C 27.75
V 28.75
C 30.29
V 34.43
C 1.40
V 2.10
C 8.00
V 9.20

Para el organismo, la economía local crecerá 2,8% este año y 2,9% en 2016

FMI mantiene crecimiento para Uruguay; región ajusta a la baja

La economía mundial seguirá con un crecimiento "moderado y desigual" entre los países desarrollados y los emergentes. A esto se agregan dos economías explícitamente mencionadas como las que presentan mayores problemas: la de Rusia y la de Brasil.

La plana mayor del FMI presentó ayer su informe sobre perspectivas. Foto: FMI

  •  
WashingtonFabián Tiscorniamié abr 15 2015

Ese es el escenario que visualiza el Fondo Monetario Internacional (FMI) para los próximos dos años, según el informe Perspectivas Económicas Mundiales 2015, divulgado ayer.

En ese contexto, Uruguay es el único país de América del Sur para el que el FMI no ajustó a la baja sus proyecciones de crecimiento respecto al informe previo de octubre del año pasado. Según el Fondo, la economía uruguaya crecerá 2,8% este año y 2,9% en 2016. En ambos casos está por encima del promedio de América del Sur (de -0,2% y 1,3% respectivamente), una región lastrada por el mal desempeño de las economías de Brasil (que contraerá 1% este año y crecerá 1% en 2016), Venezuela (que caerá 7% y 4% respectivamente) y Argentina (que se contraerá 0,3% en 2015 y crecerá apenas 0,1% en 2016).

De todas maneras, Uruguay crecerá menos que Bolivia, Paraguay, Perú y Colombia, las economías más dinámicas de la región en estos dos años. También la expansión será inferior a la que el FMI proyecta para la economía mundial de 3,5% para este año y de 3,8% para 2016.

El panorama para Uruguay se completa con una inflación proyectada de 7,9% y 7,5% en promedio en 2015 y 2016 respectivamente. "Va a haber un aumento del crecimiento en las economías avanzadas y una disminución del crecimiento en los mercados emergentes. Pero estas cifras agregadas, no reflejan plenamente la especificidad de lo que ocurre en cada país", explicó el director del Departamento de Investigación del FMI, Olivier Blanchard en conferencia de prensa.

Para el mundo, "los riesgos macroeconómicos han disminuido. El riesgo de una recesión en la zona euro y en Japón no ha disminuido a cero, pero sí ha disminuido considerablemente", puntualizó Blanchard y agregó que "al mismo tiempo han aumentado otros riesgos: los financieros, los políticos".

Según el funcionario, "siempre que hay grandes movimientos en los precios relativos (como el del petróleo y en el tipo de cambio), hay ganadores y perdedores. Es muy posible que los perdedores se encuentren en una situación muy difícil. Puede que entren en quiebra si son empresas, puede que enfrenten graves problemas si son países".

Agregó que "a nivel político, el más evidente es que se intensifique la crisis de Grecia, que podría perturbar los mercados financieros" y también "la turbulencia que continúa en Ucrania y en Medio Oriente".

América latina.

La situación de Brasil fue uno de los temas en que más hincapié hizo el FMI. El principal socio comercial de Uruguay en bienes ha adoptado "las medidas que son las correctas" con un ajuste fiscal y el sinceramiento de precios regulados, indicó Blanchard. "Pero, claramente Brasil tiene problemas más allá de lo macro, como un problema de corrupción, que esperamos se resuelva", destacó.

La subjefe de división en el Departamento de Investigación, Oya Celasun remarcó que "los ajustes de la política económica" brasileña van a tener "un efecto negativo en el crecimiento a principios de año, pero creemos que van a afianzar la credibilidad en el resto del año".

Celasun (que además es jefa de misión del FMI para Uruguay) agregó que "es de importancia fundamental que procedan con estas medidas para reforzar la política fiscal, la política monetaria también tiene que calibrarse bien".

De todas maneras, Brasil no es la única alarma para América Latina. "Un riesgo clave en el mediano plazo", según el informe del organismo, es que "se prolonga la debilidad de la inversión que reduciría aún más el potencial de crecimiento de la región. Esfuerzos equivocados para hacer frente a la actual desaceleración con políticas de estímulo excesivo, más que remediar la carencia de la oferta y los problemas de competitividad, también pueden socavar la estabilidad macroeconómica" que tanto costó ganar.

Según el Fondo, "el reto principal para la región es la gestión de la adaptación a un nuevo entorno externo, preservando fundamentos sólidos y elevando el crecimiento potencial".

Para ello, "la flexibilidad cambiaria puede desempeñar un papel fundamental en la absorción de shocks adversos", añadió. A su vez, el FMI advirtió que "el espacio para la relajación de la política monetaria es limitado: la inflación general excede los objetivos (de los gobiernos, como en el caso de Uruguay), y depreciación de las divisas compensará al menos en parte, el efecto benigno de (la baja de) los precios de las materias primas".

Enfatizó en que "el debilitamiento de las finanzas públicas desde la crisis financiera mundial limita las opciones de política fiscal en muchos de los países de la región".

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.