INVESTIGACIÓN

Empresa uruguayo-argentina obtuvo US$ 2,7 millones para fármaco contra obesidad

El fármaco ya fue probado en animales y se espera que en 2021 se pueda hacer lo mismo en humanos.

Foto: Shutterstock
Foto: Shutterstock

Con la idea de acabar con las complicaciones metabólicas de la obesidad, "la epidemia del siglo XXI", la compañía uruguayo-argentina Eolo Pharma se encuentra trabajando en un fármaco que ya fue probado en animales y se espera que en 2021 se pueda hacer lo mismo en humanos.

Así lo explica a Efe Carlos Batthyány, director ejecutivo del Instituto Pasteur de Uruguay, uno de los que trabaja en este proyecto que comenzó hace más de 10 años y que recientemente consiguió una financiación de 2.7 millones de dólares para llevar a cabo ensayos preclínicos y toxicológicos.

"Es un compuesto que cuando lo empezamos a estudiar en ratones, que es con lo que trabajamos acá en el Instituto Pasteur, pudimos ver que el compuesto evita la ganancia de peso a pesar de que uno los esté alimentando con una dieta 'occidentalizada', que es muy ricas en grasas, en calorías y en carbohidratos", apunta Batthyány.

Asimismo, subraya que lo fundamental es que, más allá de esto, el fármaco, llamado Eolo 3, también evitó la aparición de las complicaciones metabólicas de la obesidad.

"La obesidad es la epidemia del siglo XXI. Hoy en día hay más obesos que pacientes desnutridos. Uruguay en obesidad infantil está a la cabeza en Latinoamérica, increíblemente estamos en un 9% de niños menores de 10 años con sobrepeso y obesidad, y las complicaciones metabólicas de esta son muy terribles, porque son la diabetes tipo 2 y el hígado graso no alcohólico que son enfermedades complicadas", puntualiza.

Hasta el momento, el compuesto fue probado en animales con resultado exitoso, sin embargo, Batthyány afirma que "hay que ser muy cautos" porque luego habrá que ver si se consigue lo mismo en las pruebas con personas.
"Hemos hecho todas las pruebas preclínicas, no solo en el Instituto Pasteur, sino que estamos trabajando en distintos países de Europa y de Asia haciendo otras pruebas preclínicas que vienen confirmando los resultados que nosotros habíamos tenido", cuenta.

Con vistas al futuro, Batthyány aspira a que Sudamérica comience a recorrer el camino de los países desarrollados que lo que hacen es "tener economías basadas en el conocimiento, que son economías sustentables".

"Nosotros todos los medicamentos que consumimos vienen del norte, nunca nos animamos a producir medicamentos originales y novedosos en Sudamérica. Capaz que lo que está bueno es resaltar el hecho es que estamos tratando, no digo que vayamos a lograrlo, de llevar un compuesto de la mesada a la farmacia, de animarnos a recorrer ese camino que es lo que hacen los países desarrollados", concluye.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados