MEDIOAMBIENTE

Ecosurf: un proyecto de tablas con botellas recicladas y clases gratuitas

Se trata de una iniciativa de dos surfistas para la promoción del reciclaje y clases sin costo para niños de Maldonado

Ecosurf
Tablas de surf y paddle surf hechas con botellas recicladas. Foto: Ecosurf

Dos objetivos para un proyecto: retirar el plástico de las playas y acercar el surf y el paddle surf a niños ˗–por lo pronto de la zona de La Capuera en Maldonado– con clases gratuitas.

Ecosurf es una iniciativa de los amigos Fabián Naya y Fabián Andino, dos surfistas que enseñan a fabricar tablas con botellas recicladas y promocionan estos deportes.

Una tabla de paddle surf para niños necesita aproximadamente 50 envases; una para adultos lleva entre 100 y 110. “Por cada tabla estamos sacando bastantes botellas del mar”, dijo Naya.

Ecosurf
Las botellas son recolectadas de las playas. Foto: Ecosurf

Respecto al costo, una convencional cuesta de US$ 2.000 hacia arriba; pero una reciclada no supera la inversión de $ 2.500 entre pintura, pegamento y otros materiales.

“Queremos acercar a la gente que no tiene recursos a lo que es este deporte que es súper saludable”, agregó.

¿Cuál es el truco para la fabricación de las tablas? El lijado. Este paso es el que brinda la mejor flotabilidad, incluso una mejor que las tablas tradicionales, según contó Naya a El País.

Ecosurf
Los surfistas Fabián Naya y Fabián Andino, creadores de Ecosurf. Foto: Ecosurf

Pero antes hay que recoger las botellas, limpiarlas y llenarlas con aire comprimido. Hay tres opciones: dejarlas sin tapa un rato en el freezer; colocarle hielo seco; o utilizar un inflador y una vieja cámara de bicicleta. Lo último es lo más rápido y más económico. “Yo fui al bicicletero de la esquina y me llevé dos cámaras viejas. Ponés el pico dentro, inflás y después cerrás”, explicó.

Las botellas deben adherirse con un pegamento a base de poliuretano. Y aquí entra el lijado. Es el modo para que “agarre bien”. Luego se debe colocar un caño de PVC en el medio para darle mayor estabilidad. Se puede comprar o se puede hacer como hizo Naya: buscarlos en las volquetas de las obras de los sitios en construcción.

Una tabla convencional mide un poco más de tres metros; las recicladas miden dos metros y medio. “Y flotan mucho más”, aclaró Naya.

Una de las metas de los surfistas creadores de Ecosurf es ampliar la red de alumnos (y también recolectores de plástico) en Maldonado pero a través de su cuenta en Instagram (@_eco.surf) contestan las dudas de todo interesado en fabricarse una tabla de surf o de paddle surf por su cuenta.

“Comenzamos siendo nosotros dos hace casi dos años pero ahora estamos generando una red cada vez más grande de personas que fabrican sus tablas. La idea es que se sumen las familias para que guarden las botellas en casa”, comentó.

Ecosurf
Una clase con una tabla reciclada. Foto: Ecosurf

El secretario nacional del Deporte, Sebastián Bauzá, participó de la presentación oficial de Ecosurf en la Laguna del Sauce la semana pasada y en esa ocasión dijo a la prensa: “Hoy estamos haciendo una demostración de que se pueden recuperar los envases que lamentablemente están ensuciando el ambiente para transformarlos”.

En promedio, se recolectan nueve toneladas de residuos cada 10 kilómetros de playa cada semana. Y el 75% de lo recolectado es plástico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error