INN CONTENT PARA KOPEL SÁNCHEZ

Nórdico: el proyecto que llama a los inversores a “llegar primero”

El estudio Kopel Sanchez estrena un edificio que se adelanta al futuro priorizando las amplias áreas comunes y la variedad de amenities en un nuevo concepto de espacios compartidos.

Nórdico es la nueva apuesta del estudio Kopel Sánchez. Foto: Kopel Sánchez.
Nórdico es la nueva apuesta del estudio Kopel Sánchez. Foto: Kopel Sánchez.

Desde diferentes puntos de la zona se lo puede ver, imponente. Se trata de Nórdico, la nueva apuesta del estudio de arquitectos Kopel Sánchez, que lejos de ser un conjunto de apartamentos, este proyecto promete ser mucho más.

Ubicado en Luis Alberto de Herrera y Juanicó, Nórdico es el broche de oro para un proceso de transformación que comenzó con la renovación de la avenida, una de las arterias principales de Montevideo que da paso a un nuevo punto en la ciudad. “Esta es una zona que va a crecer y cuando se consolide va a tener otro valor. Nosotros ya estamos ahí, entonces invertir en este proyecto, es llegar primero”, dice Sebastián Sánchez, arquitecto y socio fundador del estudio.

“Llegar primero implica, también, ser el primero en descubrirlo. Una vez que se afianza el proyecto, los precios son otros. Hoy se puede comprar a un costo al que tal vez mañana no se pueda acceder y por lo tanto el momento para invertir es ahora”, explica Fabián Kopel, también arquitecto y socia fundadora.

Invertir pensando en el futuro

No es solo la buena ubicación y la posibilidad de acceder a una zona en crecimiento lo que llama a interesarse en este proyecto. Es también la oportunidad de invertir en una construcción que fue diseñada con una idea vanguardista, pensada para los residentes del ahora y del futuro, aquellos que buscan más que solo los metros cuadrados de un apartamento.

Nórdico es la nueva apuesta del estudio Kopel Sánchez. Foto: Kopel Sánchez.
Nórdico prioriza las amplias áreas comunes en un nuevo concepto de espacios compartidos.

Así, este edificio es en realidad un gimnasio interno y uno externo, es una cafetería, una plaza con juegos infantiles, un muro de escalada al aire libre, una cancha de bochas, un garaje privado, barbacoas para fiestas y mucho más. Porque Nórdico es en realidad una experiencia. Es tener la posibilidad de vivir en una ciudad conformada por un conjunto de espacios en los que conviven residentes de todas las edades. Es un lugar que tiene la solución a las necesidades que se puedan presentar, sin tener que salir de casa.

Es por esto que cuando Sánchez y Kopel hablan del proyecto, lo hacen con pasión. Saben que tienen entre manos una obra que en un futuro será la regla y no la excepción, porque en un mundo poscovid lo que antes era accesorio ahora es necesario y en esto el estudio tomó la delantera.

“Nosotros entendemos que hoy en día el residente, ante la oferta de estos nuevos edificios que aparecen en esta generación, va a exigir esos espacios y esos servicios. La gente ante la opción de tener toda esta cantidad de metros compartidos y no tenerlos, va a elegir de forma clara. Por eso también en esto es llegar primero”, dice Sánchez.

Es por esto que aunque es Nórdico el que está de estreno, no es el único proyecto de estas características que los arquitectos planean. “Es una tendencia que estamos siguiendo en todos nuestros edificios”, agrega.

Derribar los paradigmas

Al momento de buscar un lugar para vivir, ya sea comprando o alquilando, se miden múltiples factores que van cambiando con el tiempo. Así, atrás quedaron los edificios de corte recto sin espacios comunes en los que el único atractivo eran los apartamentos. Ahora, las viviendas tienen que ser mucho más. La gente ya empezó a valorar mucho más esos metros cuadrados en áreas compartidas que en el propio apartamento, porque lo otro también forma parte de su casa, explican los expertos.

“Antes un comprador preguntaba cuántos metros cuadrados tiene el apartamento. Tal vez esa idea sigue, porque es un concepto heredado, pero el mundo evolucionó y no es ahí donde tiene que estar el foco. Quien va a vivir en ese lugar lo que busca es saber qué más le ofrece”, indica Kopel. “Acá, por el precio que se paga por un apartamento, se obtiene todo un proyecto. Hay mucho más atrás”, añade.

La llegada de Cosmopolitan

Próximamente se sumará a la lista de proyectos de Kopel Sánchez el innovador Cosmopolitan. Se trata de un edificio ubicado en el Parque Rodó que tendrá como principal objetivo ofrecer estadías cortas, como lo hace la plataforma Airbnb.

“Pero eso requiere que la arquitectura esté pensada para eso”, indicó Sebastián Sánchez. “Creo que en Uruguay no hay ningún edificio que se esté construyendo pensado para estas plataformas, de hecho en el mundo son pocos”, expresó.

De esta manera, los socios pretenden derribar un paradigma tan arraigado como anticuado a la hora de interesarse en un activo inmobiliario. Lo que buscan son inversores que piensen como lo harán los residentes a futuro y se adelanten a un cambio que ya empieza a notarse. “La pregunta de ‘¿cuántos metros cuadrados tiene?’ ya no importa tanto porque las necesidades son otras. Ahora la gente piensa en ir a un lugar donde si en algún momento se tiene que quedar un tiempo encerrado pueda disfrutar igual”, asegura Sánchez.

Redoblar la apuesta

Aunque las joyas del edificio son sus terrazas escalonadas que permiten múltiples actividades, el proyecto cuenta con amplios espacios compartidos que permiten llevar la vida más allá de las puertas de cada casa.

“Este edificio redobla la apuesta en amenities, porque también nos preocupamos mucho por la experiencia que se ofrece para cada uno”, dice el arquitecto. “Nosotros somos generadores de contenido. Podemos, por ejemplo, ofrecer una clase de cocina para los residentes usando la barbacoa, o que a través de la tecnología se pueda transformar en un co-work café e incluso que haya clases en los gimnasios. Estamos haciendo un análisis de todos los amenities para que le puedan sacar el jugo a la copropiedad”, agrega.

¿Y cómo lograr este objetivo sin elevar los costos para los residentes? Para esto, desde el estudio se diseñó un sistema muy similar al pay per view del cable, pero aplicado a los amenities. De esta manera solo pagaría un extra aquel que lo quiera utilizar, evitando así que todos deban abonar elevadas cifras de gastos comunes.

Sin embargo, pensar en lugares para todos los residentes requiere aportar el espacio necesario para darle la amplitud acorde. “Nosotros hoy somos de los más holgados en metros cuadrados porque destinamos mucho espacio a estos amenities y a estas áreas comunes”, explica Sánchez.

Nórdico es la nueva apuesta del estudio Kopel Sánchez. Foto: Kopel Sánchez.
Este proyecto traslada la vibración de Cordón a La Blanqueada. Foto: Kopel Sánchez.

Por su parte, Kopel expresa: “Hoy en día algunos edificios ofrecen amenities que en realidad no cumplen su función por la escala que tienen. En cambio, nuestros edificios sí tienen espacios reales que implican un ahorro real en la vida de las personas. Incluso es posible elegir un apartamento de un dormitorio en vez de dos, ya que a veces se opta por una segunda habitación únicamente para tener espacio para trabajar, algo que acá ya está resuelto en el área común de co-work. Lo mismo ocurre con las barbacoas que permite celebrar momentos especiales, o con los gimnasios, que al estar bien equipados y tener amplios espacios evitan que el residente tenga que ir a otro lugar”.

Las miradas se detienen porque Nórdico cautiva. Porque la vibración de Cordón se siente ahora en La Blanqueada. Porque es la frutilla de la torta que termina de sellar un proceso de renovación de una avenida que promete mucho más. Porque al inversor que vea las oportunidades que este edificio ofrece, se le dará la oportunidad de llegar primero a un proyecto que ya es una nueva forma de vida.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados