Naturaelza

La urgencia y el desafío de proteger a nuestros océanos en una conferencia

El viernes se realizó la II Conferencia para los Océanos con un llamado a declarar reservas marinas gran área de las aguas uruguayas.

La ballena franca austral mide alrededor de 18 metros y pesa unos 50 mil kilos.
Las ballenas en Uruguay , Foto: Archivo El País

Este viernes 20 de noviembre, en una jornada con diversas ponencias e invitados internacionales, se realizó en Montevideo la II Conferencia sobre los Océanos de Uruguay, que organizó la agrupación Oceanossanos.

Durante una jornada que se extendió desde la mañana hasta la noche, autoridades y expertos nacionales e internacionales, explicaron porqué el cuidado de los océanos es clave para la preservación de la vida en el planeta y pusieron en relevancia la necesidad de conservar especies como las ballenas que habitan en todos los océanos del mundo.

Durante la conferencia, la embajadora del Reino Unido en Uruguay, Faye O’Connor, invitó a Uruguay a sumarse a la iniciativa que lidera su país llamada 30by30. El proyecto propone declarar áreas protegidas al 30% de las aguas del mundo.

Por su parte, el subsecretario del Ministerio de Turismo, Remo Monzeglio, aseguró que el gobierno se comprometerá a revisar que los cruceros que pasen por aguas uruguayas tengan un control de residuos sostenibles.
Mientras que Gerardo Amarilla, subsecretario del Ministerio de Medio Ambiente, anunció que desde el gobierno existe voluntad de terminar con la exploración petrolera en la plataforma continental uruguaya.

En este sentido, el jerarca señaló que las exploraciones afectan al medioambiente y son incoherentes con los objetivos que tiene Uruguay como país de llegar a ser neutral en sus emisiones de carbono.

Expertos

Tanto desde la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos como los expertos nacionales e internacionales que estuvieron presentes en la conferencia de Oceanossanos hablaron sobre la necesidad de proteger a toda costa el océano como un recurso.

Puri Canals, quien trabaja con la red transatlántica de Áreas Marinas Protegidas de la Unión Europea, destacó la importancia de considerar al océano como un todo y trabajar por la creación de una red de áreas protegidas.

La especialista catalana aseguró que el trabajo debe ser mucho más profundo que simplemente designar a las áreas marítimas como áreas protegidas.

“Debe regularse para que las personas entiendan por qué se están protegiendo esas zonas. Muchas veces lo que pasa es que se declaran y no se regulan, por lo que genera molestia en las poblaciones en lugar de consciencia”, explicó la especialista.

Los profesionales recordaron que más del 70% del planeta está cubierto por los océanos y que estas áreas son las que se encargan de capturar el dióxido de carbono para que la vida sea posible en la Tierra.

Áreas protegidas

Mario Batallés, director de Biodiversidad focal y Conservación Marina del Ministerio de Medio Ambiente, dijo a El País que esta segunda conferencia de los océanos puso foco en “el proceso de deterioro general que viene sufriendo el planeta y que en América Latina es cada vez más evidente”.

Batallés, quien anteriormente se desempeñó en áreas protegidas, explicó que aún queda mucho camino por recorrer en esta materia: “A nivel de América Latina estamos en un 14,7% de reservas marinas”.

Advirtió que Uruguay está muy lejos de lograr las cifras que tiene por objetivo: 17% de áreas marinas y terrestres.

“Uruguay no ha alcanzado ni cerca esas metas. Hoy tenemos un poquito más de un 1% terrestre y estamos en el 0,8% en las áreas marinas costeras”, apuntó.

“De acuerdo con los Objetivos del Desarrollo Sostenible, para el 2030 deberíamos alcanzar un 30% de áreas protegidas por lo que estamos muy lejos de esa meta”, destacó.

Sobre los proyectos que existen actualmente, el experto destacó que hay diversas iniciativas para crear nuevos territorios que queden bajo la protección estatal, ya que actualmente únicamente existen menos de 10 casos.
Batallés destacó que las áreas protegidas son necesarias desde el punto de vista de la naturaleza, pero también desde el punto de vista social, puesto que generan beneficios: “La vida de los océanos no solo está relacionada con los que habitan en ellos, sino con el resto de la vida”.

Y remarcó: “La generación de estas nuevas áreas podría garantizar una recuperación, principalmente de recursos pesqueros y otros que son parte de la cadena trófica”. Además, comentó que hace poco tiempo ingresó en el flamante Ministerio de Medio Ambiente una propuesta para proteger la Isla de Lobos y el banco de mejillones.

El ODS 14

El Objetivo del Desarrollo Sostenible (ODS) número 14 se propone fomentar la preservación de la vida submarina. Alejandro Corvi, referente de ODS Uruguay y presidente Red Uruguaya ONGs Ambientalistas, dijo a El País que este punto tiene 169 metas en las cuales aborda el tema de  la vida submarina y pretende proteger y utilizar sosteniblemente los mares y sus recursos.

“Los temas más importantes son proteger el ecosistema, no solo la contaminación oceánica en cuanto a plásticos, por ejemplo, sino también de la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada”, destacó. En su trabajo para la promoción de los ODS, Corvi destacó la importancia del trabajo en la implementación de nuevas áreas marítimas y de que se genere concientización en este aspecto.

“La idea en lo referido a la creación de áreas protegidas marinas es incorporar la Isla de Lobos y un banco de mejillones asociado a la isla. El otro es una reserva marina ubicada a 100 millas donde tenemos arrecifes marinos con una biodiversidad muy importante y que conserva especies que están amenazadas”, destacó. 

Corvi señaló a El País que una de las premisas de los objetivos es no excluir a nadie: “Para que se concreten los objetivos tenemos que incorporar hasta la última persona del planeta”, concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error