NETFLIX ESTRENA DOCUMENTAL SOBRE EL GRUPO INFANTIL

Parchís, chís, chís

Parchís no tuvo éxito, fue un fenómeno social”, dice en una parte del documental uno de los responsables de Belter, la discográfica que inventó al grupo infantil español que fue furor entre 1979 y 1985. Grabaron unos treinta álbumes, filmaron siete películas, y encadenaron una gira tras otra. 

Parchís
El quinteto que estuvo más tiempo junto y sumando éxitos.

“Hola soy Ficha Roja. Y yo soy la Ficha Azul. Hola yo soy el Dado. Anda dime qué eres tú. Parchís, chís, chís, Parchís, chís, chís, es el juego de colores que cantamos para ti”. Así decía una de las canciones más famosas del grupo español juvenil que surgió inspirado en el juego de mesa Ludo, que en España se denomina Parchís.

Eran cinco integrantes, uno por cada color de ficha -rojo (Tino), azul (Óscar, luego Frank), amarillo (Yolanda) y verde (Gemma)- y un dado (David).
La idea fue de la discográfica Belter, nacida en los años cincuenta y fesponsable de discos de Manolo Escobar, Los Sirex o Concha Velasco. Impulsada por el éxito de Enrique y Ana, en 1979 decidió apuntar al público juvenil y puso un aviso en el diario: “Discos Belter da la oportunidad a niños de 8 a 12 años que canten bien y tengan buen sentido del ritmo, para la formación de un conjunto infantil y grabar discos”.

El resultado superó ampliamente las expectativas y ese quinteto pasó a adueñarse del mercado infantil entre 1979 y 1985. Grabaron una treintena de álbumes, filmaron siete películas y no pararon de hacer giras.
“Era un flipe constante, aviones, helicópteros, fans, giras. Y muchas veces no había nadie que nos estuviera vigilando”, cuentan los protagonistas en el documental que Netflix estrena el próximo 10 de julio.

Cinco fichas y un dado

El grupo se inició con Constantino Fernández (Tino, Ficha Roja), Gemma Prat Termens (Ficha Verde), Yolanda Ventura (Ficha Amarilla), David Muñoz Forcadas (el Dado) y Óscar Ferrer Cañadas (Ficha Azul). Este último dejó el grupo a los dos años por decisión de sus padres y lo sustituyó Francisco Díaz Teres (Frank). Hubo dos integrantes
más.

Lo que se cuenta.

“Se trata de un proyecto centrado en una historia humana, con una mirada sincera que aspira a hacer un ejercicio de empatía con el espectador para que logre entender lo que supuso ser protagonista de un éxito tan descomunal, prematuro y sorpresivo”, ha señalado a la prensa Daniel Arasanz, director del documental.

¿Cómo experimentaron sus protagonistas el fenómeno desde dentro? ¿Cómo vivieron personalmente la transición de la infancia a la edad adulta? ¿Ser miembro de Parchís fue una oportunidad para el desarrollo personal y profesional o fue una carga para toda la vida? El documental responde a estas preguntas a través de testimonios directos de sus miembros, así como de otros que participaron activamente.

“Desde el principio no nos interesó centrar el documental en el dinero, las peleas y los engaños, sino en lo que habían vivido estos chicos”, explicó por su parte Richard Royuela, guionista del film, quien contó que la idea surgió gracias a su hija de tres años. La niña vio un video de Parchís y quedó “muy enganchada”, dijo.

Ellos hablan.

Fue así que los responsables del documental volvieron a reunir a Tino, Yolanda, Frank, Gemma y David no solo para contar lo que fue aquella época de fama y sueños cumplidos, sino también para mostrar en qué andan ahora.

“Fue el primer grupo de chicos que tocaba para chicos. Y éramos un grupo lleno de colores, por eso hemos sobrevivido tanto”, señaló Yolanda, la Ficha Amarilla.

“Hacíamos jornadas de 19 o 20 horas. Éramos una máquina de trabajar, pero no había quejas porque nosotros disfrutábamos mucho”, recordababa Frank, la Ficha Azul, en una entrevista radial con motivo del lanzamiento del documental.

Así surgieron éxitos musicales como Comando G, Hola amigos, Corazón de plomo, Twist del colegio, Cumpleaños feliz o Parchís. Con ellos y muchos otros llegaron a vender veinticinco millones de discos.

El primero lo lanzaron en la Navidad de 1979 e incluía versiones de temas de los Bee Gees, Umberto Tozzi o los Village People.

Las giras también se hicieron interminables, con presentaciones que incluyeron al Madison Square Garden de Nueva York. En Latinoamérica, estuvieron en Argentina, Perú, Colombia, Venezuela, Brasil, Ecuador y México.

También apareció el cine, comenzando por dos películas en 1980. En total fueron siete: La guerra de los niños, La segunda guerra de los niños, Las locuras de Parchís, Los Parchís contra el inventor invisible, Parchís entra en acción, La magia de los Parchís y La gran aventura de los Parchís. Es al final de la segunda que se produce la primera baja. Los padres de Óscar, quizás intuyendo lo que se venía desde el lado negativo, decidieron retirar a su hijo del proyecto y en su lugar ingresó Frank.

Los chicos trabajaban desde las seis de la mañana hasta la una de la madrugada, en un regimen de viaje de egresados constante en el que casi no existían los controles. Ellos de fiesta, tenían la fama que querían, pero ignoraban que el dinero no iba a parar a sus bolsillos. Al menos lo que les correspondía.

Estafados.

Frank es quien en el documental denuncia la estafa de Belter, discográfica que no solo les robó dinero sino que además actuó con negligencia si tenemos en cuenta que tenía a su cargo a menores de edad.

“En una gira por México, a Tino se le dislocó un brazo porque se rompió un cordón de seguridad y se nos abalanzaron los fans”, relata Frank en el documental y agrega que “también hemos tenido intentos de rapto, bombas en los aires acondicionados, nos han drogado subiendo al autobús de la gira...”. Los dichos de la Ficha Azul son confirmados por su compañera Gemma: “sí que es verdad que hubo un poco de desmadre”.

“Nuestro representante legal se quedó con 600 millones de pesetas de la discográfica, y la discográfica nos robó a nosotros”, agrega Frank en el documental.

A pesar de todo el dinero ganado con Parchís y otros artistas, Belter quebraría en 1984 y pocos años después el grupo infantil se disolvería.

Lo que siguió.

Solo dos integrantes siguieron trabajando en el mundo de la música. Uno fue Tino, que lanzó tres discos para adolescentes que no funcionaron. Se retiró en los años 90 y sufrió un grave accidente de tránsito por el que perdió el brazo izquierdo. Eso lo condujo a una fuerte depresión. Una vez recuperado, dirigió una compañía de limusinas; hoy es comentarista deportivo. Está casado y no tiene hijos.

El otro fue Frank, que probó suerte con el grupo Cien Cielos, algo que le duró poco y terminó volcándose a la fotografía. En la actualidad es empresario, está casado y tiene una hija.

Gemma estudió pediatría y dirigió un jardín de infantes en Barcelona. Ahora trabaja como administrativa. Está casada y tiene una hija.

Yolanda se fue a trabajar como actriz a México, participando en telenovelas como Muchachita, Cuando me enamoro o Piel de otoño. Es artista exclusiva de Televisa. Llegó a ser tapa de la edición mexicana de la revista Playboy en 2013. Estuvo casada con el actor Alejandro Aragón, con el que tuvo un hijo. Hoy tiene una relación con el también actor Odiseo Bichir.

David estudió Ciencias Económicas en Escocia y se fue a vivir a Nueva York, donde se dedica a la publicidad. Está casado.

Finalmente Óscar era el único con experiencia previa del quinteto original ya que era modelo publicitario. Se licenció en Periodismo y Ciencias Políticas. En la actualidad, trabaja como director de marketing en un grupo de comunicación, está casado y tiene una hija.

En 2012 se intentó resucitar a los Parchís con nuevos integrantes, pero la idea no prosperó.

Si bien en Parchís, el documental hay mucho de lo negativo que trae la fama, también aparece lo bueno. Tino, por ejemplo, reconoce ante cámaras que, a pesar de todo, convertirse en un idolo infantil “fue feliz, divertido y apasionante” y agrega que “hoy los críos tienen que suplir estos ídolos con música que no es adecuada para su edad”.

El mayor del grupo ha reconocido a la prensa que no sabe qué va a pasar después de que Parchís, el documental se estrene, si se producirá o no un encuentro musical. “Lo que sí puedo decir es que gozamos de volver a estar juntos otra vez”, afirmó esperando que ese mismo disfrute se traslade a todos los fans de grupo al ver este film, y que a los demás, tanto no fanáticos como quienes no conocieron el fenómeno, les interese acercarse a esta historia que marcó a los niños de una época, Uruguay incluido.

Tino (Ficha Roja)

Era el mayor del grupo, con 12 años. Fue uno de los que siguió en la música. Tuvo un accidente en el que perdió el brazo izquierdo.

Yolanda (Ficha Amarilla)

Empezó con 11 años. Se trasladó a México donde se volvió actriz de Televisa. Fue tapa de la revista Playboy azteca.

Gemma (Ficha Verde)

También comenzó con 11 años. Estudió pediatría, dirigió un jardín de infantes y hoy es administrativa. Tiene una hija.

Frank (Ficha Azul)

Ingresó al grupo con 10 años, en lugar de Óscar. Siguió en la música y tuvo un grupo de rock. Actualmente es empresario.

David (El Dado)

Ingresó al grupo con 10 años, en lugar de Óscar. Siguió en la música y tuvo un grupo de rock. Actualmente es empresario.

Óscar (Ficha Azul original)

Se licenció en Periodismo y Ciencias Políticas, y hoy es Director de Marketing.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)