TENIS

Alcaraz, el nuevo talento que eliminó a Nadal y Djokovic, busca el título en Madrid

Nada puede con este joven de El Palmar (Murcia) de 19 años y dos días que en cuarenta y ocho horas ha derribado a Rafael Nadal y a Djokovic y clasificó a su segunda final de Masters 1000.

Carlos Alcaraz tras vencer a Novak Djokovic en el Masters 1000 de Madrid. Foto: AFP
Carlos Alcaraz tras vencer a Novak Djokovic en el Masters 1000 de Madrid. Foto: AFP

Aferrado a la épica, en un duelo dramático, sin igual, el joven Carlos Alcaraz rompió otra barrera en su enérgico transitar con un triunfo memorable ante el número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic, por 6-7 (5), 7-5 y 7-6 (5), que le llevó a la final del torneo de Madrid, la segunda final Masters 1.000 de su carrera, que se disputa hoy a las 13:30 horas contra el alemán Alexander Zverev

Nada puede con este joven de El Palmar (Murcia) de 19 años y dos días que en cuarenta y ocho horas ha derribado a Rafael Nadal y a Djokovic. Necesitó tres partidos para superar al balear, con el que cayó en este mismo escenario hace un año y en las semifinales de Indian Wells. No le ha hecho falta tanto tiempo ante el balcánico. A la primera, pudo con él.

No parece tener techo Alcaraz, empeñado en romper registros por donde pasa. Nueve victorias consecutivas acumula ya en los tiempos recientes, veintisiete, el que más, en lo que va de curso. Y seis seguidas frente a jugadores inmersos en el 'top ten'. ¿Quién da más?.

El tenista más joven en ganar en tierra de forma consecutiva a Nadal y Djokovic hizo añicos la hoja de ruta de su rival. Djokovic no termina de ganar un torneo para dar naturalidad a una temporada abrupta, inusual, en la que arrancó tarde. Alcaraz Echó por tierra las necesidades del ganador de veinte Grand Slam y 37 Masters 1.000, que celebraba puntos como victorias memorables.

Carlos Alcaraz tras vencer a Novak Djokovic en el Masters 1000 de Madrid. Foto: AFP
Carlos Alcaraz tras vencer a Novak Djokovic en el Masters 1000 de Madrid. Foto: AFP

El finalista más joven del Mutua Madrid Open ya puede mirar a la cara a cualquiera. Aspirar a todo. No tiene freno, le sobra desparpajo, confianza y capacidad.

En plena puesta a punto, aún en rodaje en un año abrupto y plagado de sobresaltos, el tenista de Serbia llegó a la Caja Mágica con la idea de alcanzar la final, la segunda seguida después de la de Belgrado, que cedió ante el ruso Andrey Rublev.

Djokovic ha podido recuperar el pulso competitivo y alimentar su autoestima. Estuvo a un gran nivel. Tanto en el cuarto de final contra Hubert Hurkacz como ante Alcaraz. Lo que dispara el valor del éxito del murciano.

El finalista más joven en la historia del torneo de Madrid no se salió del guion que ya le sitúa como el sexto mejor del mundo, una condición de la que hará gala, en cualquier caso, el próximo lunes.

Hizo casi todo. Lo bueno, pero también lo malo. Golpes ganadores, saques firmes y dejadas incontestables. Se le subió a las barbas al balcánico, que sabe que el español es fuego puro. Imparable en plena ebullición. Aunque precipitado en exceso. Tuvo más golpes ganadores, pero también más errores. Le compensó.

"Ha sido un partido para disfrutar a pesar de lo que se ha sufrido. Un partido como este se gana con el corazón y con la cabeza. Como decía mi abuelo, cabeza, corazón y cojones, y eso es lo que aplico", dijo sobre la pista el español.

Alcaraz aspira ahora al quinto título de su carrera. El cuarto del curso tras Río de Janeiro, Miami y Barcelona, que añade a Umag el pasado año. Su segundo Masters 1.000

El rival

El alemán Alexander Zverev, vigente campeón y segundo favorito, ganó al griego Stefanos Tsitsipas por 6-4, 3-6 y 6-2 para alcanzar de nuevo la final del Mutua Madrid Open que disputará contra el español Carlos Alcaraz.

Las escasas ocasiones de rotura que aparecieron con cuentagotas marcaron el partido que supuso una revancha pendiente para el germano, eliminado por el heleno en el pasado Masters 1000 de Montecarlo que al final conquistó.

Alexander Zverev en el Masters 1000 de Madrid. Foto: AFP
Alexander Zverev en el Masters 1000 de Madrid. Foto: AFP

Y es que el alemán que llegó a Madrid plagado de dudas, con cambios en su cuerpo técnico, con actitudes reprochables en la pista y zarandeado por el joven danés Holger Rune en Múnich, su último torneo, ha encontrado el sosiego en la Caja Mágica.

Zverev tardó una hora y 55 minutos en ganar por cuarta vez a Tsitsipas en once enfrentamientos. Supuso un alivio también porque es la primera vez que lo logra en pista de tierra donde su rival era intratable hasta ahora en los cara a cara.

El campeón olímpico se impuso y se situó en la décima final en un Masters 1000 con la intención de ganar su sexto trofeo de la categoría, el tercero en Madrid. Ansía aún su primer título de la temporada. Perdió la final de Montpellier, ahora está otra vez en la pelea por un título.

Aspira a su vigésimo trofeo en la final de Madrid ante Carlos Alcaraz. 

Nunca el español ha podido ganar a Zverev. En dos ocasiones se han enfrentado aunque nunca en pista de tierra. Las dos veces en el 2021 y en pista dura. Fue en la segunda ronda de Acapulco y la semifinal de Viena.

Las victorias del germano fueron contundentes. El español no logró ningún set. La pista central de la Caja Mágica es talismán para el hamburgués.

"Esta es mi pista favorita en el mundo, estoy cómodo y noto el apoyo del público. No venía jugando bien pero esta pista y Madrid me dan cosas mágicas aunque sé que el 99,9 del público irá el domingo con Alcaraz intentaré lograr el triunfo", dijo a pie de pista Zverev tras sellar el pase a su tercera final en Madrid. 

El partido será hoy a las 13:30 horas de Uruguay.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error