CORONAVIRUS

Dióxido de cloro: qué es, cuáles son sus efectos y por qué no tomarlo para el COVID-19

La promocionan como la cura milagrosa para vencer al coronavirus, a pesar de que no cuenta con un respaldo científico. Conoce todo lo que puede ocasionar este producto en tu organismo.

Investigación científica sobre el COVID-19. Foto: Reuters
Investigación científica sobre el COVID-19. Foto: Reuters

En medio de la pandemia por el coronavirus, muchos productos y medicamentos han sido anunciados en diversas partes del mundo como la cura milagrosa para aquellas personas infectadas de COVID-19.

A pesar de que no cuentan con un respaldo científico, estos remedios se comercializan por internet, sin medir las graves consecuencias que pueden generar en adultos mayores o pacientes delicados. Tal es el caso del dióxido de cloro, una solución química que fue promocionada en redes sociales como la fórmula para vencer a esta enfermedad.

De esta forma, vendedores informales han buscado sacarle el mayor provecho a la emergencia sanitaria, ofreciendo el dióxido de cloro como un remedio ‘alternativo’ que supuestamente da excelentes resultados para la prevención y el tratamiento del COVID-19. Pero sin evidencia científica que lo demuestre, la realidad es otra: el consumo de esta sustancia es perjudicial para la salud.

¿Qué es el dióxido de cloro?

El dióxido de cloro es una solución al 28% de clorito de sodio en agua destilada. Este producto es usado como blanqueador químico y descontaminador de superficies industriales, muy similares a los desinfectantes y a la lejía.

Antes de ser anunciada como la supuesta cura contra el coronavirus, este químico ya era ofrecido en varios países de América Latina como una alternativa para curar enfermedades como la malaria, diabetes, asma, cáncer, autismo, entre otras.

Según los defensores de este insumo, el clorito de sodio al mezclarse con un ácido suave, que puede ser el limón o el vinagre, genera una sustancia que tiene el efecto de desinfectar todas las bacterias y reforzar el sistema inmunitario. Dicha información no tiene un aval científico, por esta razón, instituciones sanitarias y departamentos de salud en el mundo han advertido sobre lo perjudicial que puede llegar a ser el dióxido de cloro.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) indicó que no existe ninguna evidencia científica que apoye “su seguridad o eficacia y presenta riesgos considerables a la salud”.

¿Cuáles son los efectos del dióxido de cloro?

El Departamento de Salud Federal de Canadá (Health Canada) detalló en un informe publicado en el 2018, que “el clorito de sodio es un químico utilizado principalmente como agente blanqueador y desinfectante textil, así como para la purificación de agua industrial. La ingestión de clorito de sodio en las concentraciones contenidas en los productos MMS puede causar intoxicación, insuficiencia renal, daño a los glóbulos rojos, dolor abdominal, náuseas, vómitos y diarrea, entre otros daños”.

Además, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos reportó otros efectos graves como insuficiencia respiratoria, insuficiencia hepática aguda, ritmos cardíacos anormales y posiblemente mortales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados