CAMPEONATO URUGUAYO

Larriera marcó el destino de Peñarol cuatro meses antes de su arribo y hoy disfruta

Llegó cuestionado, impuso el “fútbol champagne” y se sacó una espina que le dio el pase a disputar la final más importante del año.

Mauricio Larriera y su emoción tras la consagración de Peñarol en el Torneo Clausura. Foto: Nicolás Pereyra.
Mauricio Larriera y su emoción tras la consagración de Peñarol en el Torneo Clausura. Foto: Nicolás Pereyra.

El vínculo de Mauricio Larriera comenzó con Peñarol el 30 de diciembre de 2020, pero hay que remontarse exactamente cuatro meses antes para marcar un momento clave.

Dirigiendo a Wanderers, el floridense venció a Peñarol en el Campeón del Siglo por 2-0, resultado que fue trascendente para que la dirigencia mirasol destituyera a Diego Forlán y sin saberlo empezaba a unirlo con el club aurinegro.

Mauricio Larriera durante su último pasaje en Wanderers. Foto: Francisco Flores.
Mauricio Larriera durante su último pasaje en Wanderers. Foto: Francisco Flores.

Pasó Mario Saralegui y luego llegó la apuesta por un entrenador joven de trabajos muy interesantes en el fútbol uruguayo y en el exterior, pero que llegaba algo cuestionado, al menos por el hincha, luego de haber trabajado en Nacional, el rival de todas las horas.

Poco a poco empezó a imponer su estilo y el hincha empezó a ver con otros ojos a ese técnico que en algun momento cuestionó. Impuso el “fútbol champagne” que tanto se ve en las redes sociales y forjó un equipo de Peñarol muy interesante que, sin ir más lejos, le permitió a la institución volver a soñar con ganar un título internacional, que no se consiguió, pero en el que se estuvo a la altura.

En el medio, clásicos perdidos y clásicos ganados, entre ellos los tan importantes de la Copa Sudamericana donde Peñarol dejó por el camino a Nacional en octavos de final.

Mauricio Larriera presentado como nuevo técnico de Peñarol en el Campeón del Siglo. Foto: Leonardo Mainé.
Mauricio Larriera presentado como nuevo técnico de Peñarol en el Campeón del Siglo. Foto: Leonardo Mainé.

“Llegué con mucha resistencia y pudimos cambiar silbidos por aplausos”, expresó ante los micrófonos de Tenfield tras el juego ante Sud América que valió el título del Torneo Clausura y que es el primer paso para ir en busca del gran objetivo: el Campeonato Uruguayo.

“Fue complejo llegar a Peñarol porque tenía el 99% de desaprobación. Solo a Pablo Bengoechea se le podía ocurrir esta locura. Hubo momentos difíciles, cuando coloqué a Denis Olivera en un clásico, nuestra sociedad en la cual estamos bastante enfermos, reaccionó como si hubiéramos cometido un homicidio. Después, hubo situaciones duras en lo personal y apareció una templanza que ni siquiera sabía que estaba”, agrego el entrenador.

“Me quedo con la satisfacción de que los que lo vimos trabajar sabemos la clase de persona que es. Si no hubiera salido campeón, lo que sabemos en la interna, la gente no le hubiera dado la importancia que merece y esperemos que inicie un ciclo ganador con nosotros”, le dijo Guillermo Varela, dirigente de Peñarol, a Ovación tras el juego.

Mauricio Larriera. Foto: Estefanía Leal.

“Nos pasa a los dirigentes y les pasa a los entrenadores. Somos fenómenos o un desastre, pero quedó claro que Mauricio trabajó para el beneficio del club”, agregó en la misma línea Gastón Tealdi, vicepresidente de la AUF en representación de Peñarol.

Está claro que por delante ahora tendrá una nueva final y tal vez, en caso de ganarla, la última de la temporada 2021, pero Mauricio Larriera se sacó una espina muy grande en la pasada jornada. Le dio al hincha un triunfo que desahogó por la manera y por lo que fue el Campeonato Uruguayo para Peñarol.

El título más importante se acerca y conseguirlo será escribir su nombre de forma indeleble en la historia del club, por supuesto con la posibilidad de que se siga agrandando ante la chance de seguir al frente del plantel.

Larriera se ganó su lugar con mucho trabajo y ahora, también, con un título.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados