ARTE MADE IN URUGUAY

Fernando Fraga, conductor de Artistas.UY: "Admiro a Victoria Rodríguez como persona y como mujer"

El pintor y escultor Fernando Fraga lleva las riendas de Artistas.uy, el ciclo de VTV que muestra cómo piensan, cómo viven y cómo trabajan los artistas en Uruguay.

Fernando Fraga.
Fernando Fraga.

-¿Cómo surge el proyecto de Artistas.uy, el programa de VTV que muestra el mundo de los artistas plásticos en Uruguay?

-La idea nace con un amigo argentino hace como 10 años. Hicimos un piloto con artistas uruguayos, pero quedó en la nada. Ahora lo retomamos por intermedio de Agustín Orazietti, que es el novio de mi hija y tiene la productora audiovisual 3,14. Empezamos a tomar la idea en serio y el proyecto fue avanzando solo. Después llegó la posibilidad de tenerlo en VTV y algunos canales del interior.

-¿Cuál fue el principal objetivo que se propusieron con el programa?

-Queremos difundir el arte uruguayo en un medio masivo. Al conocer el taller de los artistas, uno conoce su alma. Es el lugar en el que nacen las ideas, se plasman y surgen las inquietudes de cada uno. Al entrevistar a tantos, uno empieza a atar cabos y encuentra cosas en común en todos los artistas. Es un trabajo muy solitario, en el que uno está encerrado en su propio mundo.

-¿Están aislados o hay una especie de comunidad de artistas que están en contacto entre sí?


-Es muy poco el contacto que hay entre los artistas, más allá de las exposiciones. No hay una comunidad de artistas en Uruguay. Apenas hay un intento por parte de algunas fundaciones para generar vínculos y contactos que puedan abrir puertas. A través del programa yo he generado un vínculo con otros artistas en ese sentido.

-¿Qué has encontrado que caracteriza en particular a los artistas plásticos en Uruguay?

-El artista uruguayo tiene sus particularidades porque en nuestro país es una odisea poder vivir del arte. Muchos artistas locales no pueden dedicar al arte todo el tiempo que quisieran porque precisan tener un trabajo paralelo.

-¿Cuáles fueron las principales repercusiones del ciclo?


-La repercusión por parte del público ha sido excelente, mejor de la que esperábamos. Yo vivo en Colonia, acá el programa lo emite Canal 3 y la respuesta es muy importante. Yo voy al supermercado a hacer compras y la gente me dice “qué bueno que estuvo el programa de ayer”, y me hacen comentarios positivos sobre las notas.

-Sos un artista plástico que en este programa hacés las veces de entrevistador, ¿cómo te llevás con ese rol?

-Lo hago como una charla de amigos. Me hace muy bien porque me encuentro con gente a la que le pasaron las mismas cosas que a mí.

-Una de las notas en las que se vio más química fue la que hiciste con Victoria Rodríguez, ¿había un vínculo previo con ella?


-Nos conocíamos como colegas desde hace tiempo, de la época en la que yo todavía vivía en Montevideo. Le escribí, le gustó la idea del programa y salió la entrevista. Puede ser que hubiera más química porque el conocimiento previo hace que funcione de otra manera. Además, lo que a mí me hace tener más química es la admiración. Me gusta hacerle una nota alguien que admiro.

-¿Qué admirás de ella?


-Tengo una gran admiración hacia ella, como persona y como mujer. Es una persona muy inteligente con una capacidad enorme para hacer todo lo que hace. Tiene mucha sensibilidad y una forma de expresarse con mucha soltura.

-Dijiste que la conocés de la época en la que vivías en Montevideo, ¿pasó algo entre ustedes en aquel momento?

-¡Es una pregunta complicada! Éramos... (risas) Digamos que éramos colegas.

-Y ahora retomaron el vínculo...

-Seguimos más en contacto.

El anfitrión.

Fernando Fraga es artista plástico. Estudió en el Jardín Botánico y en los talleres de prestigiosos artistas locales. Se dedicó al paisajismo, para luego abocarse exclusivamente a las artes plásticas.

Fue invitado a una exposición en Colonia por el consulado argentino y “se enamoró” de la ciudad. Abrió su taller en la emblemática Calle de los Suspiros, donde exhibe su obra principalmente para el flujo de turistas que visita el lugar. Además, se mudó a una chacra a 10 kilómetros de su taller. Define su casa como “mi lugar en el mundo porque es donde encuentro mi inspiración constante”.

-¿Cuál fue la primera obra que vendiste?

-Fue una que tenía la figura de una mujer, y la vendí en una exposición individual cuando estaba empezando en el año 1998. La figura humana, sobre todo la femenina, siempre fue mi leit motiv. Mi obra es un homenaje a la mujer universal. Es uno de los símbolos más fuertes. También trabajo algunas temáticas como el campo, el caballo, el gaucho.

-¿En tu caso podés decir que vivís exclusivamente del arte?

-Sí. Yo vivo en Colonia del Sacramento y tengo mi taller en la Calle de los Suspiros. Es dentro de un rancho portugués de 1720. Forma parte como de una pasada obligada del turismo, entonces todo el año hay un importante flujo de gente. Estoy como en una vidriera hacia el mundo.

-¿Vendés más obras para el exterior que para el público local?

-Sí. Tengo muchos clientes uruguayos, pero tengo más de afuera. Vendo para muchos lugares del mundo y gran parte de los clientes son de Argentina. A Colonia vienen muchos europeos y americanos. Ayer se vendieron tres esculturas de cerámica para Signapur. Varios de estos turistas vienen de Buenos Aires a pasar el día a Colonia.

-¿Cuánto cuesta una de tus esculturas, aproximadamente?


-La que se vendió para Signapur costaba más o menos unos 3.000 dólares. Eran unos personajes que llamo “olivas” inspirados en el fruto del olivo. Es una serie con incrustaciones en oro. El tamaño es de 80 centímetros de altura, con una base de 60.

-Sos el autor del controversial afiche de la Patria Gaucha que fue rechazado por el Mides, ¿qué te dejó aquella polémica?

-Fue un atropello a la libertad de expresión. Yo tuve un encargue de la Patria Gaucha para hacer el afiche. Me encantaba la idea porque el campo siempre fue parte de mi obra. La temática que me pedían era una mujer afrodescendiente amamantando a un niño blanco. El Mides salió a criticarlo y pedían que lo bajaran por racista. Fue una sorpresa. Fue sin duda un tema político: era el Estado pidiendo que bajen una obra de arte. Finalmente, primó la cordura y esas acusaciones cayeron por su propio peso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error