DECISIÓN

¿Qué sugerencia hicieron los técnicos del Banco Central sobre una medida clave que fue parcialmente recogida?

El gerente de Política Económica y Mercados, Adolfo Sarmiento, “recomendó un incremento de la tasa de política monetaria en 50 puntos básicos”.

Diego Labat, presidente del BCU. Foto: Fernando Ponzetto
Diego Labat, presidente del BCU. Foto: Fernando Ponzetto

El martes, se conoció que tras la reunión del Comité de Política Monetaria -Copom, que integran técnicos y el directorio del Banco Central (BCU)- la autoridad monetaria resolvió elevar la tasa de política monetaria de 5% a 5,25%. En la anterior reunión de agosto la había incrementado de 4,5% (nivel en el que estaba desde que en septiembre de 2020 volvió al régimen de tasa de interés) a 5%.

Pero ahora, el BCU divulgó las minutas de la reunión y se conoció la opinión de los técnicos en el Central.

Según este documento (que aporta mayor análisis que el comunicado que se emite tras la reunión del Copom) el gerente de Política Económica y Mercados, Adolfo Sarmiento, “recomendó un incremento de la tasa de política monetaria en 50 puntos básicos”. Esto hubiera implicado llevar dicha tasa de 5% a 5,5%.

Finalmente, el directorio resolvió por mayoría (votaron a favor el presidente del BCU Diego Labat y el vicepresidente del BCU Washington Ribeiro, ambos representantes del gobierno) aumentar la tasa de 5% a 5,25%.

Por su parte, el director (en representación del Frente Amplio) Ignacio Berti, votó “negativamente la propuesta de aumentar la tasa de política monetaria por entender, en línea con lo expresado en el Copom anterior, que continúa siendo conveniente priorizar el nivel de la actividad económica y el empleo”, indicaron las minutas.

La tasa de política monetaria es el “precio del dinero”: señaliza el costo del crédito bancario en pesos, ya que no es otra cosa que lo que le “cuesta” a los bancos obtener liquidez a un día de plazo (de parte de otros bancos o del propio Central). El Copom entiende que “se continúa observando una consolidación de la recuperación” y que hay que seguir gradualmente en la “salida de la fase más expansiva de la política monetaria” para priorizar la reducción de las expectativas de inflación.

En las minutas, se analizó que “la mediana de expectativas (de inflación) a 24 meses de los analistas disminuyó levemente a 6,3%”, aunque “las expectativas implícitas en el diferencial de tasas entre las curvas de Letras de Regulación Monetaria en pesos nominales y Unidades Indexadas (UI), aumentaron ligeramente a 6,7%, así como también la encuesta de operadores, que se ubicó en 6,4%”. A partir de septiembre de 2022 la meta del gobierno es que la inflación se ubique entre 3% y 6%.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados