Estrena segunda temporada

Ozark dulce hogar

Es de esas series cuyas segundas partes se esperan con mucha ansiedad por la cantidad de intrigas que dejaron planteadas. Protagonizada por Jason Bateman (también dirige) y Laura Linney, los diez nuevos capítulos llegan a Netflix el próximo viernes, con la estelar incorporación de Janet McTeer.

Ozark
Los Byrde ahora deben pelear para sobrevivir.

En la primera temporada, el asesor financiero Marty Byrde (Jason Bateman) convenció al poderoso narco mexicano para el que había estado lavando dinero en Chicago, que no lo matara por la traición de su socio. Prometió arreglar el robo trasladándose con toda su familia a Ozark, una zona turística y boscosa de Misouri, en los Estados Unidos profundo, que era ideal para lavar los 8 millones de dólares que debían saldar la deuda.

Pero esas promesas no salen bien, nunca salen bien. Y lo que empezó como una misión con plazo y objetivo determinado, se fue complicando más y más, determinando que Marty y su esposa Wendy (Laura Linney) se metieran en un negocio del que les será imposible salirse y que ha venido deteriorando su relación de pareja. Hoy se puede decir que no son marido y mujer sino socios, situación que deben sostener para proteger a sus dos hijos, descontentos desde el vamos con la mudanza.

Lavar dinero narco no es para cualquiera y en Ozark los Byrde se encontraron con que ya existía una mafia local dedicada al tema en la que las familias Langmore y Snell se reparten responsabilidades. Al final de la primera temporada de la serie, Marty y Wendy se estaban acomodando a esa nueva realidad en la que ya sabían que escapar nunca más podría ser una posibilidad. Ahora había que hacer lo posible por mantener a la familia a salvo.

En el comienzo de la segunda temporada de Ozark, disponible en Netflix desde el próximo viernes, Marty y Wendy tendrán varios frentes que atender: el codicioso Jacob Snell (Peter Mullan); Ruth Langmore (Julia Garner), cuyo padre Cade (Trevor Long) acaba de quedar en libertad, y el cartel mexicano con el que Marty contrajo el compromiso inicial. Sera este último el que, ante la ausencia de Del, envíe a la implacable abogada Helen Pierce (Janet McTeer) para que controle a los Byrde, un nuevo personaje que los tendrá en jaque.

"En realidad se trata de una profundización de todo lo que han pasado", adelanta el guionista y productor ejecutivo Chris Mundy sobre lo que se verá en esta nueva temporada. "Son ellos los que intentan hacer las paces con su nueva realidad", agrega sobre los protagonistas de esta apasionante historia.

"Marty y su familia han tenido que reajustar su opinión sobre lo normal", explica Jason Bateman quien, además de protagonizar Ozark, es también uno de sus productores ejecutivos y dirige varios de sus episodios.

Sin retorno.

Mientras en la primera temporada existía para los Byrde la posibilidad de escapar, en este segundo año se confirma que no hay vuelta atrás. Tras todas las peripecias que pasaron en los primeros diez capítulos, la única decisión posible para permanecer con vida y juntos como familia será seguir viviendo en Ozark y cumpliendo con las demandas del cártel. En los nuevos diez capítulos eso implica además tratar de abrir un casino en tierras propiedad de Jacob y Darlene (Lisa Emery) Snell.

"La temporada pasada fue sobre si la familia podía mantenerse intacta y si ese matrimonio podría volver a estar junto", dice Mundy. "Este año, la cosa es ahora que han plantado y creado esta vida allí, ¿están preparados para eso?... Hay una especie de promesa al final de la primera temporada de que intentarán conseguir poner el casino en funcionamiento. Pero además de eso, ¿qué es lo que quieren de su vida? Ellos están aquí, sobrevivieron. ¿Ahora que?".

En la nueva vida que deberán empezar a encarar, Wendy se volverá un jugador clave a la hora de negociar, debiendo hacerlo tanto con los Snell como con el político Charles Wilkes. "La evolución de Wendy es, de muchas maneras, la parte más importante de la segunda temporada", señala Mundy. En lo que respecta a Marty, que fue un cerebro práctico en el primer año, ahora está tratando de reconciliarse con lo que siente sobre lo que está haciendo para sobrevivir. "Se está poniendo en contacto con las emociones reales involucradas con lo que están haciendo", mientras que a Wendy eso no le preocupa, para ella solo se trata de "vigilar la pelota y seguir avanzando", explica Mundy.

Hasta el momento, los hijos adolescentes de Marty y Wendy Charlotte (Sofia Hublitz) y Jonah (Skylar Gaertner)- no sabían nada sobre lo que estaban haciendo sus padres en Ozark. Ahora empiezan a enterarse y la dinámica familiar cambia. "Eso hace que aparezca una dinámica mucho menos tradicional entre padres e hijos", dice Bateman. "Nos pone un poco más a nivel de compañeros y eso no es fantástico para los niños".

"Lo que sucede que es tan interesante sobre los cuatro miembros de la familia Byrde, es lo que aprenderán unos de otros en una situación de crisis", acota Linney. "Ahí está la sorpresa… tienen que llegar a conocerse de nuevo con esta información adicional. Se están convirtiendo en delincuentes. No tenían una fuerte inclinación criminal, aunque probablemente estuvo al acecho detrás de sus deseos durante mucho tiempo. Simplemente ha surgido ahora", completa la actriz.

Viejas caras.

Al final de la primera temporada, Ruth Langmore demostró su lealtad a Marty al matar a dos miembros de su propia familia. En esta temporada, Ruth se debatirá entre Marty, que se convirtió en una especie de figura paterna para ella, y Cade Langmore, su verdadero padre, que viene de salir de la cárcel. "Se trata de su lucha interna para averiguar si siempre será considerada una Langmore y del lugar que es, o si puede subir un escalón en la escala socioeconómica", dice Mundy. "Realmente la vemos lidiar con eso y lidiar con la lealtad hacia su familia".

Está claro que la ética de Marty en toda esta historia es muy cuestionable,

pero la de Cade puede ser mucho peor. El problema es que Ruth quiere la aprobación de su padre, aunque lentamente se irá dando cuenta de que él no quiere cambiar y tampoco quiere que ella cambie. "Todos esperan que Ruth esté en una situación de delincuencia por culpa de su familia, pero ella realmente quiere algo más grande y mejor", explica Garner, la actriz que la interpreta. "Es por eso que trabaja todo el tiempo... porque siempre está esperando una vida mejor".

Además, es la principal encargada de cuidar a sus primos Wyatt (Charlie Tahan) al que quiere ayudar a entrar en la Universidad- y Three (Carson Holmes). "Al final, yo creo que la segunda temporada trata sobre Ruth intentando obtener su independencia y no confiar en otras personas", completa Garner.

Los Snell seguirán en escena y deberán ser convencidos por los Byrde para que cedan sus tierras para la construcción de un casino. El dinero que les ofrecen es tentador, pero Jacob y Darlene tienen su propia lógica.

"(Esta serie) trata sobre familias. Se trata de los Byrde, se trata de los Langmore, se trata de los Snell quienes son una parte mucho más grande en la segunda que en la primera temporada", opina Mundy. "Siempre se regresa a eso, por lo que siempre se puede relacionar, siempre es emocional. Con suerte, se basa en mucha humanidad a pesar de toda la locura que estamos poniendo en pantalla".

En esta temporada también regresan Roy Petty (Jason Butler Harmer), el agente del FBI que no se detendrá ante nada para dar captura a los Byrde y derribar al cártel y que, al igual que la gente que supervisa, es profundamente imperfecto e impredecible; Buddy Dyker (Harris Yulin), el moribundo que comparte alojamiento y algunos secretos con los Byrde, y Rachel Garrison (Jordana Spiro), la socia comercial de Marty en el Blue Cat Lodge, a quien la última vez que se vio estaba robando mucha cantidad de dinero de los Byrde y huyendo de la ciudad.

Nuevas caras.

El personaje más importante que se suma este año es el de Helen Pierce, una abogada sensata que trabaja para el cártel mexicano con el que los Byrde están en deuda. Su presencia es al mismo tiempo amenazante y potencialmente salvadora de vidas, dependiendo de que lado se esté.

"Lo que realmente me gustó de Janet (McTeer) es su estilo de actuación, muy discreto y sutil y, por lo tanto, efectivo y auténtico", señala Bateman. "No sentís que estás viendo una ficción, sentís que estás viendo a alguien que solo es ese personaje y que tiene una saludable indiferencia ya sea que la compres o no. Ese tipo de fanfarronería es algo que no puedes fingir", agrega, destacando que la actriz ganadora del Globo de Oro por Tumbleweeds aporta también el tipo de humor que se maneja en la serie más allá de la negrura de lo que se está contando.

Un personaje más.

Si hay algo que mucho colabora en crear ambiente y atrapar al espectador en Ozark, es el paraje en el cual transcurre. Bosques, sitios apartados y solitarios. El lugar elegido es un área de Atlanta donde se graban todas las escenas, principalmente cerca de los lagos Lanier y Allatoona.

"Lo que hace que Georgia sea un excelente estado para locaciones es que tiene un poco de todo. Tiene áreas urbanas, áreas rurales, lagos, montañas", explica Linney, a quien el set le es especialmente familiar ya que la mayoría de su familia proviene de Georgia. Y Bateman agrega: "Podemos fotografiar en todos estos caminos y áreas forestales. Nos permite rodar múltiples miradas dentro de una misma ubicación". Linney acota: "me encanta venir a trabajar aquí".

"Leés el guión, te preparás... pero luego te llevan a la locación, y especialmente la ubicación con los trailers, se convierte en un todo", dice Julia Garner. "Realmente sentís que sos esa persona".

Como si fuera cine.

La segunda temporada también se compone de diez capítulos de una hora, pero concebidos como un producto cinematográfico. En realidad, hoy se hace televisión con esos estándares de calidad, pero a los responsables de Ozark les gusta remarcarlo.

Bateman, que dirigió cuatro capítulos en la primera temporada y es responsable de los dos primeros de la segunda, siente que esta serie es un desafío bienvenido, sobre todo porque puede exigir más de un director. "Con este género, es posible que necesites hacer mucho más con la producción de diseño, iluminación, edición o música para comunicar de qué se trata la escena, en lugar de una comedia, (donde) simplemente tiene que ser divertido", dice. "Me gusta esto (Ozark), tiene mucho peligro, peso y elementos perturbadores, tanto en lo que la familia está pasando en la historia como emocionalmente, y eso me gusta. Esas cosas necesitan un director que maneje las palancas de todos los departamentos para intentar comunicar a la audiencia".

Bateman lo logra y su productor se lo reconoce. "Lo que ves en su actuación es lo mismo que ves en su dirección, que es el gusto, la clase y la moderación", destaca Mundy. "Hay una elegancia simple en la forma en que interpreta al personaje y en el camino dirige nuestros episodios que son realmente invaluables. Trabaja como loco".

La primera temporada de Ozark fue muy bien recibida por la crítica y el público. Estuvo nominada al Globo de Oro (Mejor Actor para Jason Bateman), al SAG (Actor, y Actriz para Laura Linney) y al premio del Sindicato de Guionistas. Y para los Emmy que se entregan el próximo 17 de setiembre cuenta con cuatro candidaturas: Actor, dos por Director (Daniel Sackheim y Jason Bateman) y Fotografía.

Para la segunda, las expectativas no solo vienen de parte de los seguidores y los críticos, sino que el propio elenco las incentiva. "Siento que si un espectador disfrutó de Ozark, disfrutará de la segunda temporada aún más", anuncia Linney.

Mundy destaca la importancia que tiene el modelo Netflix en todo esto, que no los ata a pautas comerciales ni de tiempo. "Como socios creativos, honestamente solo han tenido fe en nosotros. Han confiado en que sabíamos lo que estábamos haciendo y nos dejaron hacer la serie que queríamos hacer. Y eso es todo lo que podés pedir".

"Afortunadamente, hay una deliberación sobre el ritmo del programa y la forma en que se dispara, cómo es realizado (y) editado, que lleva a las personas a un mundo que es inquietante. Para mí, solo se siente real", concluye Bateman sobre una historia provocadora, oscura y profundamente envolvente que demandaba una segunda temporada. Por suerte, estamos a escasas horas de conocerla.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)