FIN DE UNA ERA

Hasta los rivales quieren que Messi se quede en España

Normas de LaLiga hacen imposible por ahora la continuidad del argentino en Barcelona

Lionel Messi
Lionel Messi es importante hasta para los rivales del Barcelona en LaLiga

La noticia de la partida de Lionel Messi del Barcelona cayó como una bomba en el fútbol español. “El mejor futbolista del mundo tiene que jubilarse en España, cumpliendo, indudablemente, las normas de control económico. Pero a veces hay que levantar un poco la mano. Espero que LaLiga así lo esté pensando. Si se va, todos salimos perjudicados”. La frase no pertenece a ningún dirigente del Barcelona. Lo dijo hace unos días Ángel Torres, presidente del Getafe.

M ientras se esperan mayores explicaciones por parte de los involucrados, sobre todo del Barcelona (que anunció información para hoy) el fin del vínculo de Messi con el club se debe a la imposibilidad de formalizar el contrato acordado entre ambos debido a los problemas económicos de la institución catalana y la normativa salarial de LaLiga.

El anterior contrato de Messi se elevaba unos 77 millones de euros anuales brutos. Para renovarlo, en las últimas semanas se negoció una rebaja del 50% en un contrato de cinco años, con un sueldo de “solo” 20 millones en la primera temporada con el objetivo de que el club pudiera adecuar su masa salarial a las normas, a lo que seguiría un aumento en la segunda temporada. Incluso Messi seguiría cobrando durante tres años más, aunque esté defendiendo entonces a otro equipo. Toda una ingeniería financiera para eludir las regulaciones de LaLiga.

Sin embargo, ni así se solucionaba el tema de fondo. Según la prensa española, Barcelona debe bajar de inmediato su masa salarial en 200 millones de euros, lo cual se está reflejando en su modesta participación en el actual mercado de pases. La rebaja del sueldo aceptada por Messi sería insuficiente. De allí los “obstáculos económicos y estructurales” que señaló el club como explicación para la desvinculación con el jugador.

LaLiga está negociando con el fondo de inversiones CVC un extenso y millonario acuerdo, por el cual al Barça le tocarían unos 270 millones. Pero el club se resiste a este negocio, porque entiende que implicaría ceder grandes partes del negocio durante un período de 40 años (aparentemente tampoco Real Madrid lo ve con buenos ojos). De manera que ese ingreso extra está complicado.

Medios españoles también especulan con que Messi no confía plenamente en que el club pueda asumir el nuevo contrato pactado, ni que esté en condiciones de armar un plantel competitivo para pelear ya mismo los títulos españoles y europeos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error