ACTIVIDAD ABIERTA AL PÚBLICO

Angela Davis llegó a Uruguay y dará varias charlas

Angela Davis está en Uruguay. Y eso es una noticia en sí misma. Es la primera vez que la filósofa, académica, feminista y figura de la lucha contra la desigualdad de género y el racismo llega al país.

Angela Davis. Foto: Intendencia de Montevideo
Angela Davis. Foto: Intendencia de Montevideo

Davis fue invitada por el proyecto Horizonte de Libertades, formado por un conjunto de organizaciones de la sociedad civil uruguaya (Proderechos, Mujeres en el Horno, Ovejas Negras , Mizangas y +VIHdas) y con el apoyo de la Unión Europea, en el marco del mes de la mujer y del Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial.

Es que Davis es un ícono de la lucha feminista y antiracial a nivel mundial. Es, en definitiva, un ícono de la lucha por la libertad.

Tras su paso por Brasil donde rindió tributo a Marielle Franco, llegó a Uruguay para realizar dos actividades públicas. Una será mañana a las 18 horas, en el Teatro Solís.

Allí dará una conferencia en la que también será declarada Visitante Ilustre, reconocimiento que otorga la Intendencia de Montevideo. Además, actuarán los grupos Afrogama e Hijas de Mandela.

Las entradas para la conferencia magistral de Davis se agotaron al poco tiempo de estar disponibles. A escucharla vendrán colectivos de mujeres afro de varios departamentos del país y de países de la región.

Para quienes no hayan conseguido entrada y quieran escucharla, habrá una pantalla fuera del Teatro Solís transmitiendo la conferencia en vivo; también será transmitido por TV Ciudad y por el Facebook de Horizonte de Libertades.

Pero esa no es la única oportunidad de ver y escuchar a Davis. El sábado 23, a partir de las 18 horas, habrá una concentración en la explanada de la Universidad de la República, bajo el lema Sin racismo mejor democracia. Allí dará un discurso, recibirá el reconocimiento Honoris Causa de la UdelaR y luego actuarán SAK (Se armó Kokoa) y Ruben Rada.

Su historia.

Angela Davis nació en 1944 en Birmingham, Estados Unidos. Desde su infancia vivió el racismo y la segregación racial en el barrio en el que creció con su familia.

Allí, las cuadras estaban divididas para los blancos por un lado y para la población afro por el otro. Allí se dio cuenta de que sus vecinos blancos no la saludaban y allí quiso, por primera vez, insultarlos. Desde entonces, su madre, también activista por los derechos de la gente afro, le inculcó que a la lucha por la igualdad había que darla desde la no violencia, desde el respeto y con valores.

Desde niña se fue forzando en Davis una conciencia de lucha que luego la convertiría en activista feminista y antirracista mundialmente conocida.

Tras irse a estudiar a Nueva York, se afilió al Partido Comunista, estudió en París, fue alumna de pensadores como Herbert Marcuse y Theodor Adorno, y decide estudiar filosofía, participa en movilizaciones pacíficas contra la guerra de Vietnam, se afilia al partido de las Panteras Negras, y empeiza a dar clases en la Universidad de California, donde cursó sus estudios de doctorado y de donde es expulsada por su afiliación política.

En 1970 se produce un motín en el juzgado del condado de Marin (California) en el que se utiliza un arma registrada a su nombre. Desde entonces Davis se transforma en una fugitiva y en una de las 10 criminales más buscadas por el FBI, que la captura poco tiempo después.

Davis es llevada a la cárcel de mujeres de Nueva York, donde se la mantiene aislada y luego es trasladada a California, estado que por entonces autorizaba la pena de muerte.

Tras 18 meses privada de libertad, tras manifestaciones populares y mundiales al grito de Free Angela, Davis consigue su libertad y es declara inocente de todos los cargos que se imputaban.

Desde entonces se dedicó a luchar por los derechos de las mujeres y la población afro, así como también por mejorar las condiciones de las persoas privadas de libertad.

Viajó durante dos años por países como Cuba, Francia o Alemania, muy activos en la campaña por su liberación. De regreso, continuó su militancia política, y se volcó sobre todo en sus estudios académicos sobre los condicionantes de raza y género en la economía capitalista, que realiza en diversas universidades norteamericanas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)