COOPERACIÓN

Una casa lejos de casa: eslogan hecho realidad

La casa Ronald McDonald's Uruguay alberga gratis a padres y madres de niños internados.

Familia viviendo en la casa Ronald McDonald's. Foto: Casa Ronald
La asociación tiene presencia a nivel mundial y 350 hogares en distintos países; en Uruguay funciona desde 2013. Foto: Casa Ronald

El ómnibus salió en la madrugada de San Javier (Río Negro) y llegó a Montevideo sobre las 8 de la mañana. A pocas cuadras de la terminal, en el Hospital Pereira Rossell estaba todo pronto para atender a Milena, de dos años, que llegó en ese viaje con sus padres. Vino por unos análisis, pero los médicos decidieron que había que operarla. Hace varios días que está internada y su mamá la acompaña las 24 horas. Y en medio de las preocupaciones, el frío de los pasillos y las noches sin dormir, Gerardo, su papá, logró encontrar a cientos de kilómetros de distancia de su casa “un hogar lejos del hogar”.

Esa es la idea de la Casa Ronald McDonald´s que alberga de forma gratuita a padres y madres con hijos internados en el Pereira Rossell y en el Hospital de Tacuarembó. También recibe a niños que asisten por tratamientos y consultas: se pueden quedar, por ejemplo, mientras esperan es el horario o desde que les dan el alta y llega la hora del traslado o salga el ómnibus hacia su ciudad.

Gerardo es uno de los padres que por estos días difíciles tiene allí un lugar. Su esposa también asiste a la casa, pero de tránsito durante el día: va a comer, a bañarse y a lavar la ropa.

“Es una ayuda tremenda, es una casa de familia para gente que está en una situación difícil. Además acá son todos muy unidos, entonces la cabeza de uno también se despeja, uno puede conversar; nos alentamos entre todos”, contó Gerardo a El País.

Casa.

“La casa”, como la llaman todos, es literalmente una casa: tiene una sala, sillones, biblioteca, patio y cocina. El hospital brinda los alimentos y varias empresas donan insumos de limpieza, ropa de cama, servicios. Tiene dormitorios, baños, duchas y un lavadero. “Buscamos dar un espacio donde estén cuidados, puedan descansar y recuperarse dignamente”, dijo a El País la directora ejecutiva de la Casa Ronald McDonald´s, Sandra Marcos.

El equipo que trabaja para los dos proyectos está integrado por 11 personas, “pero hay mucho apoyo de una red de voluntariado. Si no, sería imposible hacerlo”, contó Ricardo Méndez, presidente de la asociación.

Marcos habló de “un gran rompecabezas” que permite que “esto se sostenga y se desarrolle”. Y añadió: “No es de uno, ni de varios, es de mucha gente”. Un aporte importante llega de parte de McDonald´s con el Gran Día, “jornada en la que miles de uruguayos se vuelcan a comprar un Big Mac para colaborar. “Luego pueden venir al hospital y ver en qué se transformó”, dijo Méndez

Presidente y directora de la Casa Ronald McDonald's Uruguay. Foto: Marcelo Bonjour
Ricardo Méndez y Sandra Marcos, presidente y directora de Casa Ronald McDonald´s Uruguay. Foto: Marcelo Bonjour

Historias.

Los que vayan pueden conocer el que desde hace más de dos meses es hogar de Wilington, un joven de Ombúes de la Valle (Colonia) que hace poco fue papá. Cuando la mamá cursaba la semana 29 de embarazo viajaron a Montevideo y tras varios días en el hospital, nació el bebé: pesó 1,320 kilos y midió 38 centímetros. “Agustín decidió nacer y cuando mi señora se recuperó me contaron de esta casa”, dijo Wily, como prefiere que lo llamen. Su señora se queda en el hogar de madres.

Wily destacó que, además del techo y la comida, lo importante es el ambiente: “Dentro de todo lo que pasamos es importante el compañerismo y la ayuda que tenemos. La contención que hay es fundamental”. La familia aguarda por una operación que le deben hacer al pequeño en los próximos días. “Esperamos que salga todo bien y poder irnos para mi casa”, señaló Wily, quien contó una realidad que viven muchos. “Podés tener un familiar que puede ayudar, pero a veces viven lejos del hospital y yo no sé manejarme en Montevideo. Acá además estoy a un paso de mi hijo, tengo esa seguridad. Acá tenemos todo al alcance y hay que valorarlo”.

“Es como si fuera una casa de familia”.

En la Casa Ronald McDonald´s se alojan padres y madres durante el tiempo que lo necesiten. La atención y estadía son gratuitas y llegan “desde familias que vienen con su operación o tratamiento programado, hasta gente que viene de la ruta con un accidente”, explicó Ricardo Méndez, presidente de la asociación.

Méndez añadió que además muchos de los que llegan a las casas, tanto a la de Montevideo como a la de Tacuarembó, “vienen con una situación muy dura y dolorosa y acá encuentran todo, desde el calor de hogar, que es lo más importante, hasta la comodidad para estar el tiempo que precise en buenas condiciones” Y añadió: “Hay gente que viene de muy lejos, que tuvo que dejar a su familia”.

“Una ayuda tremenda en situaciones difíciles”
Espacio para niños en la casa Ronald McDonald's. Foto: Marcelo Bonjour

“Hay gente que tuvo que dejar a su familia, que llega con lo puesto nada más”, agregó Méndez. Algunos se quedan un día, otros una semana. Hay quienes están un año o más.

“Hubo familias con chiquitos que tuvieron muchos problemas de salud y pasaron mucho tiempo alojados. Hay niños que incluso han festejado sus cumpleaños acá, otros que tuvieron su primer baño; es realmente una casa”, contó la directora ejecutiva de la asociación, Sandra Marcos.

Valentino, por ejemplo, pasó por 20 operaciones durante su primer año de vida. Desde que nació y durante todo ese tiempo, sus padres vivieron en la casa que funciona dentro del Pereira Rossell en Montevideo. Hoy ya está en su propia casa con la familia, pero antes de recibir el alta, incluso festejaron su primer cumpleaños en ese que fue durante mucho tiempo su hogar.

Educar en convivencia, valores y dar herramientas

En la casa pueden hospedarse hasta 28 padres o madres pero todos los días llega el doble de personas en calidad de tránsito; es decir, descansan, usan las instalaciones en el día pero no se quedan a dormir. En Tacuarembó también atienden a mujeres que están cursando embarazos de riesgo.

“Los asistentes sociales y doctores del hospital son los que definen quién se hospeda y hasta cuándo”, explicó Ricardo Méndez, presidente de la asociación. Sandra Marcos, la directora ejecutiva, agregó que la idea es trabajar “codo a codo con el hospital, poder sumar a la tarea que ellos hacen en salud”. Hay quienes están un día y hay quienes están durante más de un año.

Marcos explicó que trabajan mucho en educación. Por un lado, “de forma natural, porque es un ámbito que educa en convivencia”. Y, por otro, porque se brindan talleres: “Hay diferentes actividades para que se lleven herramientas. Desde manualidades hasta salud bucal, prevención de accidentes domésticos, las vacunas que tienen que tener los niños, cómo amamantar”.

La directora resaltó que aunque “las casas son espacios lindos, luminosos y apuntan a una estadía digna, lo más importante es eso que se trabaja a nivel educativo, la contención, todo lo que hace que la gente atraviese un momento duro de la mejor manera”.

Los planes son seguir creciendo: trabajan para instalar una sala educativa en uno de los pisos del Pereira Rossell. “Es una necesidad y estamos trabajando fuertemente para inaugurarla este año”, contó Marcos. Méndez explicó que hay niños internados que no pueden ir hasta la casa, que funciona en el patio del hospital, por lo que al estar dentro del edificio “van a tener la sala educativa para vivir en su internación un momento más distendido”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados