VIDEO

Jagger paseando por Montevideo: cena y tambores en Barrio Sur

El líder de los Stones ceno en Tandory. Luego fue al cumpleaños del Lobo Nuñez. Ferna Núñez contó los detalles de la visita a su casa, y por qué Jagger terminó tomando agua de la canilla.

  •  
mar feb 16 2016 11:17

Los Rolling Stones llegaron ayer a Montevideo sobre las 17.00. Por la noche, Mick Jagger decidió cenar en el restaurante de Pocitos, Tandory. Comió pescado, ensalada marroquí con pimientos rellenos, habló con el chef y de postre pidió un helado. 


Sobre la medianoche, con miles de fanáticos que lo esperaban en la puerta, Jagger partió rumbo a Barrio Sur. Salió caminando por la puerta de la cocina del restaurante y se subió a una camioneta negra. 

Jagger saliendo de Tandory. Foto: Fernando Ponzetto

Pero la noche no iba a terminar ahí. Es que más temprano en la tarde, Bernard Folwer, el corista de los Stones, se juntó en La Pasiva de Carrasco con Fabian "Zorrito" Von Quintiero (músico y tecladista de Charly García) y el músico uruguayo Dinamita Pereda.

Allí, Fowler les transmitió las ganas de Jagger de ver candombe en sus dos días de estadía en Montevideo. Arreglaron para esa misma noche, y Jagger asistió a la casa del percusionista Fernando "Lobo" Núñez. También asistieron Ruben Rada, su hija Julieta y Francisco Fattoruso. 

  



  

Ferna Núñez: "Fue una locura"

En diálogo con El País el músico Ferna Núñez, hijo del Lobo y uno de los anfitriones uruguayos de Jagger, aseguró que recibir al cantante de los Rolling Stones fue "un privilegio y una locura".

"Es algo que no esperábamos", aseguró, aunque de antemano la producción de la banda inglesa les había informado que los Stones querían conocer algo de candombe, y les preguntaron si podían mandarlos a su casa. Nunca imaginaron que Jagger iba a ser uno de los que fuera a escuchar los tambores.


"Estábamos reunidos en casa, como nos juntamos cada tanto. También habían venido familiares de Argentina, amigos que andaban en la vuelta, y nos avisaron de la banda que querían ver candombe, si podían venir. Estábamos acá esperando y cuando queremos acordar estaba el tipo acá también. Llegó él, el corista y después gente de la producción, y creo, por los físicos, que había un par que eran de seguridad", contó Núñez. Aunque se dijo que estaban festejando el cumpleaños de su padre, el Lobo, en realidad la fiesta es hoy.

"En un momento íbamos a hacer un asado, después no pintó porque se nos pasó la hora de ir a comprar las cosas, y como sabíamos que iban a venir nos quedamos haciendo música. Pero no esperábamos que fuera a venir Jagger", confesó. Ferna fue uno de los tantos que anoche se fotografió con el legendario frontman.

  

Ferna contó que Jagger estuvo "un rato largo" hablando con su padre, un poco en inglés y otro en español, idioma que se esfuerza en practicar.

"Al principio vino, se quedó sentado, estuvimos tocando. Después pasó por la casa, estuvo un rato en el taller y después nos pusimos a tocar, y vino el momento de sacarse fotos, videítos y todo. Ahí le dio por irse, pero ya eran más de la 01.00, más o menos", dijo.

Jagger bailó y coreó al ritmo de los tambores (no se le dio por tocar), y filmó con su celular parte de la improvisada reunión. "Estaba muy expectante, mirando, y se llevó una cuotita de cultura local", agregó.

Temprano, el amigo de Ferna Núñez, Leonard Mattioli de Latejapride*, contó en Twitter que Jagger había pedido agua mineral, y como no había terminó tomando agua de la canilla.

"Es cierto", dijo Núñez entre risas. "Estábamos preparando cosas par el cumpleaños de mi padre y teníamos pila de bebidas compradas: vino, cerveza, fernet, refrescos, de todo un poco. Le dijimos ¿qué querés tomar?, y nos dijo lo único que no habíamos comprado. No hubo otra que darle agua de la canilla", relató.

La sin frenos presente

Una foto publicada por Pablo Rodriguez (@pabloimitaciones) el

Argentina.

La noche de Jagger en Montevideo fue en cierta medida la contracara del roce social que tuvo la banda en Argentina.

Ahí la banda es muy popular, al punto que el productor de los tres shows en La Plata Daniel Grinbank dijo en una entrevista en La Nación que Argentina era el único país en el cual los conciertos de los Stones no tienen sector VIP alguno. Y donde las entradas para tres conciertos en un estadio se venden en un mismo día.

Sin embargo, a excepto del chorizo con chimichurri que Jagger dijo que se comió Charlie Watts, todo lo que trascendió de la agenda social de los Stones en Argentina fue “top top”: una cena con el presidente y una fiesta en lo de la madre de Juana Viale, Marcela Tinayre.

En Uruguay, en tanto, el cantante se fue al corazón del Barrio Sur para un rato de candombe en una reunión familiar e informal. Al otro día, los músicos se quedaron en el hotel seguramente para descansar y prepararse para el show de anoche. En una ceremonia a puertas cerradas, los integrantes de la banda fueron declarados Visitantes Ilustres de la ciudad de Montevideo por el intendente Daniel Martínez ya en el Centenario. Y ahí también conocieron a los integrantes del coro uruguayo Rapsodia, que formó parte del concierto en el clásico “You Can’t Always Get What You Want”.

Comentarios
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)
user-photo
Si no puedes leer la imagen de validación haz clic aquí
Pulse aquí para volver a la versión mobile.