresas ya no pudieran mantener. El negocio de fabricar pantallas de Toshiba, Hitachi y Sony fue incorporado en un fondo de inversión manejado por el gobierno.

La meta era mantener en Japón la producción de pantallas de cristal líquido, junto con los empleos y la tecnología que implica. Pero ahora podría faltar la pieza final del rompecabezas que el gobierno necesita para crear un campeón nacional. Sharp, la centenaria compañía que es el mayor productor de pantallas de LCD de Japón, está buscando ayuda en el extranjero.

El jueves 4, Sharp anunció que se estaba inclinando por aceptar una oferta de adquisición de Foxconn, la enorme maquiladora taiwanesa que ensambla el iPhone y otros productos de Apple.

Las empresas extranjeras que han tratado de adquirir compañías japonesas generalmente no han podido hacerlo, bloqueadas por gerentes reticentes o un gobierno proteccionista.

Pero esta oferta tiene aspecto de ser una prueba más profunda para las empresas de Japón. Va a poner las políticas industriales dirigidas por el gobierno, que siempre han contado con el beneplácito de las élites, en contra de las fuerzas de un mercado global abierto.

El director general de Sharp, Kozo Takahashi, aseguró que la empresa tomaría la decisión el próximo mes. En la mesa están la oferta de Foxconn, conocida también como Precision Industry Hon Hai, y una oferta rival de Innovation Network Corporation of Japan (INCJ), el fondo respaldado por el gobierno que ha estado tratando de consolidar la industria de las pantallas.

Foxconn está ofreciendo el doble de dinero —al menos 600.000 millones de yenes, que equivalen a unos US$ 5.000 millones— aunque es difícil comparar directamente las ofertas. INCJ promete conseguir apoyo adicional de los bancos japoneses, cuyos créditos de emergencia han impedido que caiga Sharp cuando sus negocios se han deteriorado.

Takahashi dio a entender que la junta directiva favorece la propuesta de Foxconn, aunque negó los informes aparecidos en los medios de que la empresa le había concedido a Foxconn derechos exclusivos para negociar.

Esos reportes, lanzados primero por la televisora nacional japonesa NHK, hicieron aumentar el precio de las acciones de Sharp aún antes de la conferencia de prensa de Takahashi, que se llevó a cabo una vez el mercado había cerrado. (The New York Times)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)