Publicidad

precintos

La polémica entre empresas de transporte de comercio exterior, despachantes y la Aduana por un artículo clave

La Dirección Nacional de Aduanas (DNA) no se pronunció públicamente sobre el tema, ni realizó -por lo menos hasta ahora- cambio alguno ante la denuncia pública.

Compartir esta noticia
Camiones de carga
Camiones de carga.
Foto: Fernando Ponzetto

Por Fabiana Culshaw
La situación es distante entre algunas empresas uruguayas de transporte de comercio exterior y la Asociación de Despachantes de Aduanas (ADAU) luego de que las primeras denunciaran presuntos acuerdos entre una de las empresas de precintos electrónicos que opera en el país y la gremial, que los estaría perjudicando tanto a ellas como a los clientes, según manifiestan.

Estas empresas de transporte señalan que desde la Aduana se homologó hace unos meses a la firma de precintos Block Tracker la que, “además de generar horas de espera, cuenta con un acuerdo con ADAU, por el cual, mediante notas de crédito, el despachante se queda con un porcentaje del valor de ese precinto que paga el cliente”, dicen las transportistas.

El “porcentaje extra” que estaría pagando Block Tracker a despachantes para ser elegida en el proceso, “explica el favoritismo y el crecimiento de esa empresa”, dado que los despachantes les han dado el 50% de los servicios, según afirman.

Además, “esas demoras terminarán trasladándose al costo de los fletes, haciendo más caro el servicio”, advierten los transportistas.

La Dirección Nacional de Aduanas (DNA) no se pronunció públicamente sobre el tema, ni realizó -por lo menos hasta ahora- cambio alguno ante la denuncia pública.

El País se comunicó con ADAU, organización que prefirió no declarar por entender que “se trata de un conflicto entre privados” y afirmó que las cinco empresas de precintos que participan en el sector tienen “condiciones similares para su servicio de administración y cobranza”.

Ante la consulta sobre si la gremial tiene algún acuerdo que implique favoritismo a Block Tracker, ADAU negó esta situación y aclaró que es “equidistante de las cinco empresas” que operan en este rubro. De hecho, en su directiva hay clientes de todas ellas.

¿Cuáles son las empresas de precintos electrónicos operativas en el país hoy en día? En el listado de la DNA al que El País tuvo acceso, aparecen: Global Recovery S.A. (Lo Jack), Easymail S.A., BodyPal S.A., Bidafox S.A. (Colsa Uruguay) y, desde hace unos meses, Edelar S.A. (Block Tracker), la que ha sacudido el tablero. También está Selefyr S.A., pero no tendría una dinámica comercial propia en la práctica en este momento.

Otras fuentes del sector consultadas por El País afirman que el funcionamiento en las aduanas se ha mantenido sin mayores retrasos y que el servicio no se ha encarecido por la participación de la nueva empresa de precintos en el sistema.

Las fuentes no supieron responder si algunos despachantes de aduana (por su lado, es decir, no a través de la ADAU) han hecho acuerdos “especiales” con Block Tracker, pero opinan que, de existir, serían “parte de las reglas de la libre competencia”.

No obstante esta opinión, se inclinan más bien a pensar que el incremento de los servicios de Block Tracker se debe, al menos en parte, a su alta tecnología. “Esto habría molestado a algunas empresas de transporte, ya que varias tienen intereses en empresas de precintos que no son Block Tracker”, lanzó la fuente.

Lo cierto es que, en medio de esta discusión, es de suponer que las cinco empresas mencionadas, en la medida en que están operativas, cumplen con todas las condiciones de homologación que establece la Dirección Nacional de Aduanas (DNA).

Sobre las comisiones, cabe aclarar que ADAU ofrece un servicio de administración y cobranzas por un porcentaje (del orden del 10%), pero eso es un tema aparte de la denuncia de las empresas de transporte sobre otras “comisiones” que se estarían cobrando.

En esa línea, los transportistas expresan que, si bien comercialmente “están en su derecho”, está en juego un problemas ético, ya que el cliente debe pagar todo el costo del precinto, a pesar de que un porcentaje es de “comisión” para los despachantes.

Ante esta situación, el presidente de la Cámara de Autotransporte Terrestre Internacional (Catidu), Mauro Borzaconni, evalúa hablar con el director Nacional de Aduanas, Jaime Borgiani, “para que sea el transporte el que defina qué empresa de precintos utiliza o el propio cliente, sin intermediarios”, dice el comunicado.

De esta manera, la disputa entre las empresas de transporte y los despachantes es lo que prevalece en este momento y se reclama que la DNA actúe.

Política

Los senadores frenteamplistas, Daniel Caggiani, Charles Carrera, Sandra Lazo y Sebastián Sabini, presentaron el 22 de marzo un pedido de informes a la DNA, con el objetivo de obtener mayor información tanto sobre mercadería incautada, como de la habilitación y homologación de las empresas que proveen los precintos electrónicos.

El pedido se da a raíz de los dichos del gerente de control y gestión del riesgo de la Dirección Nacional de Aduanas, Diego Casella, quien en su momento explicó que, si bien no se chequea el 100% de los contenedores que pasan por la terminal portuaria, la revisión se hace en base a una “gestión del riesgo” que analiza los datos de los que dispone esa dependencia del Ministerio de Economía y Finanzas y determina qué mercadería debe analizarse”.

En esa línea, el senador Caggiani solicitó información sobre la fecha en la que comenzó a operar el Programa de Control de Contenedores, quiénes son los funcionarios que tienen acceso y desde qué fecha ostentan permiso o usuario para ingresar y utilizar el mismo, entre otros asuntos.

saber más

Precinto obligatorio para los camiones en tránsito

En el marco de la iniciativa “Uruguay Tránsito Seguro” de la Dirección Nacional de Aduanas (DNA), la autoridad dispone la utilización del dispositivo “precinto electrónico” en la mercadería en tránsito que se moviliza en camiones en el país.

La disposición data de hace más de una década, activándose la discusión en la medida en que evoluciona el sector, o ante reclamos específicos de sus actores.

La disposición que obliga al uso de este tipo de precinto se encuentra en plena vigencia para todas las operaciones de tránsito que se realizan por parte de las unidades de transporte que movilizan carga dentro del territorio nacional.

El objetivo de la medida es “brindar mayor transparencia, seguridad y permitir un eficaz control en este tipo de operaciones”, según señala la DNA en su página web. Allí la entidad coloca a las empresas que están habilitadas para prestar el servicio y sus respectivas tarifas según destinos, las que generalmente son parejas.

El sistema también permite la trazabilidad (identifica en tiempo real el trayecto de los camiones), lo que ayuda al seguimiento y control de la operativa y, especialmente, a evitar robo de mercadería, además de agilizar el comercio.

La expectativa de la Dirección Nacional de Aduanas, en el comienzo de la implementación de la disposición, era que el precinto electrónico bajaría los costos en materia de seguros y disminuiría los tiempos de los procedimientos de control, lo que hasta cierto punto así sucedió, sobre todo en cuanto a los tiempos.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad