CULTURA

La artista plástica que le hizo un retrato a Lacalle Pou busca que el arte sea reconocido

Carla Espinosa está en el mundo de la plástica desde hace años, pero solo logra que sus obras sean adquiridas por extranjeros porque sostiene que en Uruguay no hay cultura del consumo del arte.

Carla Espinosa
La próxima semana le entregará a Lacalle Pou el retrato que le hizo con la técnica Rembrandt.

"Esto es una ruana de hilo que Carla Espinosa, que es una artista de Colonia, me hizo llegar”, contestó Beatriz Argimón cuando el periodista de Telemundo le preguntó si lo que tenía puesto era un poncho. Fue el día del balotaje presidencial y la entonces candidata a la vicepresidencia acababa de votar.

“Le hice ese regalo pensando que en algún momento lo iba a usar; fue una sorpresa que lo usara el día en que sufraga. Se la había regalado hacía unos días”, contó Carla Espinosa, quien conoce a Argimón desde hace muchos años. Ya le había hecho un regalo para su cumpleaños por su admiración por el trabajo que realiza a nivel social y cultural, siempre apoyando los emprendimientos nacionales.

Beatriz tiene el gesto de usar las cosas que le regalan pero, más que nada, de reconocer al autor”, destacó esta artista plástica nacida en Juan Lacaze que lleva años trabajando en el mundo del arte. “Creo que soy una pretendida artista. Trabajo en la expresión plástica, desde escultura, dibujo, pintura, e investigo diferentes técnicas. No me puedo definir porque estoy siempre en una búsqueda”, dijo.

Su historia con la hoy electa vicepresidenta de la República incluye también haberla contactado para ser parte de Pasos, una muestra en la que convocó a 40 mujeres destacadas del mundo de la política, el arte, la comunicación, los negocios y la ciencia –de Uruguay y el mundo– para que le donaran un par de sus zapatos que ella se encargó de intervenir de acuerdo a la historia de vida de cada una de ellas.

“Los de Beatriz eran unos stilettos azules. Recubrí el taco con perlas, como si fuese un collar. Cada perla simbolizaba las obras que ella ha hecho a nivel social”, contó sobre un trabajo que le llevó estudiar pormenorizadamente la historia de cada homenajeada. Muchas de ellas le preguntaban qué extensión debía tener el currículum que Carla les pedía para realizar la intervención y ella respondía que cuanto más largo y detallado, mejor.

Así, actrices como Victoria Rodríguez y Cristina Morán, la bailarina María Noel Ricetto, la periodista Raquel Daruech, la historiadora Ana Ribeiro, la vicepresidenta de Ecuador Rosalía Arteaga, o la politóloga guatemalteca Gloria Álvarez vieron sus zapatos intervenidos y expuestos en el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo en octubre del año pasado.

“Los zapatos de la cantante María José Siri fueron los que usó para la audición de Madame Butterfly, la ópera con la que ganó el premio como mejor soprano y la presentaron en la Scala de Milán. Esos zapatos se le quebraron en el día de la audición y tuvo que cambiarlos”, recordó la artista como una de las tantas anécdotas que guarda de aquella muestra.

Con Pasos logró visibilizar el trabajo de muchas mujeres que no tienen toda la atención de la prensa. Pero también ocurrió a la inversa. Las más famosas determinaron que por unos días los ojos estuvieran puestos en el trabajo de Carla. “Yo lo que necesito es que la gente vea; si una obra no es vista por el público, no existe, más en la plástica”, señaló.

Lamenta mucho que en Uruguay no haya cultura de consumo de arte. “Cruzás el charco y ya te compran. En Uruguay, el que más te consume es el extranjero. Hay artistas que no se han animado a vivir solo de esto porque es un gran riesgo, si no tenés otro apoyo, vivís muy pobremente. Tenés que estar en los laterales, hacer algo afín al arte, como la decoración. En Punta del Este, por ejemplo, el público extranjero siempre te va a preguntar cuánto le sale la obra; el uruguayo se saca la foto, no se anima a preguntar cuánto cuesta y capaz que es accesible”, relató con la esperanza de que en algún momento esto pueda empezar a cambiar.

Un retrato para el nuevo Presidente

Espinosa cursó un taller de arte barroco, uno de cuyos mayores exponentes es el pintor neerlandés Rembrandt. “Hizo toda una investigación del autorretrato; por ahora es lo que más me gusta, todo lo figurativo”, confesó la artista. Usando esta técnica, pintó un retrato del recientemente electo presidente de la República, Luis Lacalle Pou. Su idea era entregárselo en mano la próxima semana. “Se me ocurrió antes de que fuera electo presidente”, contó y aclaró que “no hago arte político, no me gusta, considero que el artista se debe solo a sí mismo y no debe ser un panfleto político”. Claro que si un político le pide un retrato, se lo hace.

En 2020 su arte llegará a Nueva York

Nacida en Juan Lacaze, Colonia, Carla Espinosa tiene formación artístico teatral. Su camino a las artes plásticas surgió a partir de un taller de máscaras y por participar de encuentros latinoamericamos en Santiago de Chile en 1992 y 1994. Su primera exposición individual fue en la peatonal de la ciudad de Necochea, Argentina, con unas esculturas que fueron declaradas patrimonio cultural de esa ciudad. Allí realizó su primera venta. De ahí en más, sobre todo desde 2013, fue parte de numerosas exposiciones en Uruguay y el extranjero.
En mayo de 2020 participará como invitada de una feria de arte del papel en Nueva York. “Va a ir mi obra, no creo que yo vaya. Me importa que esté la obra más que nada, porque eso es lo que va a generando aperturas de espacios. Aunque a veces es lindo ver las reacciones del público que está viendo la obra”, dijo.
En esculturas y obras de volumen, maneja materiales efímeros, como las 500 bolsas de residuos con las que hizo un vestido o el papel.
Actualmente se encuentra trabajando en “un pretendido pero respetuoso homenaje” –así lo definió– a pintores clásicos uruguayos en una muestra urbana de pintura y escultura que ubicará en lugares estratégicos de Montevideo. Se estaría inaugurando a fines de 2020.

El linotipista

En 2009 realizó esta escultura para la inauguración de la nueva planta de impresión del diario El País, que quedó instalada en su hall de entrada. Utilizó hojas de la primera edición del diario, originales y copias.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)