PREMIO

Un uruguayo ganó un "Oscar" a la comunicación en Washington

Leandro Fagúndez ganó el Victory en la categoría “Revelación y Liderazgo”.

El salteño Leandro Fagúndez recibió el galardón en Washington el pasado 6 de abril. Foto: El País
El salteño Leandro Fagúndez recibió el galardón en Washington el pasado 6 de abril. Foto: El País

Un regalo súper especial llovió del cielo el pasado 22 de febrero para Leandro Fagúndez. Recibió su cumpleaños número 24 con la buena nueva de que estaba nominado para los premios Victory en la categoría “Revelación y liderazgo”. Aunque el empresario salteño no tenía idea de la existencia del galardón, enseguida se informó y supo que “son considerados los Oscar de la comunicación”.

El viaje de Leandro rumbo a Washington para decir presente en la gala de premiación el pasado 6 de abril tuvo varios contratiempos, entre ellos un vuelo perdido, pero llegó en hora y pudo levantar la estatuilla que impulsa y motiva a que jóvenes emprendedores continúen creciendo y aprendiendo.

Leandro identificó un segmento de mercado desprovisto 18 meses atrás y decidió tirarse al agua. Fundó junto a su socio Sebastián González la agencia de marketing digital OGreat con miras a que “medianos y grandes empresarios del interior iniciaran un cambio hacia lo digital”. Muy rápido se expandieron en Salto, Paysandú, Maldonado y Canelones.

“Las agencias digitales están centralizadas en Montevideo, y vimos que había un vacío importante en el resto del país. Si bien es verdad que cuesta mucho más por la cabeza de las personas y porque los presupuestos son más acotados, encontramos un nicho a explotar”, reconoce Leandro Fagúndez.

Fagúndez junto a González y Daniel Ivoskus, presidente de Cumbre Mundial. Foto: El País
Fagúndez junto a González y Daniel Ivoskus, presidente de Cumbre Mundial. Foto: El País

Peripecias

Leandro había viajado a Madrid para dar una conferencia en la escuela de posgrados de la Universidad Camilo José Cela, y estaba a punto de ingresar al coctail de clausura del evento el pasado 22 de febrero cuando lo sorprendió un correo electrónico en su celular: le avisaban que estaba nominado el la categoría “Revelación y liderazgo” de los premios Victory.

Su reacción inmediata al leer el mail fue celebrar con los conferencistas y amigos que tenía al lado, y acto seguido desperdigó la noticia entre sus seres queridos en cuanto grupo de WhatsApp pudo.

No olvidará jamás su onomástico número 24. “Era fiesta por todos lados, como si lo hubiese planeado”, rememora. Al llegar a Uruguay celebró con sus familiares y amigos.

El viaje a Estados Unidos para asistir a la premiación resultó una odisea. El 4 de abril se trasladó a Bogotá a dar una conferencia, pero el coctail final lo dejó agotado, y un pestañeo alteró sus planes.

“Volví al hotel sabiendo que no me podía dormir porque a los 40 minutos me tenía que ir al aeropuerto. Me recosté, y caí fundido. Me desperté media hora antes de que saliera el vuelo, traté de hacer algún milagro, y fui igual al aeropuerto, pero me dijeron, ‘acá no pasa nadie’”, relata Leandro.

Pensó cantidad de soluciones en pocos minutos, e incluso evaluó la posibilidad de retornar a Uruguay, pero terminó comprando un nuevo pasaje a un costo elevado. Aterrizó en Washington dos horas y media antes de la gala, y mientras iba rumbo al hotel tuvo miedo de no llegar porque el tránsito era un caos.

“Estaba muerto por las horas de espera, el vuelo, y el estrés que me había generado la situación”, explica. Más allá de eso logró estar a la hora indicada en la sede de la OEA, y si llegar ya era algo “épico” mucho más lo fue enterarse de que la estatuilla iría a parar a sus manos. Tanto que cuando lo nombraron entró en shock y demoró cinco segundos en reaccionar. “No me paraba. Fue fuerte y me emocioné hasta las lágrimas”.

Una vez en Uruguay, OGreat organizó un brindis para celebrar con sus 22 clientes porque “son parte de este logro. No cualquier empresa confía su marca a unos pibes que recién arrancan”, reconoce Leandro. Y asegura que varias veces ocultó su edad por miedo a que su juventud le jugara en contra.

Atípico

Armar una empresa no figuraba en los planes de Leandro. El joven estudiaba Ciencias de la Comunicación en la Universidad ORT cuando empezó a recibir consultas de amigos para que los asesorara en materia digital. El primero en solicitar sus servicios fue Agustín Miranda con su marca Autoría, y la estrategia armada resultó un éxito.

“Fue un desafío interesante porque es un restaurante de comida de autor, cervezas artesanales y vinos nacionales con una carta dinámica. Era hasta difícil de entender su propuesta porque es bien distinto a las ofertas que hay en Uruguay. Es algo inédito y novedoso”.

Hizo varios trabajos puntuales y le agarró el “gustito”, así que acudió a su compañero de facultad Sebastián González y le planteó la idea de montar la agencia. Hicieron un spot audiovisual casero sobre la penetración de las redes sociales en Uruguay, se viralizó y les trajo un aluvión de clientes.

Ese crecimiento rápido e inesperado generó en Leandro la inquietud de especializarse en marketing para brindar un mejor servicio, así que postergó la licenciatura para realizar un máster en marketing online y estrategia digital en la Escuela de Negocios de España. Terminó la maestría antes que el grado: le quedan ocho materias para recibirse de licenciado.

El próximo desafío será hacer este 7 y 8 de mayo el primer Congreso Internacional de Comunicación Digital en Uruguay en sociedad con la Cumbre Mundial de Comunicación Política. Conferencistas de Uruguay, América y Europa expondrán sobre periodismo, publicidad, comunicación audiovisual e influencers en el evento de Kibón. Planean hacer una segunda edición en Quito (Ecuador).

más

Seis jóvenes que sueñan y proyectan con firmeza

Leandro tiene 24 años y fundó la agencia de marketing digital OGreat hace 18 meses. Empezó con su socio asesorando a tres empresas y hoy tienen veintidos clientes. Trabajan seis personas en este staff y ninguno de ellos supera los 26 años. “Somos un equipo chico por el tiempo que hace que estamos en el mercado, el promedio de edad que tenemos y la cantidad de empleados, pero nos rompemos el lomo y estamos convencidos hacia dónde queremos ir y cómo hacerlo”, aseguró Leandro Fagúndez.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados