Resumen

Juan José Etchevarne, un feriante familiero y afable ganó "Fuego sagrado"; los detalles

Cerró la primera temporada del certamen de asadores de La Tele con Jota Jota llevándose el premio al primer maestro asador del Uruguay; el duelo final fue con Alejandro, un electricista de Young

Fuego sagrado
Juan José Etchevarne, el ganador de Fuego sagrado.Foto: Estefanía Leal

Juan José —Jota Jota o Jay Jay, como alguien le dijo alguna vez— se consagró como el primer maestro asador uruguayo en el cierre de la primera temporada de Fuego Sagrado. El duelo final fue con Alejandro, el electricista de Young que fue un rival fuerte y que complicó la decisión de los jurados.

El fallo de los jueces fue transmitido en vivo y fue, por lejos, de acuerdo a cifras suministradas por La Tele, lo más visto en esa franja horaria. Tuvo dos ingredientes claves para ganar: suspenso y mucha, mucha emoción.

Rodeado de la familia y el resto de los competidores, Juan José y Alejandro esperaron el resultado entre ensayos, risas y muchos nervios. El País vio la final en los propios estudios de La Tele.

Juan José tiene un puesto en las ferias de Chucarro y Carrasco, una tarea que debió compatibilizar con la exigencia de un concurso como Fuego sagrado. Volvió a reconocer el sostén de su familia para poder estar en el certamen que exigía grabaciones cansadoras y mucho estudio.

El último programa del ciclo empezó en La Baguala, la locación elegida este año para desplegar las parrillas. Allí se enfrentaron, primero, Juan José, Alejandro y Andrea que debieron encarar una comida de olla luego de unas palabras motivacionales del excapitán de la selección uruguaya, Diego Lugano. "Disfruten el momento", dijo y luego recorrió mate en mano cada una de las mesadas.

Los tres guisos se veían sustanciosos pero "detalles ínfimos" dejaron afuera a Andrea, una repostera de Nuevo París. Definida por el jurado como "la mejor sonrisa" y una "real competidora con tremendo corazón", Andrea dijo sentirse "ganadora" antes de entregar el cuchillo, símbolo de la permanencia en el programa.

Eso dejó en la competencia a Jota Jota y Alejandro, dos asadores tradicionales que han aplicado mucha técnica y demostrado ganas de aprender durante su paso en el programa.

El desafío que le presentaron Lucía Soria, Aldo Cauteruccio y Federico Desseno, era presentar su "menú estrella", una presentación completa de entrada, plato principal y postre.

Alejandro por una tripa gorda rellena, un cochinillo con ensalada mediterránea y gratén de papas y unos panqueques de pera con crema batida.Juan José fue por unas morcillas sobre crocante de queso parmesano que se veían muy ricas, un bife ancho con tomate horneado, hinojo y crema de papa ahumada y  membrillos escalfados con granada y queso mascarpone.

Cocinaron con la familia al lado quien gritó consejos, llamaron la atención con algunos detalles y agregaron un poco de nervios principalmente de parte de las madres.

Finalmente, después de unas devoluciones positivas y que revelaban lo difícil de la decisión del tribunal, se dejó el resultado final para revelarlo en vivo en los estudios de La Tele.

Allí, en la calle Enriqueta Compte y Riqué, se vivía una velada cargada de suspenso. Los 16 competidores que fueron entregando su cuchillo en las rondas anteriores, mantenían el humor con gritos, selfies y una camaradería que, según afirman todos, fue uno de los secretos del programa.

Tras unos minutos de suspenso y mucho nervios y emoción de los participantes ("no puedo hablar", repitieron los dos), finalmente se supo que por una ventaja de apenas 20 puntos había ganado Juan José.

Los jurados hablaron de una "gran campaña" y él saludó el premio como "un esfuerzo mío y de los míos" en medio de explosiones de alegría desde la tribuna y de la familia que esta vez compartió escenario.

Fue el final de una gran campaña, es verdad, Juan José había sido saludado como uno de los favoritos de la competencia desde el principio. Volvió a reconocer la fortaleza de su madre y de su tía, que fueron quienes lo criaron, dijo, y anunció qué va a hacer con los 500.000 pesos del premio mayor: llevarlas a conocer Galicia, la tierra de la que vino su familia.

Y así entre selfies, brindis, abrazos y emoción cierra un ciclo que prendió la parrilla en horario central durante todo el año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados