Publicidad

¿Se podría terminar la “fiesta” para los inversores en Uruguay?

Walter Stoeppelwerth señala que la apreciación del peso ha ayudado a generar “increíbles ganancias” por segundo año tras hacer acciones de carry trade estructural con la moneda local.

Compartir esta noticia
Walter Stoeppelwerth, jefe de estrategia global de Gletir
Walter Stoeppelwerth, jefe de estrategia global de Gletir.

Los inversores se preguntan “si la fiesta podría llegar a un final abrupto”, ahora que el Banco Central (BCU) ha iniciado “tentativamente” el camino de reducción de tasas y la inflación se ha “asentado”, luego de contar con “excelentes carry y ganancias cambiarias en los últimos 18 meses”, según un informe de Gletir.

En el documento “Actualización de la estrategia macroeconómica y de renta fija: El peso y la próxima etapa del comercio desinflacionario” (al que accedió El País), el jefe de estrategia global de Gletir, Walter Stoeppelwerth, señala que la apreciación del peso ha ayudado a generar “increíbles ganancias” por segundo año tras hacer acciones de carry trade estructural con la moneda local.

Sin embargo, ante la baja de la tasa de política monetaria a 11,25%, señaló que “la vigilancia del Copom (Comité de Política Monetaria) a lo largo del aumento de la inflación en los últimos 18 meses está comenzando a ganar credibilidad, pero no vemos riesgo de que la complacencia se infiltre en la formulación de políticas durante los próximos tres o cuatro meses mientras el BCU espera que las expectativas de inflación cedan y los precios de los servicios rígidos convergen a la baja”.

Asimismo, respecto al temor de algunos inversores sobre una depreciación del peso uruguayo, tanto nacionales como internacionales, señaló que su análisis indica que las nuevas 2,1 millones de toneladas de capacidad de celulosa de UPM, “podrían generar un nuevo repunte en la balanza comercial de Uruguay para recortar el déficit”.

Sin embargo, el tipo de cambio real efectivo elevado podría indicar que un “retroceso táctico al nivel $ 41,50-$ 42,50 podría usarse como punto de entrada para asignaciones de dinero fresco a los bonos en moneda local de Uruguay”.

Por otra parte, destaca que con cupones simples de 8,5% y 8,25%, respectivamente, los bonos a tasa fija 2028 (10%) y 2031 (10,04%) son downgrade to hold (para mantener) como jugadas orientadas a la renovada desinflación en Uruguay. “La rotación hacia estos bonos de tasa fija de larga duración saltó en el primer trimestre, pero las ganancias adicionales requieren puntos de equilibrio de inflación implícitos más bajos en los tramos más largos de la curva Uruguay en Pesos”, agrega.

Además, señala que recomiendan el bono Global UI 2040 ya que “este vinculador líquido de larga duración ofrece una ganancia de capital de 6,3 puntos porcentuales por cada 50 puntos básicos de caída en su tasa de equilibrio de 3,42%”.

“En los mercados, es importante reconocer cuándo has ‘ganado en exceso’ en un activo en particular, y es hora de prepararse para puntos de entrada más atractivos”, afirma.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

inversionesBanco Central (BCU)

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad