Museo Gurvich

Museo Gurvich: Arte abierto

El Museo Gurvich recibirá el mes de setiembre con la apertura de un ciclo de talleres para jóvenes. “Estamos trabajando para ser un museo más tecnológico”, dice su directora en referencia al desafío de atraer a los nuevas generaciones.

Vivian Honigsberg
Vivian Honigsberg.

La directora Vivian Honigsberg también adelanta las próximas muestras que se vienen en el Gurvich para los próximos meses y sus desafíos personales al frente de la institución.

Vivian Honigsberg ejerce la dirección del Museo Gurvich desde marzo del año pasado. Con la idea de "acercar la obra del artista a todos", la directora encabeza una serie de actividades dirigidas en especial al público joven.

"Trabajo mucho pero con placer, me gusta lo que hago, mientras sea así sigo adelante con el Museo. Gurvich me atrapó a mí también", asegura en entrevista con Sábado Show.

—¿Cómo definirías los objetivos primordiales del Museo Gurvich en la actualidad en tanto institución cultural?

—Son muchos los objetivos, el primordial es el de difundir y promover la obra y valores de José Gurvich. En ese sentido se podría decir que se desprenden otros objetivos ligados a su figura porque cuando convocamos a los niños y jóvenes es parte de la misma idea, o sea la de educar y facilitar el acceso de la población a los productos culturales y artísticos generados a través del Museo, tanto puertas adentro como afuera. También lo es la investigación, conservación y recuperación de contenidos vinculados a la obra del artista, así como mantener una agenda actualizada y dinámica que permita captar intereses y poblaciones diversas.

—¿Que fortalezas y desafíos podrías identificar en torno al Museo?

Sin duda la mayor fortaleza es el artista que representamos. Tenemos un hermoso museo, creo que los uruguayos que salen del Gurvich se sienten muy orgullosos del artista que tenemos pero también de la calidad museística. Por otro lado el equipo de trabajo es increíble, pareciera que el espíritu de Gurvich estuviera presente en cada uno de ellos. Trabajan con mucha pasión y dedicación, además se trabaja en equipo permanentemente y si hay algo que Gurvich buscaba siempre era la comunidad, el grupo, la pertenencia a un lugar junto a otros. Son varios los desafíos también, siempre lo es el poder mantener este nivel de museo, porque no alcanza con hacerlo, hay que sostenerlo en el tiempo y acercar cada vez más gente a la obra del artista. Y de esto se desprende el desafío de acercar a los jóvenes…no es tarea fácil, por eso estamos en eso…

—¿Cuáles piensas que pueden ser los aspectos fundamentales para que la gestión institucional sea de calidad?

Ser exigente con el proyecto que se tiene, siempre es importante buscar la excelencia. Claro que en Uruguay y más tratándose de cultura, el aspecto económico siempre es difícil. Sin embargo, soy testigo en el museo de que con pocos recursos y un equipo comprometido y con ganas de hacer las cosas bien, se puede lograr un museo de calidad. La propuesta cultural es fundamental, no solo en lo que respecta a las muestras relativas a Gurvich sino a otros artistas. Hace poco realizamos una exposición de artistas contemporáneos en diálogo con el maestro, con el fin de mostrar un antes y un ahora en interacción dinámica, fue muy interesante. También lo es el mantener la tienda, renovando la propuesta de los artesanos locales que realizan trabajos inspirados en Gurvich, los catálogos y libros como el que estamos por editar sobre el Museo (que constará de unas 400 páginas), entre otros.

—¿Qué piensas del vínculo entre los jóvenes y el arte en Uruguay?

—Creo que el vínculo es más débil pero si hay algo que debemos saber y entender es que hay que adaptarse a los códigos que ellos manejan para poder fortalecer ese vínculo y lograr su atención. Le tecnología es parte de esa adaptación. Estamos trabajando para lograr ese cambio y poder ser un museo más tecnológico, pero no por el perfil de entretenimiento y de visita fugaz, sino para captar su atención a través de la tecnología pero buscando siempre los mismo objetivos, que perduren en el tiempo y que vuelvan al museo otra vez.

—¿En qué medida se contempla un espacio definido para ellos en la agenda de los museos?

—Justamente el 1ero. de septiembre empiezan dos nuevos talleres para ellos, Historietas en el Gurvich, que es un taller de creación y producción de relatos gráficos a partir de la obra del artista. Este taller estará a cargo de Nicolás Rodriguez Juele. Está dirigido a adolescentes de entre 13 y 18 años. El otro se llama "Jóvenes Escritores" es un taller de herramientas y creación para la iniciación a la escritura. A cargo de Daniel Rovira Alhers. Para adolescentes entre 13 y 18 años. Ambos serán los sábados y pueden inscribirse a [email protected]

—¿Qué actividades y exposiciones se vienen próximamente?

—La próxima exposición será "Los maestros se visitan" y se inaugurará el 14 de setiembre con entrada libre. Tres artistas, tres museos, tres exposiciones simultáneas. Se trata de una propuesta museográfica que involucra una triple circulación de contenidos en una misma ruta de conocimiento y en el aprovechamiento máximo de los bienes patrimoniales. Las tres exposiciones se dan al unísono y ofrecen material, en obras y documentos, en su mayoría inéditos: los dibujos originales de Joaquín Torres García para su libro La Ciudad sin nombre, así como otros testimonios exclusivos que revelan la importancia de la ciudad en su producción "visitan" al Museo Gurvich. Por su parte, los dibujos que José Gurvich realizara en Nueva York, Montevideo y en distintos viajes por ciudades europeas conforman, con sus particulares dinámicas modernas, Ritmos de ciudad, dando nombre a la muestra que se ofrecerá en el Museo Figari. A la vez, los bocetos que Pedro Figari y su hijo Juan Carlos idearon pensando en objetos y mobiliario de uso cotidiano para la urbe y el campo uruguayo "visitan" al Museo Torres García con la muestra Hábitat y utopía.

—¿Qué líneas de acercamiento y colaboración existen para vincularse con el Gurvich?

—La manera de ayudar al museo es acercándose, siempre las puertas estarán abiertas. El museo es una Fundación sin fines de lucro y todo el trabajo que hacemos es para poder sostener el andamiaje que implica abrir el museo todos los días y lograr la calidad de la que hablaba al principio. La búsqueda de sponsors es fundamental y con Maria Noel Camacho la coordinadora general del Museo decimos siempre que tenemos suerte de trabajar para este museo, ya que puede ser que no siempre consigamos el apoyo que buscamos pero las puertas a Gurvich siempre se las abren. Por otro lado, los socios del museo son parte fundamental, ayudan mucho a que este proyecto pueda ser real y siempre estamos tratando de corresponder como es debido, mejorar los beneficios de ser socio del museo es un tema recurrente. Justamente dentro de poco tendremos novedades al respecto sobre nuevos beneficios con la idea de hacer una campaña fuerte de captación de socios.

—¿Desde cuándo ejerces la dirección y cuáles crees que han sido y son los principales desafíos de tu gestión?

—Empecé a trabajar el 1ero de Marzo del 2017, hace relativamente poco pero fue mucho lo que se hizo y lo que se proyecta hacer. Actualmente estamos desarrollando la campaña "Gurvich: Identidad y dinamismo", con el objetivo de continuar afianzando la imagen y esencia del Museo, y de acercar la obra del artista a todos. Trabajo mucho pero con placer, me gusta lo que hago, mientras sea así sigo adelante con el Museo. Gurvich me atrapó a mí también.

El museo y el artista

El Museo Gurvich muestra la historia del artista José Gurvich. Está ubicado en Sarandí 524.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º