Publicidad

El Uruguay de Bielsa mostró sus credenciales: jugar a pocos toques, vértigo por afuera e intensidad

Dejando de lado que el rival era notoriamente inferior, hay futbolistas que jugaron para mostrarle al Loco que quieren seguir en la Celeste.

Compartir esta noticia
Emiliano Martínez jugó con soltura en su debut en la selección.
Emiliano Martínez jugó con soltura en su debut en la selección.
Foto: Nicolás Pereyra.

Hay que ser cauteloso a la hora del análisis de cómo jugó Uruguay en el primer partido amistoso de la Celeste con la conducción de Marcelo Bielsa. Es que fueron pocos días de entrenamientos y se jugó contra una selección que se sabía de antemano que era bastante inferior a la locataria.

Igualmente, hay elementos para resaltar en el 4-1 de Uruguay contra Nicaragua, que se gestó gracias a los dos goles de Rodrigo Zalazar, al primer tanto de la Era Bielsa marcado por Matías Arezo y al gol anotado por Brian Rodríguez, en su regreso a la selección uruguaya.

A los 55 minutos Brian Rodríguez marcó el tercer gol de Uruguay.
A los 55 minutos Brian Rodríguez marcó el tercer gol de Uruguay.
Foto: Nicolás Pereyra.

Uruguay tuvo mucho juego por las bandas e intentó abrir la cancha de manera permanente. En tal sentido, fueron importantes las intervenciones de Facundo Pellistri y de Brian Rodríguez. Ambos demostraron que serán -seguramente- jugadores habituales para el DT.

Por momentos, aunque quizás con cierta irregularidad, se vio una selección que buscó realizar una presión alta y jugar a uno o dos toques, buscando claramente una sucesión de pases. Todos sellos de los equipos de Bielsa. Como también lo es sumar al arquero a la hora de la construcción de la jugada. No es casualidad que Franco Israel haya sido el primer elegido del Loco; pese a que tuvo poco trabajo en el arco, intervino de forma constante en el inicio de las jugadas, siendo preciso y atento con su movilidad, y posicionándose como un central más.

Franco Israel, arquero de la selección uruguaya.
Franco Israel, arquero de la selección uruguaya.
Foto: Nicolás Pereyra.

También se vio una intención de que los zagueros -Sebastián Cáceres y Matías Viña- tengan protagonismo en la salida; el nacido en Empalme Olmos tuvo algunas imprecisiones y fue de menos a más en el partido, consolidándose en el segundo tiempo en la marca.

Uno de los puntos altos de Uruguay fue el doble cinco. Rodrigo Zalazar fue la figura y Emiliano Martínez lo acompañó muy bien. De igual manera que los extremos, ambos se ganaron la chance de seguir en la órbita de la Celeste. No hay que olvidar que los dos hicieron su debut en la selección.

“Está con tremenda expectativa. Viene a romperla. Quiere mostrar que puede ser útil para la selección” le dijo José Luis Zalazar -padre de Rodrigo- a Ovación cuando se enteró que su hijo había sido convocado. Y vaya si cumplió, en una posición que no es tan habitual para él, pues en el Schalke 04 -donde es titular- juega unos metros más arriba. Tuvo recorrido, marca, remate y presencia. Llegó a definir acompañando la jugada en el segundo gol y metió un golazo, para poner el cuarto.

Maxi Araújo, que jugó fuera de puesto (en Toluca lo hace como extremo zurdo), cumplió estando algo más atrás que Arezo. Su velocidad y buen 1 vs 1 le puede aportar vértigo a la Celeste, como el que le dieron anoche Pellistri y Brian.

Buen estreno de Bielsa. El Loco mostró sus credenciales y esto recién empieza.

Rodrigo Zalazar, la estrella de Uruguay.
Rodrigo Zalazar, la estrella de Uruguay.
Foto: Nicolás Pereyra.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad