ASTRONOMÍA

Hay hielo de agua en la Luna ¿y dónde más en el Sistema Solar?

El agua en la Luna es más común de lo que pensaban los científicos; y hay señales de ella en forma de hielo o vapor en otros lugares

"Luna de trueno": así se vio el eclipse lunar. Foto: AFP
Alrededor de 40.000 kilómetros cuadrados (casi tres veces el territorio de Tacuarembó) de la superficie lunar tiene la capacidad de contener agua.

El agua en la Luna es más común de lo que pensaban los científicos, almacenada en bolsas de hielo escondidas en regiones de “oscuridad eterna”, algunas tan pequeñas como una moneda, revelan nuevos estudios.

Los científicos han estado encontrando signos de agua en la Luna desde 2009 y, en 2018, confirmaron la presencia de hielo de agua en la superficie lunar. Ahora, investigadores no solo han confirmado la presencia de agua en el satélite, sino que también han descubierto que la superficie lunar podría albergar abundantes parches de hielo en regiones de manchas permanentemente a la sombra y con temperaturas de unos 243 bajo cero.

“Si puedes imaginarte parado en la superficie de la Luna cerca de uno de sus polos, verías sombras por todo el lugar”, dijo Paul Hayne, profesor asistente en el Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial en CU Boulder, en un comunicado. Y añadió: “Muchas de esas pequeñas sombras podrían estar llenas de hielo”.

De hecho, el equipo de Hayne descubrió que alrededor de 40.000 kilómetros cuadrados (casi tres veces el territorio de Tacuarembó) de la superficie lunar tiene la capacidad de contener agua. Eso es más del doble del área que los científicos habían calculado. Ahora se cree que el polo norte lunar podría atesorar 600 millones de toneladas del recurso esencial.

Estos pequeños depósitos de hielo de agua podrían hacer mucho más accesible la vida de futuros astronautas y misiones en la Luna previstas a partir de 2024. Es igual a la de la Tierra, aunque habría que filtrarla antes de beberla porque puede contener mercurio y otros contaminantes.
¿Dónde más hay agua o alguna señal de ella?

Sistema Solar húmedo.

La biosfera de la Tierra contiene todos los ingredientes necesarios para la vida tal como la conocemos: agua líquida, al menos una fuente de energía y un inventario de elementos y moléculas biológicamente útiles.

Los elementos químicos del agua, el hidrógeno y el oxígeno, son algunos de los elementos más abundantes del universo. Están en las nubes moleculares gigantes entre las estrellas, en discos de material de sistemas planetarios recién nacidos y en las atmósferas de planetas gigantes que orbitan otras estrellas. Se cree que hay varios mundos que poseen agua líquida debajo de sus superficies y muchos más tienen agua en forma de hielo o vapor. El agua se encuentra en cuerpos primitivos como cometas y asteroides y en planetas enanos como Ceres. Se cree que las atmósferas y el interior de los cuatro planetas gigantes (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno) contienen enormes cantidades de materia húmeda y sus lunas y anillos tienen una cantidad considerable de hielo.

Quizás los más sorprendentes son los hallazgos en las cinco lunas heladas de Júpiter y Saturno que muestran una fuerte evidencia de océanos debajo de sus superficies: Ganímedes, Europa y Calisto en Júpiter; y Encelado y Titán en Saturno. La misión Cassini de la NASA reveló a Encelado como un mundo activo de géiseres helados. Investigaciones sugieren que puede tener actividad hidrotermal, un entorno potencialmente adecuado para los organismos vivos.

Encélado, la sexta luna de Saturno por tamaño. Foto: Wikimedia
Encelado es la sexta luna de Saturno por su tamaño.

Las naves espaciales de la NASA también han encontrado signos de agua en cráteres permanentemente oscuros en Mercurio, el planeta más cercano al Sol.

Sistema Solar seco.

 Si bien nuestro Sistema Solar puede parecer “empapado” en algunos lugares, otros parecen haber perdido grandes cantidades de agua. En Marte se han encontrado pruebas claras de que tuvo agua en su superficie durante largos períodos en un pasado remoto. El Curiosity de la NASA descubrió un antiguo lecho de un río que existía en medio de condiciones favorables para la vida. Más recientemente, científicos de la agencia espacial estadounidense llegaron a la conclusión de que el planeta alguna vez tuvo suficiente agua líquida para formar un océano para ocupar casi la mitad del hemisferio norte. Pero, ¿a dónde se fue el agua? Está claro que parte de ella está en los casquetes polares y debajo de la superficie.

También se cree que gran parte de la atmósfera primitiva de Marte fue despojada por el viento de partículas cargadas que fluyen desde el Sol.

Una pregunta esencial.

“El origen del agua en la Luna es una de las preguntas generales que estamos tratando de responder a través de esta y otras investigaciones”, dijo el científico planetario Paul Hayne de la Universidad de Colorado, autor principal de uno de los estudios publicados ayer en la revista especializada Nature Astronomy.

“Actualmente, los principales candidatos son los cometas, asteroides o pequeñas partículas de polvo interplanetario, el viento solar y la propia Luna a través de la desgasificación de erupciones volcánicas”, agregó en un comunicado divulgado por la NASA.

Por su parte, Didier Schmitt, coordinador de exploración humana y robótica de la Agencia Espacial Europa, dijo: “Son buenas noticias. En teoría, el oxígeno y el hidrógeno que contiene el agua se pueden separar para fabricar combustible para cohetes con lo que se podría viajar de la Luna a Marte. Pero es importante no dejarnos llevar por el optimismo y tener en cuenta que aún quedan muchos pasos intermedios que dar antes de poder siquiera comenzar a poner estos planes en marcha”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados