NUEVA FACETA

Sara Perrone organiza viajes en grupo para hacer el Camino de Santiago en bicicleta

La comunicadora, ex Buen día Uruguay y Consentidas se ha dedicado de lleno al turismo tras 20 años en TV. “Hay que reinventarse y buscar nuevos horizontes”, asegura.

Sara Perrone.
Sara Perrone  y su grupo de viaje.

-Acabas de volver de un viaje en grupo al Camino de Santiago. ¿Cómo surgió esa iniciativa?

-Antes de la pandemia, había ido a la India en grupo. Habíamos armado un grupo para empresarios con interés en cerrar negocios con aquel país. Pero luego vino la pandemia y el viaje no lo hicimos. Entonces surgió la posibilidad de conformar otro grupo, pero para hacer “El Camino de Santiago” y hacerlo en bicicleta.

-¿Por qué en bicicleta?


-Con mi amiga y socia Soledad García Folle salimos mucho a andar como entrenamiento. En una de las salidas se nos ocurrió como diferencial hacerlo en bicicleta. Hicimos la convocatoria y nos sorprendió que finalmente se armó un grupo de 14. Fue un viaje súper completo: tiene una parte espiritual muy fuerte pero también fortalece mucho al grupo el desafío deportivo. Sin contar que turísticamente es divino: pasás por lugares maravillosos todo el tiempo y la gastronomía española es espectacular.

-¿Todas mujeres?


-Sí, como primera experiencia nos pareció mejor hacerlo solo con mujeres pero el próximo que estamos organizando para el mes de mayo próximo, es mixto.

Sara Perrone y su equipo.
Sara Perrone y su equipo.

-¿Cuál fue el itinerario?

-Arrancamos en Ponferrada, a 220 kilómetros de Santiago de Compostela e hicimos todo el trayecto en seis días de bicicleta. Alquilamos las bicicletas allá y teníamos todos los albergues y comidas reservados. Teníamos trechos más largos y otros más cortos, pero en algunos con elevaciones. Tuvimos suerte con el clima porque solo un día nos llovió.

-¿No se conocían antes del viaje?


-Alguna fue con una amiga pero como grupo no nos conocíamos. Pero terminamos muy amigas. A los pocos días de haber vuelto, nos juntamos a cenar.

-¿Fue difícil la travesía?


-Tiene una exigencia física importante, al menos para nosotras: mujeres que rondamos los 50 años. Pero vale la pena. En todo el camino pasás por lugares espectaculares: desde pueblos abandonados a grandes ciudades, caminos a la orilla de un río o trechos que compartimos con los caminantes.

-¿Entrenaron antes del viaje?

-Sí, hay que entrenarse para ir. La diferencia es que Uruguay es chato pero allá, estamos en el final de la cordillera cantábrica. Hay muchas subidas. En Uruguay habíamos hecho travesías en Maldonado o en Lavalleja, pero allá fue más exigente. Pero hacerlo en grupo te da un plus: porque cada una tomó su rol y las que tenían más resistencia esperaban y empujaban a las otras. Eso une mucho al grupo y logra una amistad muy linda.

-¿Qué pasaba cuando llegaban a los pueblos o ciudades?


-Esa era la parte libre del viaje. Salíamos en la bici de mañana y tratábamos de llegar a destino a media tarde. Luego cada una hacía su programa. El punto culminante, que es la llegada a Santiago de Compostela es súper emocionante. Hay gente saltando, bailando, llorando... Y la catedral de Santiago de Compostela es impactante. Nunca había estado y quedé maravillada.

-Este viaje se suele hacer con un objetivo...


-Es verdad. Cada uno va con un objetivo que es muy personal. Hay gente que lo hace en busca de una superación espiritual o porque tiene una meta, despedirse de algo o de alguien. Pero también hay personas que lo toman como una aventura de recreación. Cada uno hace su “camino” y a su manera.

-En tu caso, ¿con qué objetivo hiciste el camino?


-Para empezar, fui como una de las organizadoras del grupo. Y en lo personal puedo decir que fue un año bastante especial, de mucho recambio. Y aquí estoy, en búsqueda de nuevos horizontes.

-A finales del año pasado dejaste Consentidas, ¿fue la decisión correcta?

-Cuando la tomé, la tomé convencida. Me siento bien con este nuevo formato de vida.

-¿Te gustaría volver al medio?


-Si en algún momento surge la posibilidad de volver a la TV, ojalá sea con una propuesta que me divierta y me cope estar. Pero por el momento no estoy manejando ninguna posibilidad concreta.

-Estuviste 12 años en Buen día Uruguay y unos 7 en Consentidas. ¿No sentís la falta?


-No específicamente. Luego del final de BDU me sentí liberada y cuando terminó lo de Consentidas, como dije, tomé la decisión convencida. Obviamente que necesito ingresos y por eso estoy en la búsqueda de otro rubros. Hay que reinventarse.

-¿Mirás televisión? ¿Cuál es tu visión?

-Creo que está muy bien en los tres canales. Antes faltaba programación y apuestas nacionales y hoy creo que hay muchas figuras trabajando en muchos programas. Los canales invierten en formatos para producir acá. Eso me parece muy positivo. De los sueldos no sé... pero son oportunidades de trabajo para mucha gente. Así que me deja muy contenta y creo que se están haciendo productos de mucha calidad.

-Viajar siempre te gustó...

-Sí. Tuve la suerte de visitar muchos lugares. Siempre es menos de lo que a uno le gustaría. Pero haber conocido muchos destinos te capitaliza para hacer otros viajes. Siempre fui la organizadora de los viajes con mi familia o amigos.

-¿Se viene un nuevo grupo para hacer el “Camino de Santiago”?

-Sí, en mayo vamos a repetir la misma experiencia, con el mismo itinerario pero esta vez será mixto. Además, con un grupo de los más entrenados, tenemos la intención de cruzar los Pirineos en bicicleta. Yo voy a ir con bici eléctrica con pedaleo asistido. Y después se puede sumar una semana más en Galicia. Vamos a pasar divino.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error