Publicidad

Sindicatos y cámaras

¿Cuánto dinero manejan los sindicatos y cámaras empresariales?

Los ingresos pueden variar entre las cuotas cobradas a los trabajadores, suscripciones y servicios que prestan como organización.

Compartir esta noticia
Movilización del Pit-Cnt. Foto: Leonardo Mainé

Semanas atrás se aprobó por mayoría el proyecto de ley de Personería Jurídica de las Organizaciones Profesionales, que engloba a los sindicatos y cámaras empresariales. Que estas organizaciones no la tuvieran, implicaba, entre otros factores, riesgos en materia de lavado de activos, según habían advertido expertos. ¿Cuánto dinero manejan y a qué se destina?

Según los datos de la Secretaría Nacional para la Lucha Contra el Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo (Senaclaft) a los que había accedido El País, son más de 30 los sujetos obligados -ante la secretaría de tener procedimientos antilavado- del sector de instituciones sindicales, cámaras empresariales y gremios, de los cuales los ingresos anuales y activos fueron declarados entre el segundo semestre de 2019 y principios de 2021.

De acuerdo a los ingresos anuales, dentro de las instituciones que declararon el mayor monto se encuentran la Corporación Uruguaya de Prácticos del Río Uruguay, Río de la Plata y Litoral Marítimo Oceánico (Rioprac) con más de $ 443 millones, la Cámara de Industrias del Uruguay (CIU) con más de $ 353 millones, Agremiación de la Música y las Artes del Uruguay (Agremyarte) con más de $ 337 millones, la Asociación de Despachantes de Aduana del Uruguay (ADAU) con más de $ 333 millones y la Asociación de Empleados Bancarios del Uruguay (AEBU) con más de $ 311 millones.

Por otro lado, en materia de patrimonio, entre aquellas que declararon más están la ADAU que dijo tener activos superiores a $ 777 millones, la CIU con activos mayores a $ 649 millones, AEBU con más de $ 193 millones, la Mutual Uruguaya de Futbolistas Profesionales con más de $ 158 millones y Rioprac con activos mayores a $ 138 millones.

Dentro de las organizaciones de este sector que son sujetos obligados, se encuentra el Pit-Cnt, la cual carece aún de personería jurídica. La central sindical declaró tener ingresos anuales mayores a $ 41 millones, pero no lo hizo con los activos ya que estos se han registrado bajo el Instituto Cuesta Duarte, quien sí tiene personería jurídica.

Por su parte, el responsable de finanzas del Pit-Cnt, José Fazio, en conversación con El País había afirmado el año pasado que “la mayoría de las transferencias ingresan por el Cuesta Duarte o también lo pueden hacer a cuentas nominadas, de personas que refieren a la central”. Mientras que destacó que se han reunido con la Senaclaft y “están cumpliendo con todas las reglas”.

A su vez, dijo que el instituto tiene su propio balance y sus propios ingresos, mientras que para la central sindical actúa en ocasiones “de (agente de) retención y a veces de pago de la central. Actuamos con transferencias de un lugar al otro”.

En cuanto a la declaración de ingresos y activos, el Cuesta Duarte dijo tener ingresos anuales superiores a $ 49 millones y un valor de activos superior a $ 59 millones.

El director del instituto, Milton Castellanos, había dicho a El País que la central sindical recibe el depósito de los sindicatos y cuando tiene que pagar sueldos o realizar una compra le transfiere el dinero al Cuesta Duarte para realizar la operación a través de ellos. En tanto, en cuestión de los activos, sostuvo que el patrimonio del Pit-Cnt son dos casas aledañas al edificio central, las cuales costaron US$ 70.000 y US$ 100.000. Además, recordó que el “local grande” corresponde a un comodato con el Banco de Previsión Social (BPS), que se les dio por 30 años, de los que llevan ya transcurridos alrededor de la mitad.

Los ingresos de los sindicatos y agremiaciones, suelen basarse en una retención porcentual del sueldo, mientras que la central sindical recibe un monto específico por afiliado.

Al aprobarse el proyecto de ley de Personería Jurídica, no hubo suficientes votos como para aprobar dos aditivos que Cabildo Abierto pretendía incorporar: el voto secreto en los sindicatos y la eliminación del descuento automático de la cuota sindical.

Según había explicado Fazio en su momento, los ingresos son por afiliación de organizaciones de segundo orden y no de sindicatos. En tanto, había explicado que la cuota era $ 20,20 por afiliado, la cual puede tener variaciones, como por ejemplo una sobrecuota para solventar campañas como la de la LUC (Ley de Urgente Consideración) o eventos como el del 1° de mayo.

Asimismo, había dicho que los afiliados al Pit-Cnt rondaban los 400.000, de los cuales entre 230.000 y 240.000 son afiliados cotizantes.

Por otra parte, había indicado que los gastos corresponden a los actos y propagandas, además de tener "una cantidad de rubros vinculados a la actividad sindical, aparte de sueldos de funcionarios del sindicato, abogados, asesores, etcétera, etcétera”. Cabe destacar que los dirigentes no perciben un sueldo, pero sí cuentan con viáticos para viajes o comida, según había explicado Fazio.

Cámaras empresariales

Al mirar las cámaras empresariales, los modelos de ingresos residen en las compañías afiliadas a las mismas y los servicios que estas les puedan prestar.

Por ejemplo, desde la CIU habían explicado a El País que sus ingresos se componen de los 800 socios con los que cuentan, además de los cursos que brindan a sus “suscriptores” para “fortalecer los perfiles de liderazgo”, certificado de origen y su planta de residuos industriales peligrosos, donde cobran por recibir los residuos y no cuentan con donaciones.

En esta línea, dijeron que para estar suscripto a la cámara se debe pagar una cuota mensual que varía según el tamaño de la empresa, en donde la cuota podía ir desde $ 1.415 hasta $ 15.800 -valores en 2022-.

La CIU además recibe ingresos por fondos a los que concursa de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), que no son ingresos “genuinos” de la cámara, sino que se destinan a los proyectos por los que concursaron.

Por otra parte, desde otra cámara empresarial, como el Centro de Industriales Panaderos del Uruguay (CIPU), habían explicado que sus ingresos provienen de sus socios, así como también de los servicios que brindan a nivel contable, su escuela especializada y la intermediación que realizan entre las panaderías y el mercado, para comprar a mayor volumen y así acceder a mejores precios.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad