ENTREVISTA

Martín Charquero recordó su tormentosa salida de Canal 12: "La historia no fue como la contaron"

El periodista celebra los 15 años de Ultimo al arco (Sport 890) y se refiere a la tormenta que giró entorno suyo tras su despido de Teledoce. “Se dijeron barbaridades”, asegura. 

Martín Charquero acaba de incorporarse a Telemundo . Foto: Darwin Borrelli.
Martín Charquero. Foto: Darwin Borrelli

-Último al arco (Sport 890) celebra 15 años en tiempos atípicos. El fútbol paró cinco meses y se ha reanudado sin público y con protocolo. ¿Que balance hacés?

-El balance es muy bueno porque por Último al arco pasaron un montón de compañeros y nos hemos mantenido, siempre en la misma franja de la tarde. La pandemia nos dio un argumento para reinventarnos. Teníamos dos opciones: o nos hundíamos o teníamos la chance de salir a pensar algo diferente. Con todos los compañeros armamos secciones para ese tiempo sin fútbol, que involucran entretenimiento con la audiencia y algunas de ellas se mantienen. La gente se preguntaba de qué íbamos hablar si no había partidos y la verdad es que descubrimos muchos temas para hablar. Además, en las notas logramos que los entrevistados usualmente más complicados se liberaran un poco porque tenían más tiempo. Decían más cosas y más fuertes.

-Han hecho entrevistas muy jugosas a deportistas que no suelen hablar con los medios. ¿Cuál es la clave para conseguir esas notas?

-Cada día son difíciles las notas individuales. En los equipos grandes, los jugadores son reacios a los diálogos mano a mano. Y muchas veces terminamos en las conferencias de prensa que, encima, ahora son virtuales y hay que mandar las preguntas antes. La pandemia nos ayudó a que todo fuera más directo con los jugadores. Y ellos, ante tantas horas de ocio, estaban más proclives y se liberaban a hablar más.

-Una de las notas más recordadas fue la de Gonzalo Bergessio, quien en diciembre se desmarcó de la polémica fiesta de Nacional...


-Sí. Fue una situación muy particular que cuando la estábamos haciendo con Diego (Jokas) nos dimos cuenta de que iba a explotar. No soy quién para evaluar si está bien o mal lo que dijo Bergessio; pero como periodista estoy totalmente agradecido de que nos haya tenido en cuenta para aceptar una entrevista.

-¿En virtud de las repercusiones no hubo luego algún tipo de reproche de parte de él por haber tocado ese tema en la entrevista?


-No. En la previa nos había aclarado que no quería tocar algunos temas. Le dijimos que se lo íbamos a preguntar y que él saliera como quisiera. Fuimos preguntando y dijo lo que dijo. Me parece muy bien que en estos tiempos, sobre un tema tan delicado, un jugador entienda que lo mejor es comunicar su postura a través de un medio tradicional. Perfectamente, podría haber sacado un comunicado en sus redes sociales o a través de Nacional. Sin embargo, eligió un lugar donde se le podía repreguntar. Me alegro y eso habla muy bien de él.

-El estilo de Último al arco es menos “jugado” en la opinión pero sí incisivo en las preguntas...


-Sí. Siempre me pareció que hay cosas a las que no podemos llegar nunca los periodistas. Creo que no debemos caer nunca en juzgar a los jugadores por lo que hacen afuera de la cancha, a no ser que repercuta directamente. Tampoco me parece que debamos informar lo que perciben salarialmente los jugadores. Hay límites que no cruzamos. Y en el fondo, más allá de las polémicas, nos dimos cuenta de que nos gusta hablar mucho más de fútbol. En las entrevistas, está bueno que los jugadores puedan explicar situaciones de juego, lo que ayuda a que la gente las entienda un poco más.

-¿Crees que esa “política” es la clave para acceder a las entrevistas a priori más difíciles?


-Puede ser. Lo que siempre digo es que podemos hacer notas polémicas pero si lo son, es por las respuesta de los jugadores, no por una discusión con un periodista. Yo nunca entraría en una discusión con un futbolista porque no enriquecería la nota. Lo único que haría sería confrontar sin mucho sentido. Si estoy llamando a un entrevistado, es porque voy a respetar lo que está diciendo, salvo que me esté agrediendo o lo haga con una tercera persona a la que siento que deba defender. Prefiero que la nota quede por lo que dice el jugador que por una discusión.

-En Punto penal (Canal 10) llevás un año. ¿El programa también debió reinventarse?


-Sí. Tuvimos un corte de mes y medio y luego, por suerte el canal y la productora Horizonte, decidieron hacer un esfuerzo para volver. Regresamos antes de que comenzara el campeonato y había que llenar cuatro horas y media sin fútbol. Lo hicimos y nos reinventamos.

-¿Le hace bien la competencia con el Polideportivo (Teledoce)?


-Sí, completamente. A nosotros nos encanta porque es una motivación más. Y estamos muy contentos por cómo nos va. De parte nuestra no corresponde nunca salir a hablar de números y de rating, y mucho menos con periodistas que son compañeros en otros medios. No saldría a pegarme en el techo por un rating bueno sabiendo que indirectamente lo estoy enrostrando a, en algunos casos, amigos míos o compañeros de trabajo. Pero nosotros estamos recontra contentos. En este último año se sumaron a Punto penal Fernando Corch, Rafa Cotelo, Alberto Sonsol y Richard Porta. El equipo se amplió mucho y nos divertimos un montón.

-¿Cómo es tu jornada de domingo?

-Arranca con Punto penal, que son unas cuatro horas y media. Luego estoy en la conducción de la previa para Tenfield, lo que dura una hora aproximadamente. En el partido hago los comentarios para la Sport y de noche, las dos horas de Pasión. Pero no me quejo. Al contrario: esto es lo que más me gusta, así que estoy loco de la vida. Me divierten los domingos así.

-¿Cuánto extrañaste el fútbol en los meses sin actividad?

-Durante la pandemia, extrañé el cartelito de "vivo" en la televisión. Nunca me gustaron mucho los compilados. Fueron varios meses porque el fútbol europeo empezó antes que nosotros. El primer partido que volvió fue de la Bundesliga y para mí fue un acontecimiento.

-Hace poco más de un año también fuiste padre nuevamente...


-Sí. Tengo tres hijos: Juan Bautista de 18, Juan Cruz de 13 y Guillermina de 15 meses. Feliz de la vida.

-¿Cómo fue volver a la paternidad?


-Lo viví de forma diferente. La madurez te hace ver otras cosas. Siendo primerizo, me parecía más agobiante. Hoy tenemos la suerte con Magui (su pareja Magdalena Monteiro) que Guillermina es espectacular, tranquila, duerme bien. En mi etapa con mis primeros hijos no había terapia de sueño para bebés ni nada por el estilo. Esta vez, sobre todo a impulso de Magui, armamos una rutina y la chiquilina duerme 10 horas de corrido. Eso nos genera un tiempo para nosotros. Estamos locos de la vida.

-El comienzo de la relación entre ustedes en 2018 estuvo cargada de polémica, con tu despido de Teledoce y una bola de nieve en redes sociales. ¿Fue injusto lo que dijo en ese momento?


-Muy injusto. Hace poco a Denis Olivera lo acosaron por redes sociales, con mensajes clasistas y discriminadores. También hubo una campaña muy buena de los jugadores de fútbol pidiendo a la gente que razone el daño que se produce en redes. En mi caso no me olvido más de lo que pasé. Debe haber sido el peor momento de vida. Pasamos tres días espantosos. Mis hijos tenían que leer falsedades y barbaridades. Ahora, valió la pena todo lo que pasamos para la relación que tenemos y la hija que tenemos. Para mí es una etapa súper cerrada pero tengo memoria y me acuerdo de lo que me hicieron. Tengo presente más que nada las falsedades. Fue muy doloroso pero para nosotros tiene un final feliz.

-¿Has vuelto en alguna oportunidad a Teledoce?

-Sí, las vueltas de la vida. A mí me echaron del 12 como me echaron y desde hace un año vuelvo todas las semanas al canal, porque DirecTV generó un vínculo con el 12 y los estudios están allí. Voy lunes y viernes sin problema. Tengo una buena relación con muchos que fueron compañeros.

-Hablabas de “barbaridades”. ¿En algún momento sentiste el impulso por salir a aclarar?


-Yo soy periodista deportivo y no quiero que la gente me tenga presente por un quilombo y por un tema personal. Lo que sí digo es que nunca fue como lo contaron. Hoy es una historia 100% cerrada para mí y supongo que para la otra parte también.

-¿Volverías al 12 si te llega un ofrecimiento?


-No lo veo ni como una posibilidad hoy en día. Estoy muy contento con Punto penal. No tengo ningún motivo para pensar en otra cosa que no sea eso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados