BABOSA DE MAR

Dragones azules en Estados Unidos: la especie que se volvió viral y que se puede encontrar en Rocha

En Texas, Estados Unidos, apareció una glaucus atlanticus, o dragón azul. Rápidamente se volvió viral por ser "extraña", no obstante, es común encontrarla en las costas atlánticas

Dragón azul. Foto: Twitter Vida Marina Uruguay
Dragón azul. Foto: Twitter Vida Marina Uruguay

Cisnes en Venecia, carpinchos y lobos marinos en las calles de Mar del Plata, jabalíes en Italia, son algunos de los fenómenos que suceden desde que se decretó la pandemia. Pero ahora, a esa variada lista, se suman los dragones azules

El dragón azul es una pequeña criatura marina, a la que muchos internautas catalogaron como "extraña", y recientemente apareció en Texas, Estados Unidos, en las orillas del Parque Island National Seashore.

Las pequeñas criaturas "vuelan" a través del agua y dejan un destello azul eléctrico muy particular. Y si bien algunos dicen que parecen seres mitológicos, en realidad es una curiosa forma de babosa de mar conocida como Glaucus atlanticus.

Estos dragones miden 3 centímetros de largo y son los depredadores naturales de las carabelas portuguesas, un animal parecido a las medusas cuya picadura es muy dolorosa. Al ingerirlas, los dragones azules acumulan sus células que contienen la sustancia muy urticante, lo que hace que su picadura sea aún más peligrosa. 

El dragón habita los mares de las costas sudafricanas, europeas, australianas y de Mozambique, y prefieren aguas templadas y tropicales. Además, es común verlas en las costa atlántica de nuestro país, particularmente en el departamento de Rocha

El primero en descubrir que estos animales estaban en las orillas de Texas, fue Hunter Lane, un niño de siete años. Al ver a varios de ellos en la orilla, los juntó en un balde para mostrarle a su padre. "Hunter ama a las criaturas marinas y pensó que había encontrado una medusa azul", dijo a la CNN Trey Lane , el padre de Hunter. "Uno apareció justo al lado de mi pie en algún momento. Afortunadamente, lo vi y no lo pisé ", dijo.

El pequeño sostuvo que "realmente quería tocarlo" porque parecía suave y blandito. Sin embargo, el niño tuvo dudas cuando vio cómo brillaba ya que lo comparó con una rana venenosa.

Luego, la familia presentó lo descubierto al personal del parque, quienes les dijeron que tuvieron mucha suerte de no haber tocado al dragón porque podrían haberla pasado muy mal. A los minutos, el parque emitió una advertencia en su página de Facebook: "No dejes que su tamaño te engañe. Tienen una defensa digna del nombre dragón", sostuvieron en la publicación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error