Lali Esposito

"Soy más simple de lo que creen"

La cantante charló en exclusiva con El País antes del show que dará hoy en el Conrad.

"Que te comparen con una artista como Oreiro es algo increíble", dijo. Foto: Difusión.

  •  
BELÉN FOURMENT27 feb 2016

El 16 de enero, con su novio Mariano Martínez en primera fila, Lali Espósito dio un show en el Conrad con entradas agotadas. Apenas un mes después repetirá, encarando ya el último tramo de la gira A bailar, que en diciembre también le permitió llenar el Teatro de Verano. Hoy a las 22:00 volverá a actuar en el hotel, y las entradas están en Red UTS desde 55 dólares.

El pasado fue posiblemente el año más ajetreado de la argentina, que giró hasta el cansancio con su disco solista A bailar; protagonizó por primera vez una telenovela en horario central, Esperanza mía; se separó de su pareja y volvió a enamorarse, ahora de su compañero de elenco. Además compartió escenario con Joan Manuel Serrat y Ricky Martin, fue telonera de Katy Perry, ganó importantes premios como cantante y como actriz.

Y 2016 se perfila igual de intenso: en marzo cerrará el tour en el Luna Park, en mayo editará su nuevo álbum, y en agosto se estrenará Permitidos, su debut protagónico en el cine. En la pantalla grande se le viene otro desafío: interpretar a Tita Merello. "Hoy me aborda muy seriamente mi proyecto musical porque me lleva mucho trabajo cada paso que doy, pero voy despuntando el vicio y disfrutando de actuar", dice a El País tras un día de rodaje para Permitidos. Si tuviera que elegir entre cantar y bailar, asegura que no podría.

Sorprendida con este pronto regreso a Punta del Este, Espósito deja atrás los últimos escándalos mediáticos, que tuvieron que ver con su participación en el festival folclórico de Villa María y la suspensión de otro recital por la excesiva presencia de insectos. "Cuando veo que algo se banaliza, también lo tomo como chiste y no me hago problema. Sigo adelante con lo que me parece importante", señala Espósito, la chica del momento.

—Estás en pleno rodaje de la película Permitidos. ¿Cómo vas con eso?

—Hace una semana arrancamos. Estoy a full, muy contenta. Es muy nuevo para mí, tengo experiencia corta en cine, así que estoy aprendiendo bastante. Es mi primer protagónico.

—¿Cómo es tu personaje?

—Se llama Camila. Esta película habla de la pareja de Mateo y Camila, que a modo de chiste con unos amigos sacan el tema polémico de quién es tu permitido, y Mateo (Martín Piroyansky) tiene un permitido que es una chica muy famosa. Hasta que en un accidente en la calle se la cruza y se le da la posibilidad de estar con ella. Esto desencadena un quilombo en las redes y no tarda en llegarle a Camila, y con tal de vengarme busco a mi permitido que es otro famoso. Estos chicos normales se vuelven famosos a partir de lo mediático.

—¿Cómo te sentís con la comedia? ¿Es el mejor terreno para vos?

—Es un lugar en el que me salen muchas cosas. Haciendo Esperanza mía sentía mucha libertad, y en la peli también me pasa. Es un lugar natural de ideas; me salen cosas para proponerle al director. Quizás no esté tan acostumbrada al drama; me encantaría poder tocar esa tecla.

—¿Qué tanto de vos había en Esperanza? Era un poco sobreactuada.

—Esperanza estaba un poco arriba; yo no soy tan así. A la hora de la picardía uno le termina metiendo cosas de uno, modismos. Toda esa parte exaltada, creo que si fuera así merecería que me caguen a trompadas (se ríe) porque sería insoportable.

—La semana pasada adelantaste unos segundos de tu nuevo disco.

—Sí, la idea es ir adelantando de a poquito porque no quiero quemarlo. Antes de que salga, en mayo, vamos a hacer una muestra de lo nuevo, que está power. Se está trabajando en un sonido fuerte, que llame la atención, que sea distinto a lo que veníamos haciendo.

.... #seviene #2DoDisco #lalimusica

Un vídeo publicado por Lali (@laliespositoo) el

—Dijiste en una entrevista que iba a ser un disco más personal.

—Pasa eso. En cuanto al sonido buscamos una evolución, y en cuanto a las letras también. He abierto sentimientos, vivencias que están volcadas. A bailar tenía un espíritu pura y exclusivamente festivo, y hay una cosa de letras simples, sin vueltas, más allá de que algunas pueden significar algo más para mí, como "Desamor". Este tiene otras intenciones.

—Y te afianzaste con Sony, porque el proyecto empezó independiente.

—Total. A bailar salió de manera independiente; este es el primer disco junto a la discográfica. No podría haber sido de otra manera, lo volvería a hacer igual el hecho de empezar de manera independiente porque pude hacerlo exactamente como quería, y defenderlo de otra manera. Está pasando algo tremendo que es el apoyo regional.

—¿Te enfocás en eso para escapar de lo mediático?

—Soy cautelosa cuando dejo que hablen de mí sin involucrarme, no me hago responsable de la cantidad de cosas que dicen. Mi verdad está en otro lado. Está bueno estar tranquilo. Yo soy yo, más simple de lo que todo el mundo cree. También me parece una bendición la educación que tengo de mi casa; soy una persona que se sabe reír y pasarla bien. Entiendo que son momentos, que cualquier cosa tuya garpa, pero yo trabajo todos los días para lo que hago. No es moco de pavo entretener a un montón de gente que pagó la entrada para estar ahí. Yo soy muy responsable a la hora de hacerlo, no es que despunto el vicio porque me hago la popstar. Después leés: "Se tragó un bicho y paró el show", y no me queda otra que reírme porque por suerte tengo humor.

—¿En Uruguay cómo te sentís?

—Tremendo. Muy anormal la gente, que apoya todo lo que uno hace. Son otro país y a la vez no, para uno irse a Uruguay es una cosa muy familiar, pero el hecho de haber llevado mi música y que me hayan recibido de ese modo, el Teatro de Verano lleno siempre, es sorprendente.

—Pienso que tenés mucho que ver con Natalia Oreiro: sos buena actriz de comedia, cantás, bailás...

—Que te comparen con una artista como Natalia es increíble. Creo que es medio inevitable hacer la comparación porque acá no hay muchos actores que también tengan una carrera musical. Afuera es más común, ¿viste? Nosotros no estamos tan acostumbrados a eso. Natalia fue súper pionera en sacar su disco a la par de las telenovelas, y hay una analogía que se hace y está buenísima. Pero hay que trabajar mucho para llegar a ser una artista a nivel mundial como ella. Tuve la suerte de que muchos de los programas en los que participé salieran al mundo y se me pudo conocer la jeta, pero es un trabajo de todos los días. Siento que con la música se abren puertas todos los días.

Si no puede ver el video, haga click aquí.

UNA CARRERA ASCENDENTE EN TELEVISIÓN.

Floricienta - Teleserie juvenil, 2004 / La Tele.

Antes había hecho Rincón de luz, pero con Floricienta Lali Espósito probó su potencial para la comedia siendo preadolescente. Allí fue Roberta, una niña huérfana y revoltosa que tenía una adorable amistad con Tomás Fritzenwalden, el personaje que encarnó Stefano De Gregorio (que también actuó en Esperanza mía). Simpática, fresca y con condiciones para la actuación, la carrera de Lali se perfilaba. En esa época todavía se la presentaba como Mariana, nombre de pila que dejó de usar hace ya bastante tiempo.

Casi ángeles - Teleserie juvenil, 2007 / Monte Carlo.

Con unos años más, Lali (ahora sí, Lali) integró el elenco de Casi Ángeles, la exitosa ficción juvenil de Cris Morena. Su personaje se llamaba Marianella "Mar" Rinaldi y allí coincidió con Eugenia "China" Suárez y, entre otros, Peter Lanzani, con quien tuvo una relación de casi tres años. Casi Ángeles le permitió a la joven explorar su faceta de cantante, pues esta teleserie generó una banda pop, llamada Teen Angels. La integraban Lanzani, Nicolás "Tacho" Riera, Gastón Dalmau y Suárez, que luego fue sustituida por Rocío Igarzábal.

Esperanza mía - Telenovela, 2015 / La Tele.

Con la historia del cura, la monja y un amor prohibido Espósito consiguió su primer rol protagónico en una telenovela de horario central, y ganó premios. En Esperanza mía encarnó a Julia, que luego pasaría a llamarse Esperanza: una chica que llegó a un convento huyendo de los villanos, y se enamoró del padre Tomás. En la vida real pasó más o menos lo mismo: comenzó, después de meses de especulaciones, una relación con Mariano Martínez, que finalmente blanquearon y ahora marcha viento en popa. Se apoyan en todo.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.