SALUD

"Si ves algo, di algo": en guardia contra el cáncer de piel

Las lesiones o manchas en la piel podrían convertirse en algo fatal si no las revisa un especialista

Melanoma. Foto: Flickr
El cáncer de piel más común que puede provocar la muerte es el melanoma.


"Si ves algo, di algo”, una advertencia del Departamento de Seguridad Nacional para evitar posibles amenazas terroristas, también se aplica a las lesiones de la piel que, de ser ignoradas, podrían llegar a ser fatales.

Susan Manber, una mujer de 55 años de Cortlandt Manor, Nueva York, lo sabe muy bien. Le da el crédito a la perspicacia de su hija por haberle salvado la vida hace seis años cuando Sarina, que entonces tenía 13 años, señaló: “¿Qué es eso que tienes en la nariz, mami?”.

“Eso” era un pequeño nódulo blanco que estaba en el borde de una fosa nasal. En unas cuantas semanas, en esta espinilla aparentemente inocente se había desarrollado un pequeño núcleo color púrpura, lo que la impulsó a consultar con un dermatólogo, quien pensó que no era nada de qué preocuparse, pero la envió con un especialista para que se lo quitara y le practicara una biopsia.

El informe que llegó en la víspera del Año Nuevo de 2013 no podía haber sido más impactante: un tipo de cáncer de piel muy raro y agresivo llamado carcinoma de células de Merkel.

Este es un diagnóstico que solo se hace 2.500 veces al año en Estados Unidos, y, hasta fechas recientes, las personas que lo padecían tenían una esperanza de vida de cinco meses a partir del diagnóstico.

Manber tuvo que someterse a siete cirugías, que incluyeron la remoción de la parte izquierda de la nariz (que luego reconstruyeron con cartílago de la oreja) y de los ganglios cancerosos del cuello, así como radioterapia y quimioterapia.

Pese a que sigue siendo tres veces más mortal que el melanoma, el tratamiento con agentes inmunológicos disponible desde 2016 ha mejorado el pronóstico para este tipo de cáncer.

Manber, quien finalmente hace dos años pudo regresar a trabajar como especialista en comunicaciones relacionadas con la salud, ahora promueve la nueva campaña simplificada de la Fundación de Cáncer de Piel para que la gente tome más en serio el cáncer de piel.

Para celebrar el aniversario número 40 de la fundación, esta tiene un nuevo mensaje de alerta: “The Big See” (atentos con el cáncer). Deborah S. Sarnoff, presidente de la fundación, exhorta a que, si vemos algo nuevo que se transforme, que no sane, o que no nos parezca saludable en cualquier parte de nuestra piel, vayamos a que nos lo revisen lo más pronto posible.

bronceado
El daño al ADN que provocan los rayos UVA y UVB comienza a los pocos minutos de exposición. Foto: Pixabay

Cómo cuidarse.

Aunque todos los tipos de cáncer de piel, incluyendo el carcinoma de células basales, pueden ser fatales si no se les presta atención durante mucho tiempo, el tipo más común que puede provocar la muerte de las personas es el melanoma, del cual, en Estados Unidos, se diagnostican 192.000 casos al año y cobra 9.000 vidas.

Durante muchos años, se empleó la prueba “ABCDE” para las lesiones alarmantes a fin de alertar a la gente sobre esta peligrosa enfermedad: A de asimetría, B de bordes irregulares, C de color (bronceado, pardo o negro), D de diámetro (por lo general mayor a seis milímetros, y E de evolución (cambio de tamaño). Tal vez la fundación se dio cuenta de que la advertencia del abecedario era demasiado compleja y limitante. “Muchos melanomas y la mayoría de los tipos de cáncer de piel no relacionados con melanomas no encajan en el patrón de ABCDE”, dio a conocer recientemente la fundación en su publicación.

“Cuando informamos a las personas acerca de las señales de advertencia del cáncer de piel, con frecuencia nos dicen: ‘El mío no se veía así’”.

El mensaje Big See puede alertar a la gente sobre cualquier tipo de cáncer de piel, el cual generalmente pasa inadvertido durante varios meses o años y se ignora pensando que no es “nada grave”.

Cada año se diagnostican en Estados Unidos más de cinco millones de tipos de cáncer de piel que no son melanoma, y cada hora más de dos personas mueren de cáncer de piel pese a que es un cáncer que todos podemos ver. No se necesitan exploraciones ni pruebas invasivas de detección, solo nuestros ojos o los de un amigo o compañero que, si ve algo, lo diga.

El riesgo de la cama solar.

Las camas solares son inaceptables para los médicos. La Fundación de Cáncer de Piel informó que su uso antes de los 35 años de edad puede aumentar el riesgo de melanoma un 75%. La Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer clasificó en 2009 los aparatos de rayos UVA (lámparas o camas de bronceado) entre los agentes cancerígenos.

La alerta “¿Qué es eso?” complementa el nuevo mensaje Big See de la fundación, así como un espejo parlante que se ha colocado en comercios de todo el país. El reflejo de este contiene a un cómico que le cuenta a la gente sobre el cáncer de piel.

Como dijo Manber en una entrevista: “La mayoría de la gente no se da cuenta de que solo cinco quemaduras provocadas por el sol pueden duplicar las probabilidades de desarrollar melanoma. No saben que una de cada cinco personas desarrollará cáncer de piel”.

Gracias a su decisión de crear conciencia sobre la detección de esta enfermedad, Manber se ha unido a los especialistas en cáncer de piel para instar a la gente a que coloque un espejo de cuerpo completo en su casa con el fin de facilitar las revisiones frecuentes de la piel. He descubierto que, al ponerse de espaldas al espejo de cuerpo completo y sostener un espejo de mano, incluso alguien que vive solo puede hacerse una revisión de todo el cuerpo.

A Manber también le interesa mucho hablar sobre la importancia de proteger la piel de los rayos solares dañinos, los cuales pueden atravesar todas las ventanas (excepto el parabrisas de los automóviles), al igual que las nubes y pueden reflejarse en el agua, la arena y el concreto. Así que estar a la sombra no te protege totalmente. El daño al ADN que provocan los rayos ultravioleta A (UVA) y B (UVB) comienza a partir de unos cuantos minutos de exposición al sol, y las defensas del cuerpo no reparan todo el ADN, cosa que puede, con el tiempo, dar como resultado mutaciones que favorezcan la aparición del cáncer.

Los rayos UVB provocan quemaduras, y los UVA, además de causar quemaduras y bronceado, envejecen la piel y generan arrugas.

Las personas de piel clara, ojos azules, pecas o antecedentes familiares de cáncer de piel son especialmente susceptibles a los rayos del sol que provocan el cáncer. Se aconseja que ellas o cualquier persona que pase muchas horas al aire libre durante el día utilicen protector solar de amplio espectro con un factor de protección solar (FPS) de al menos 30 y vuelvan a aplicarlo cada dos horas y después de nadar. También se les exhorta a que usen ropa que les proteja y un sombrero cuando salgan durante el día, y que tengan especial cuidado de evitar la exposición al sol cuando este es más intenso: de 10 a. m. a 4 p. m.

Es importante proteger en especial a los bebés y a los niños. Deben mantenerse resguardados del sol antes de los seis meses de edad con ropa, gorras, mantas y sombrillas; después de los seis meses, hay que agregar a esto una crema de protección solar. Tampoco olvidemos enseñarles a usar gafas de sol desde que son niños pequeños.

Evitar el sol también es peligroso.

Evitar el sol casi por completo puede tener sus propios riesgos. Una disminución en la capacidad que tiene el cuerpo para producir vitamina D puede afectar la salud de los huesos y, de acuerdo con un estudio realizado en Suecia, está vinculada con un aumento pequeño pero importante de muertes por enfermedades cardiovasculares y otros padecimientos que no están relacionados con el cáncer.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)