Salud

IQOS tiene aval de FDA, pero es ilegal en Uruguay

El dispositivo que calienta tabaco diseñado y comercializado por la tabacalera Philip Morris fue aprobado por Estados Unidos.

IQOS. El producto de tabaco calentado de Philip Morris, está presente en 41 mercados.
IQOS. El producto de tabaco calentado de Philip Morris, está presente en 41 mercados.


El martes 7 de julio, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) anunció que Philip Morris podrá comercializar su producto I Quit Ordinary Smoking, más conocido como IQOS, como un producto de tabaco de riesgo modificado (MRTP).

El dispositivo, que funciona como un intermedio entre los cigarrillos electrónicos y los pitillos convencionales, utiliza tabaco al que calienta pero no llega a quemar, evitando así el humo.

La doctora Andrea Costantini, líder de Asuntos Científicos para América Latina y Canadá, explicó en rueda de prensa con medios latinoamericanos, que este producto elimina uno de los principales productos que afectan la salud de los fumadores: el humo. “Nuestros investigadores e investigadores independientes hallaron que IQOS no afecta la calidad del aire del ambiente y los niveles de nicotina y otras sustancias que elimina están muy por debajo de los máximos tolerados”, añadió.

Sin embargo, advirtió que la recomendación es siempre proteger a niños y jóvenes.

Desde Philip Morris International se hizo especial énfasis en que este producto está diseñado para mejorar la salud pública mundial, atendiendo a que existen 1.000 millones de adultos fumadores en el mundo.
Además, desde la compañía destacaron que el aval de la FDAes muy importante y pese a que no tiene incidencia directa en las decisiones que toman los gobiernos latinoamericanos, marca un precedente de prestigio en lo que respecta al daño que provoca el dispositivo.

Mario Masseroli, presidente de Philip Morris International para América Latina y Canadá, indicó que el desarrollo de IQOS es el resultado de años de investigación, cuyo objetivo estuvo centrado en crear “un producto rentable que reduzca los efectos nocivos del tabaco en la salud”.

A quienes está dirigido

 Este nuevo producto está destinado a quienes eligen seguir fumando, pero quieren consumir un producto menos nocivo que los cigarrillos tradicionales. Constantini señaló que no es un producto destinado a quienes buscan dejar el hábito. “IQOS no es un producto que esté destinado a la saciación tabáquica, está diseñado y pensado para los adultos fumadores que van a continuar fumando”, destacó la especialista.

La situación en Uruguay

 En Uruguay la importación y comercialización de cigarrillos electrónicos está prohibida, por lo tanto, IQOS no puede comercializarse dentro del territorio nacional.

Consultado por El País durante la rueda de prensa, Masseroli se mostró crítico con la situación que se vive y aseguró: “El caso de Uruguay es muy particular y honestamente creo que es un ejemplo que deberíamos mirar porque tiene una enorme contradicción”. El presidente de Philip Morris para América Latina y Canadá destacó que existe una “dicotomía muy importante” entre lo que se hace en Uruguay y lo que se dice en esa materia.

En ese sentido señaló: “Países como Uruguay o Panamá han destruido la industria legal, han afectado los empleos y la incidencia no se ha afectado”.
Según Masseroli, en lo países donde se libra una guerra más fuerte contra el tabaquismo, “el 70% u 80% del mercado es ilegal y no hay ningún tipo de control sobre las sustancias que tienen esos productos ilícitos”.
Y añadió: “No es un tema ideológico de tratar de jugar con los números, hay que mirar la incidencia en un país. Porque si se redujo la industria legal y el resto está en manos del comercio ilícito no se ha hecho nada”.

Masseroli concluyó que se trata de una cuestión de mirar el aporte de la ciencia y dejar de lado la ideología.

Según datos del Fondo Nacional de Recursos, el 25% de los uruguayos mayores de 14 años fuma, ya sea en forma diaria (20,4%) u ocasional (4,6%). Los hombres son quienes lo hacen más habitualmente que las mujeres, con un 30,7% y 19,8% respectivamente.

Cómo funciona IQOS

El sistema de IQOS calienta el tabaco pero no lo quema. Las altas temperaturas generan un aerosol que se inhala y contiene nicotina.

En IQOS el tabaco no entra en combustión por lo que se evitan una serie de químicos y el humo que se produce al arder.

A diferencia de otros cigarillos electrónicos, el IQOS no usa líquidos, sino unos cigarrillos especiales llamados HEET que duran unos seis minutos en el dispositivo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados