Publicidad

¿Cómo fue que Cristina Morán eligió su nombre artístico? La curiosa historia detrás de su apellido

La actriz, comunicadora y emblema de la cultura uruguaya falleció este 22 de setiembre a los 93 años. Nacida Iris Fariña Romano, se transformó cuando comenzó a trabajar en los medios. Los motivos.

Compartir esta noticia
Cristina Morán. Foto: archivo El País
La actriz uruguaya Cristina Morán.
Foto: Archivo

Redacción El País
Este viernes 22 de setiembre, a los 93 años, falleció la actriz, comunicadora e ícono de los medios uruguayos Cristina Morán. Se la conocía como "la señora de la televisión" y deja tras de sí un legado imborrable.

Sin embargo, parte del público desconoce que Cristina Morán era, en verdad, un nombre artístico, una suerte de rebautización que históricamente se ha dado, por diferentes razones o con distintos fines, en el mundo del espectáculo y el entretenimiento internacional.

En el caso de Morán, su verdadero nombre, el del documento de identidad, era Iris Fariña Romano. Nacida el 17 de agosto de 1930, era hija de descendientes de españoles e italianos; tenía un hermano varón mayor que ella y contaba que que su casa era "un hogar humilde, de gente trabajadora".

De adolescente, la joven trabajaba en la tienda La Ópera, primero como ascensorista y luego como vendedora, hasta que en un momento descubrió un aviso en el diario El Día. Según contó en diferentes entrevistas, el texto decía que se necesitaba "señorita con buena presencia, buena voz y simpática" para el staff de Radio Carve. De inmediato supo que era una oportunidad que no podía dejar pasar, así que se lo comunicó a su madre y se lanzó en la aventura. Envió, como se pedía, una carta a Mercedes 973 y se le tomaron pruebas, y fue ahí donde supo que aquello, el universo radial, era lo suyo.

En 1948 ganó el concurso para entrar a Carve y fue allí que se estrenó en el mundo de los medios, y donde cambió su nombre para siempre.

Es que según narraba Morán, cuando la aceptaron en la emisora le dijeron que un nombre como Iris no era sonoramente agradable para la radiofonía, para el aire, entonces, casi que por una cuestión de azar, sus superiores en la radio decidieron que se llamaría Cristina.

Lo curioso es que, en ese momento, lo único que se le cambió fue el nombre de pila, pero la discusión sobre el apellido quedó de lado por un período de dos años, hasta que le pidieron que eligiera uno que se emparejara bien con su nueva denominación. Y como eran épocas del Mundial de 1950 y en la selección uruguaya jugaba Ruben Morán, Cristina entendió que ese apellido iba bien con su flamante nombre, y decidió adoptarlo. "Yo soy yo con el nombre que sea", declaró en 2021 a la revista Dossier.

Decía que la combinación tenía música, y estaba en lo cierto: Cristina Morán iba a convertirse en una de las grandes marcas de la televisión uruguaya.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad