EDIFICIOS Y LETRAS

Montevideo vista por Mario Benedetti: un recorrido virtual por su vida y obra

El circuito presentado ayer por la Intendencia celebra los 100 años del nacimiento del escritor uruguayo

Mario Benedetti en el bar San Rafael. Foto: Archivo El País.
Mario Benedetti en el bar San Rafael. Foto: Nicolás Pereyra | Archivo El País.

"Estamos a 23 de junio en el diario de Martín Santomé. Ha llegado un momento muy esperado: Martín y Laura van por primera vez juntos al apartamento que él alquiló para ellos. Primer encuentro allí; hay algo de nervios, de tensión. Primera cena juntos y la tensión parece que va cediendo paso a la calma. De pronto, ella confiesa que su madre ya sabe todo sobre la relación. Martín acusa el golpe: ‘Así no vale. Me sentí como desnudo, con esa desesperada desnudez de los sueños, cuando uno se pasea en calzoncillos por Sarandí y la gente lo festeja de vereda a vereda”.

Quien haya leído alguna vez La Tregua de Mario Benedetti –publicada originalmente en 1960 y traducida a 19 idiomas– reconocerá esa historia. Y también sabrá que Montevideo es el escenario por excelencia de las novelas y poemas de quien cumpliría 100 años el próximo 14 de septiembre.

La relación del escritor con los barrios Ciudad Vieja, Centro, Cordón, Aguada, La Comercial, Parque Rodó, Punta Carretas, Capurro, Prado, Colón, así como con el fútbol y algunos cafés de la ciudad, se repasa en el flamante “circuito inteligente Mirada Benedetti” que desde ayer está disponible en el sitio descubrimontevideo.uy.

Se trata de un circuito virtual –“adaptado a los tiempos que estamos viviendo”, según Elizabeth Villalba, directora de Turismo de Montevideo– para conocer vida y obra de Benedetti y la historia de cada lugar sobre el que ha escrito hasta su muerte. De esta manera, el visitante (también virtual, pero que, con los recaudos del caso, podrá desplazarse a los sitios), conocerá, por ejemplo, dónde estaba el edificio de la Industrial Piria (Sarandí 500), donde trabajaba Benedetti como jefe de contabilidad y finalmente como gerente, donde fraguó sus Poemas de la oficina, Montevideanos y La Tregua. El recorrido por la Ciudad Vieja transporta a los cafés y a las plazas y a los recovecos donde el escritor se sentaba en el horario del almuerzo.

“El circuito incluye relatos de una voz en off que es la ciudad de Montevideo, tiene videos 360 de algunos tramos de la ciudad y relatos con la voz del propio Benedetti; también te conecta a Google Books para que puedas adquirir los libros”, presentó Villalba a Mirada Benedetti.

El recorrido lleva, por ejemplo, a la casa que compartió con su esposa Luz en Velsen y Santiago de Anca por 27 años –citada en el poema Ciudad en que no existo–, luego a Convención 1295, donde vivió hasta su exilio en 1974, y a su último domicilio, en Zelmar Michelini 1337.

Pero también lleva hasta la Iglesia de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, en Punta Carretas, donde Benedetti fue bautizado y jugaba con los curas. Cerca estaba la casa de sus abuelos maternos, igual que los abuelos de Claudio, el personaje de La borra del café.

Mario Benedetti
Mario Benedetti, un hombre que amaba los libros. Foto: Difusión

Lejos del Centro o de la Ciudad Vieja, el visitante puede recorrer Capurro bajo la mirada del escritor. Ese es el barrio de la niñez de Claudio como también lo fue de Benedetti, un barrio que ha descrito como “un lugar amable, tranquilo, donde cualquiera desearía haber pasado su infancia”.

También lleva al Prado, a su parque, al Jardín Botánico y a la avenida Buschental y ata los destinos a las páginas de Andamios y Primavera con una esquina rota.

“Creemos que es un circuito que refuerza mucho la obra de Benedetti y, al mismo tiempo, pone en valor a la ciudad de Montevideo. Muestra todos esos lugares sobre los que él contaba y que hoy se transformaron”, apuntó Villalba en diálogo con El País. Por ejemplo, el Café Sorocabana, donde escribió La Tregua, ya no existe, pero en el circuito inteligente Mirada Benedetti se lo puede ver en su esplendor.

Aunque el autor nunca fue un bohemio u “hombre de boliche”, le gustaba sentarse a la mesa de un bar, junto a una ventana a ver pasar la gente, a observar el movimiento de la ciudad. Dentro de esos lugares también solía visitar Las Misiones, el Restaurant La Bolsa, el Sportman y el San Rafael, donde invariablemente iba cada día a almorzar y que cerró a principios de 2020.

El fútbol también forma parte del circuito virtual que ahora promueve la Intendencia de Montevideo. El Estadio Centenario es incluido en el recorrido por esta ciudad entre edificios y literatura y descrito en Puntero izquierdo, un clásico de la narrativa futbolera rioplatense; pero también se habla de una cancha del Parque Capurro que aparece en La borra del café.

Esta iniciativa, mitad cultural y mitad turística, fue presentada previamente en la Feria Internacional de Turismo en Madrid, antes del comienzo de la pandemia por coronavirus.

En España, donde Benedetti vivió varios años en el exilio, también se han organizado recorridos para celebrar los 100 años de su nacimiento.

Villalba dijo preferir La Tregua y, como tal, el capítulo dedicado a Ciudad Vieja es uno de sus favoritas. Y, sobre este barrio de Montevideo, se puede recordar lo que escribió Benedetti: “Qué viento asqueroso, me costó un triunfo llegar por Ciudadela desde Colonia hasta la Plaza. A una muchacha el viento le levantó la pollera. A un cura le levantó la sotana. Jesús, qué panoramas tan distintos”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados