RECREACIÓN

Un desafío urbano: que el turismo sea accesible para todos

Personas con discapacidad buscan visibilidad ante operadores; jerarca de la IMM afirma: "Tenemos que derribar las barreras"

Silla de ruedas
Montevideo será la sede de la 3° Cumbre Iberoamericana de Turismo Accesible este septiembre; ganó la localía ante San José de Costa Rico y Quito. Foto: PIxabay

La Organización Mundial de Turismo (OMT) describe a esta actividad como un derecho humano. “Todos tenemos derecho al ocio”, afirmó Elizabeth Villalba, directora de Turismo de la Intendencia Municipal de Montevideo. Pero si una persona tiene una dificultad y eso no le permite acceder a ese disfrute, se enfrenta a “una barrera”. “Tenemos que, de alguna forma, derribarla”, sostuvo la jerarca.

Montevideo inició una transformación en este sentido y ya hay lugares pensados para que todos puedan visitarlos: teatros, plazas, aeropuerto, museos y restaurantes. En comparación con la región, la capital está más adelantada que otras ciudades como San José de Costa Rica y Quito, dos que le disputaban la sede de la 3° Cumbre Iberoamericana de Turismo Accesible que se realizará los días 19 y 20 de septiembre en la IMM.

Villalba explicó a El País que una de las razones por la que Montevideo fue elegida para ser la anfitriona es porque tiene un trabajo interesante en materia de accesibilidad: “En la IMM tenemos, por ejemplo, un programa de accesibilidad en el que cada una de las áreas debe destinar una cuotaparte de su presupuesto a generar alguna acción accesible”.

Obras: se suman a las transformaciones del Zoológico de Villa Dolores. Foto: Ariel  Colmegna
El Parque de la Amistad es uno de los puntos inclusivos de Montevideo. Foto: Ariel Colmegna

Turismo para todos.

El turismo accesible es aquel que está pensado “para todas las personas”. Si se tiene en cuenta que el 15% de la población mundial tiene algún tipo de discapacidad y que el turismo es una industria creciente, los destinos deben preparase para recibir a estos visitantes: desde una persona de edad avanzada o alguien con movilidad reducida o con problemas auditivos o de visión.

“Lo que hay que hacer es ponerse en el lugar de ese visitante que queremos recibir y para el cual queremos ser buenos anfitriones; tenemos que brindarle un destino accesible”, sostuvo Villalba.

Una de las primeras cosas que hay que tener en cuenta, según la funcionaria, es que hay que pensar a partir del momento en que la persona buscó el lugar para visitar: “Hay que ver que las páginas web sean accesibles. Tenemos que fijarnos en que cuando la persona llegue al destino, tenga un aeropuerto accesible. Eso nosotros lo tenemos porque el de Carrasco es un excelente aeropuerto con un buen servicio para personas con discapacidades. Luego, hay que estar atentos para que la persona cuente con un transporte accesible. A su vez, cuando llega al hotel este debe ofrecer habitaciones accesibles. Y hay que pensar en que cuando quiera disfrutar de los espacios públicos o los lugares que definió visitar, pueda acceder a ellos sin dificultad. Esas son las cosas que un destino accesible tiene que pensar”.

También es importante pensar en cómo esa persona transita por la ciudad, si se traslada en silla de ruedas o si utiliza un vehículo especial. “Hay que ver que si va a una obra de teatro haya en el lugar rampas y otros elementos necesarios”, señaló Villalba.

Cómo se define un viaje accesible.

La Organización Mundial de Turismo (OMT) considera que la accesibilidad es un elemento central de cualquier política de turismo responsable y sostenible: sostiene que el tema está directamente relacionado con el aumento de la competitividad, de la imagen del destino y de la calidad. En el sector saben que considerar un turismo accesible beneficia no solamente a las personas con discapacidad y a las personas mayores, sino que es un beneficio para todos.

Un viaje accesible se define como aquel que contempla la accesibilidad en toda la cadena: desde la planificación del viaje, llegada a destino, pasando por el transporte, el hotel, la gastronomía, las actividades culturales, entre otros.

Cuáles son los desafíos.

La directora de Turismo de la IMM indicó que hubo muchos avances en los últimos años, pero que, por supuesto, hay mucho más por hacer: “Son cosas que hay que ir trabajando poco a poco para generar esa posibilidad de que se facilite la accesibilidad para el visitante”.

El gran desafío de esta cumbre, en su opinión, es visibilizar a la discapacidad ante los operadores turísticos “para que la tengan como un nicho de mercado y sepan que hay una enorme cantidad de personas en el mundo que busca destinos para visitar”.

La jerarca explicó, además, que esta población generalmente es “multicliente”, porque no suele viajar sola.

“La mayoría llega acompañado. Y está este dato: el 75% de ellos suele regresar al lugar si se sintió cómodo y vio que, por ejemplo, podía ir a un restaurante y tener una carta en braile, apuntó.

Jerarca de la IMM apunta contra las empresas de transporte por la falta de accesibilidad. Foto: Archivo El País
El turismo accesible debe contemplar todas las etapas de un viaje: desde la planificación hasta la recreación. Foto: Archivo El País

Oportunidad para los operadores turísticos.

El 15% de la población mundial tiene algún tipo de discapacidad, lo que se traduce a unos 1.000 millones de personas. Y se estima que hacia el año 2050, la quinta parte de la población mundial tendrá necesidad de algún tipo de accesibilidad.

Para esa época, se estima, además, que un 20% más de la población global tendrá más de 65 años, la que puede necesitar prestaciones de accesibilidad. Por otra parte, se calcula que los viajeros incrementarían en un 34% si se eliminasen las barreras de accesibilidad, por lo que el tema representa una gran oportunidad para el sector turístico, según un estudio realizado por Amadeus, proveedor tecnológico de referencia para la industria mundial del viaje.

Lugares accesibles en Montevideo.

A juicio de la jerarca, la capital uruguaya, a pesar de ser un destino pequeño, está “muy bien reconocido como anfitrión a nivel mundial” y eso se ve, por ejemplo, en que todas las calles tienen rebaje de cordón. “Por supuesto que falta mucho porque las construcciones urbanas son complejas, pero hay una conciencia”, afirmó.

Villalba mencionó como ejemplo el Parque de la Amistad, un espacio creado en Villa Dolores, en el predio donde funcionaba el zoológico municipal que está especialmente adaptado para personas con cualquier tipo de discapacidad y que cuenta con funcionarios especializados.

Villalba señaló que “los lugares más emblemáticos de la ciudad se vienen preocupando por generar accesibilidad. Nombró al Teatro Solís y al Auditorio Nacional del Sodre; así como también la mayoría de los museos y los hoteles.

“Hay una toma de conciencia de la importancia de este tema”, opinó.

Dos días para fomentar la accesibilidad.

La Intendencia de Montevideo y la Red Iberoamericana de Turismo Accesible, con el apoyo del Ministerio de Turismo, la Organización Mundial de Turismo y la Organización de Estados Americanos organizan la 3° Cumbre Iberoamericana de Turismo Accesible con el objetivo de promover el turismo para todas las personas, potenciar los servicios accesibles asociados a la capacidad turística de la ciudad y posicionar a Montevideo como destino turístico para personas en situación de discapacidad.

En el encuentro se abordará el turismo accesible como derecho de las personas con discapacidad y como oportunidad de negocios para las empresas vinculadas al sector.
En el mundo hay más de 1.000 millones de personas con algún tipo de discapacidad y los que pueden acceder al turismo, suelen viajar acompañados, según las cifras que manejan en el sector: por cada persona con discapacidad viajan hasta tres personas más.

El evento tendrá lugar el 19 y 20 de septiembre en el Salón Azul de la IMM de 9.30 a 18.15 horas y de 9 a 13.30 horas, respectivamente.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados