SEGURIDAD VIAL

¿Qué es el efecto submarino en la conducción?

Llevar el cinturón holgado puede provocar lesiones; cómo colocarlo de manera correcta y minimizar los riesgos en caso de accidente

cinturón de seguridad
El cinturón de seguridad es un elemento imprescindible

Puede que muchos conductores lo hayan experimentado. Es conocido como el “efecto submarino” y se refiere a llevar el cinturón de seguridad holgado y no ir de forma correcta al volante. Esta situación que, para muchos se produce por comodidad o desconocimiento, en realidad, es un factor de riesgo “en caso de frenada, golpe o vuelco”, advirtió Jorge Alfaro, secretario general de la Unidad Nacional de Seguridad Vial (Unasev).

El “efecto submarino” ocurre cuando el cuerpo no está bien sujeto por el cinturón de seguridad, presiona el asiento hacia abajo y comienza a deslizarse debajo de la banda abdominal. Esto, por supuesto, no solo afecta a los conductores, sino también a los pasajeros.

Esta situación puede llegar a ser muy peligrosa, fundamentalmente, aumenta porque el riesgo de chocar contra el volante o el tablero en caso de una colisión o detención violenta porque el cuerpo continúa su deslizamiento hacia adelante. “El cuerpo agarra velocidad y el cinturón no lo frena”, explicó Alfaro.

Conductores y pasajeros.

Cuando el cinturón de seguridad no era retráctil, si se lo quería utilizar bien, se debía ajustar el mismo de forma de quedar bien pegados al asiento. "Esto por momentos
podía resultar molesto, por lo cual, los pasajeros solían regularlo y dejarlo
flojo, lo cual lo convertía en un arma mortal", apuntó Mattias Lorenzotti, tecnólogo industrial mecánico. Y prosiguió: "¿Y cómo obtener comodidad y seguridad al mismo tiempo? El cinturón de seguridad retráctil nos da todo eso, porque evita que el cuerpo se desplace excesivamente en caso de impacto frontal manteniéndonos firme al asiento en caso de desaceleración",

Por otra parte, si el cinturón no se lleva “bien calzado sobre los huesos de la cadera” y, en su lugar, se lo lleva sobre el abdomen, “está apoyado sobre superficies blandas y las lesiones internas posiblemente sean peores” en caso de un frenazo brusco. También la persona puede golpearse directamente contra la parte baja del vehículo y sufrir incluso fracturas en las piernas.

“Pongo siempre este ejemplo: los cinturones de las carreras de autos, salvo las diferencias de equipamiento, calidad y precisión, van ajustados para que el conductor se convierta en una sola pieza con el auto. En caso de una frenada, golpe o vuelco, el conductor sigue siendo parte del auto sin generar velocidad ni frenos violentos que lo lastimen. Con el efecto submarino, el cuerpo puede escaparse por debajo si está flojo, sobre todo aquellos que son delgados o si las holguras son grandes”, explicó Alfaro.

¿Cómo evitarlo? La primera recomendación es eliminar toda holgura del cinturón mediante pretensores. Si el vehículo no tiene este elemento de seguridad con esta tecnología debe reemplazarse. “Todos aquellos cinturones viejos; en Uruguay hay muchos todavía”, señaló el secretario general de Unasev.

¿Se podrían mejorar aún más los cinturones de seguridad?

"Por supuesto, basta con mirar un auto de carreras", dijo Mattias Lorenzotti, tecnólogo industrial mecánico a El País. Y añadió: "En competición, se exige a nivel mundial un mínimo de cinco puntas en los arneses de seguridad (cintos). Esto es, lo que junto con una butaca de calidad, aseguran la máxima fijación al piloto y/o copiloto. Parece medio exagerado cuando uno lo comenta, pero ¿cuando se exagera si estamos hablando de seguridad y de la protección de la vida humana?"

Otro consejo es no agregar ningún complemento en el asiento como almohadones o toallas. Esto fomenta la pérdida de adherencia y la aparición del “efecto submarino”. También influye si se lleva el respaldo muy inclinado.

Si el vehículo tiene cinturones de seguridad con pretensores y se puede regular en altura, Alfaro indica que hay que colocarlo lo más abajo posible para que quede arriba de los hombros.

El correcto uso del cinturón de seguridad en los asientos traseros disminuye hasta en un 25% el riesgo de morir y hasta en un 50% en los asientos delanteros.

Seis reglas de oro para viajar con seguridad.

- La banda diagonal debe pasarse por el centro de la clavícula y la horizontal por debajo del abdomen.

- Compruebe, una vez abrochado, que no esté enganchado o enrollado. Si está retorcido, sujetará peor el peso del cuerpo. Si está pegado al cuello puede originar cortes en caso de accidente.

- Una vez colocadas las bandas, se recomienda que se tire un poco hacia arriba de la diagonal para evitar holguras.

- No deben utilizarse prendas demasiado voluminosas. Tampoco poner nada debajo del cinturón.

- El asiento debe ir casi en ángulo recto, nunca demasiado inclinado.

u Cambie el cinturón tras un golpe porque puede haber roturas en los sistemas de anclaje.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados