ENTREVISTA

Leandro Quiroga: "Sin magia, un lugar como Medio y Medio no puede subsistir"

Medio y Medio es un negocio familiar que une música y gastronomía de autor; un lugar donde cada verano pasan grandes artistas; ¿cómo se mantenido a lo largo de 24 años?

leandro quiroga medio y medio
Leandro Quiroga es el director de Medio y Medio, icono de Punta Ballena. Foto: Ricardo Figueredo

"Magia” es una palabra que moviliza a Leandro Quiroga. Tanto que decidió tatuársela en un brazo. La magia o “la mística”, según él, es lo que hizo posible los 24 años de historia de Medio y Medio, un reconocido club de jazz y restaurante en Punta Ballena donde se mezcla la alta gastronomía con una programación artística de prestigio que empezó en 1995 como parador de playa manejado por la familia. Luis Alberto Spinetta, Charly García, Skay Beilinson, Jaime Ross, José Carbajal, Ruben Rada, Lenine, Paulinho Moska, Hermeto Pascoal, entre otros, han pasado por sus escenarios. Quiroga, su director, habla de “próceres” al recordar los momentos en los que más se vivió esa “magia”. En conversación con El País en un agitado mediodía de enero, dijo: “Sin esa magia, un lugar como este no puede subsistir. Su prestigio, su historia y su crecimiento están ligados puramente a la mística” y hoy es un lugar donde “el tipo del rock más cerrado se puede encontrar con el tipo más experimental del jazz”.

Zorrito Von Quintiero dijo recientemente a El País que le gusta venir cada año a Medio y Medio porque es un lugar donde se respeta al artista. ¿Qué significa para vos escuchar esto?
—Me pone feliz porque es una manera de producir que buscamos adrede hace muchos años. No concebimos otra manera. Siempre ponemos en el centro de la producción al artista. No podés poner al artista en el centro de la boca para afuera y que después no tenga el espacio para probar el sonido el tiempo que necesite. Es una obviedad pero a veces no pasa. Cuidamos el tiempo, cuidamos el trato, cuidamos el profesionalismo de los técnicos, cuidamos muchísimo el contexto del show, el silencio, la atención de los mozos, los ruidos aledaños: nuestra tiquetera está silenciada y el lugar donde se apoyan los platos es de cuero. Son pequeños detalles que hacen al todo. Eso tiene un resultado en la felicidad del artista y en la calidad artística.

—¿Cómo se tomó la decisión de armar Medio y Medio cuando tenías 18 años?
—Nació como una idea de mis padres para que mis hermanas y yo tengamos un negocio que nos permitiera trabajar en verano y estudiar tranquilos durante el año en Buenos Aires (yo soy el único argentino de mi familia y en ese entonces vivíamos allá). Abrimos el 15 de diciembre de 1995. El 21 de diciembre, seis días después, ya puse un show. Yo estudiaba música desde chiquito y tenía mucha relación con músicos. Fue mi comienzo de mi etapa como productor. Abríamos solo al mediodía con comida rápida para la playa. A los seis días hago un show de noche y mi madre hizo un plato. En enero programamos a Falta y Resto; pusimos un tabladito. Y trajimos a otros artistas.

leandro quiroga medio y medio
En Medio y Medio se combina música con cocina de autor desde hace 24 años. Foto: Ricardo Figueredo

—¿Cómo fue mutando a lo largo de 24 años ese primer concepto de gastronomía y espectáculos?
—Mis hermanas se fueron y entró mi madre a cocinar y mi padre a administrar. Desde hace unos 20 años es un negocio entre mi padre, mi madre y yo. La verdad es que nos llevamos bien. Es un formato familiar que no es fácil; pero la manera para que se sostenga es que cada uno tiene un área muy clara y nadie se mete en el área del otro. Al año siguiente empezamos con un club de jazz a partir de la medianoche. En el año 2000, ya hace 20 años... ¡qué impresionante!.. Se hizo el escenario para 100 personas y en el verano de 2007 inauguramos el escenario de afuera con el anfiteatro. Lo inauguró Luis Alberto Spinetta. Medio y Medio fue creciendo por el aburrimiento. A mí me cuesta mantenerme en una situación porque me aburro rápido. De esa inquietud surgen cosas nuevas, desafíos nuevos. Así se fue formando este estilo o este formato de festival que es un festival extendido en el tiempo: son 40 shows en 60 días, todos los veranos. Un festival de un día tiene su adrenalina, pero pierde mucho en los cuidados artísticos. Nosotros preferimos un formato extendido en el que cada artista tiene su atención, su día, sus cuidados y sus tiempos. Ese formato tiene casi 20 años y ha funcionado aunque por aburrimiento le vamos cambiando conceptos.

—¿Dónde se nota la impronta de tu padre, de tu madre y la tuya?
—La de mi madre definitivamente es la cocina; es un restaurante de cocina de autor donde la música y la cocina son coprotagonistas totales; no hay uno por encima del otro. La de mi padre, sin duda, es el impulso empresarial. El formato funcional o arquitectónico o la plasticidad del espacio es de mi padre. Yo he ido mutando con los años, pero soy creador de la línea artística del lugar desde el primer día, pero también en el área de marketing y comunicación; y en los últimos años, tomé toda la parte administrativa para liberar un poco a mi padre. A mí madre, imposible, no la sacás nunca de la cocina.

—Medio y Medio es reconocido por varios de sus platos, entre ellos, los espaguetis.
—Nuestra carta tiene 70 platos, toda de cocina de autor. Tiene 12 o 15 platos que son emblema del lugar, lo cual es una rareza porque los restaurantes, aun los buenos, tienen 4 o 5 platos emblemas. Acá destaca todo lo relacionado con la pesca, los mariscos y la pasta. Uruguay tuvo un cambio en gastronomía muy fuerte en los últimos 10 años. Fuimos un pionero en esa situación.

“Nuestro leitmotiv es el espíritu ecléctico: que el tipo del rock más cerrado se pueda encontrar con el tipo más experimental de jazz”.

Leandro QuirogaDirector de Medio y Medio

—En algunas entrevistas dijiste que aquí se han vivido “situaciones artísticas mágicas”. ¿Cuáles están entre tus favoritas?
—Hay varias. Un lugar como este para que funcione tiene que tener mística; la mística se genera por la afinidad de los artistas con el lugar. Tenemos 24 años de muchos momentos mágicos y, sin esa magia –palabra que tengo tatuada–, un lugar como este no puede subsistir. Su prestigio, su historia y su crecimiento están ligados puramente a la mística. Por nombrarte alguna, por criterio personal (porque el público tendrá las suyas), te digo la inauguración del escenario de afuera con Spinetta; fue muy especial. Los que estuvimos esa noche fuimos privilegiados. Luego los conciertos del año pasado y de este de Lenine; sin duda entran en el top five de la historia de Medio y Medio. Es un artista realmente muy profundo en todos los sentidos. Estuve siete u ocho años insistiendo para que viniera y el año pasado me dijo: “El año que viene quiero volver”; y este año me dijo que quiere que esto se vuelva tradición. Yo le dije: “Te tomo la palabra”. Yo soy muy fanático de un músico brasilero que es Joao Bosco y la única vez que estuvo acá fue increíble. Fue uno de los conciertos más bellos de la historia de Medio y Medio. Yo me guardo, además, como un tesoro gigante todas las veces que vino El Sabalero. Fue uno de las cosas más movilizadoras; sobre todo un show que era de cuentos. Fuera de serie. Fue uno de los artistas más maravillosos que tuvo esta casa. Pero también Jaime Roos cada vez que vino; Ruben Rada cada vez que vino. Hay próceres, como Charly (García). Pero la mágica máxima que tiene Medio y Medio es el encuentro de artistas, sea programado o no. Hicimos un montón de formatos nuevos; dúos o tríos que no existían que después terminaron en discos o en tours. La magia máxima de Medio y Medio es el encuentro ecléctico de artistas. Nuestro leitmotiv es pregonar el espíritu ecléctico en la escucha de la música: que el tipo del rock más cerrado se pueda encontrar con el tipo más experimental del jazz. También recuerdo otro momento de abajo del escenario: una sesión de fotos para la revista Rolling Stone con Skay Beilinson y Hermeto Pascoal por la que terminamos llorando todos. Skay, un tipo que con los Redondos metía 120 mil personas, estaba emocionado hasta las lágrimas cuando Pascoal empezó a tocar música en su cuerpo. Medio y Medio nos ha dado miles momentos de este tipo porque permite que esos encuentros sean relajados y muy humanos. Cada artista y cada momento tiene su tiempo para la emoción.

leandro quiroga medio y medio
"Magia" es la palabra que eligió Leandro Quiroga para hablar sobre la historia de Medio y Medio. Foto: Ricardo Figueredo

—¿Cuáles son los espectáculos más destacados de la grilla de este año?
—El encuentro de Paulinho Moska y Chico Cesar. Si bien son amigos y han tenido shows colectivos, creo que esta es la primera vez que hacen un show a dúo. Fue muy especial. Y creo que va a ser muy especial la venida de un chico argentino muy joven del cual soy muy admirador: Nahuel Pennisi. Es un chico que toca la guitarra acostada y es ciego; tiene un virtuosismo instrumental y un virtuosismo vocal para cantar y armonizar que es muy especial. Creo que va a ser un momento muy especial de esta temporada. Otro es la presencia de Vitale, Baraj y González, el trío instrumental argentino de la década de 1980 que festejan 35 años acá.

—¿Te sentís ahora aburrido?
—Constantemente, por suerte. Así abrimos el año pasado la cervecería 1516 que es el único lugar que hay en Punta Ballena que se mantiene abierto con servicio. Y este año acabamos de hacer uno de los grandes desafíos contra el aburrimiento de esta temporada con mi socio, Juan Pablo Sorín, que fue una copa de fútbol pero con valores como la inclusión, la sustentabilidad, la responsabilidad social y la cultura. Fue un enorme desafío para el aburrimiento y dimos un gran paso, para nosotros, para Punta del Este y para el fútbol de la región. Los clubes se fueron muy contentos. Los periodistas estaban sorprendidos por la predisposición de los jugadores para dar tiempo para notas. Pero todo es parte de lo mismo. Si están cuidados de la manera que tienen que estar, si ven que la gente está trabajando con buena onda, ellos devuelven lo mismo; no se quieren ir del estadio, no se sienten expulsados del estadio.

—¿Y el aburrimiento te está haciendo pensar algo nuevo para Medio y Medio?
—Para Medio y medio quiero armar algo bien diferente para el verano que viene porque son los 25 años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)